28ABR2023 – No desde 1917 – Parte II (Prussiagate – continuación)

Will Zoll
19FEB2022

En la Parte I, mostramos el panorama general de lo que exploraría esta investigación. Cada parte proporcionará más detalles sobre

cómo se llevó a cabo la infiltración. En el corazón de esta serie se encuentra la afirmación de que entre 1914-1947, Prusia se embarcó en una misión de 33 años para volverse completamente invisible, una hazaña que implicó simultáneamente la infiltración a EEUU.

Tratar de localizar y describir a un enemigo invisible es un poco como completar la imagen de “unir los puntos” de un niño, sin los números en cada punto. Se necesita algo de tiempo e investigación para averiguar cómo se deben conectar los puntos.

Podemos ver que el imperio alemán había arrastrado al mundo entero a dos guerras mundiales. A raíz de ello, Estados Unidos se sumergió en una sin igual deuda “alucinante” durante 1917-1945 hasta el día de hoy. Los únicos ganadores fueron las grandes corporaciones multinacionales que se beneficiaron al suministrar a ambas partes la última tecnología militar y logística. Las partes interesadas, los directores y los financistas de esas corporaciones privadas podrían estar todos vinculados a Prusia.

En 1947, Prusia fue oficialmente abolida como Estado, Alemania estaba en ruinas y Estados Unidos se ahogaba en deudas. Las corporaciones globalistas colectivas y el sistema bancario se habían convertido en la entidad más grande e influyente del mundo. ¿Cómo diablos pudo haber sucedido eso?

Antes de la Primera Guerra Mundial, Prusia tenía firmemente el control del Imperio alemán. El grupo terrorista que desencadenó la Primera Guerra Mundial parecía inquietantemente conectado con el ejército alemán, lo que indica que la Primera Guerra Mundial se planeó con mucha antelación. Además, las tácticas utilizadas por Alemania no respetaron los tratados existentes ni los principios aceptados de la guerra. En resumen, Alemania se había vuelto un canalla.

Para 1916, Alemania estaba bajo una dictadura militar de facto, financiando la revolución bolchevique de Lenin e incitando a Estados Unidos a la guerra. El resultado final sería una Unión Soviética comunista y un nivel de deuda tan alto en Estados Unidos que se necesitarían impuestos sobre la renta para pagarlo todo y con intereses.

El kaiser Wilhelm II, Paul von Hindenberg, Erich Ludendorff, Paul Warburg y Samuel Untermyer jugaron papeles fundamentales en la formación de ese terreno de conflicto que existiría por décadas en el futuro.

1906: El Plan Schlieffen

No hay duda de que muchos planes globales se elaboraron durante la ventana de infiltración prusiana de 1871-1917. Mucho antes del estallido de la Primera Guerra Mundial, la Reichswehr tenía una estrategia militar para conquistar simultáneamente Europa oriental y occidental. Aunque significativo, ese plan no era particularmente sorprendente, dado que la mano invisible detrás de la ideología prusiana se había estado preparando para una guerra de aniquilación durante siglos. Los hombres involucrados en la implementación de esos planes controlarían la geopolítica global durante el siguiente siglo.

El Plan Schlieffen era conocido como “el Plan” y este artículo mostrará que siempre estuvo destinado al fracaso.

https://www.thegreatcoursesdaily.com/wwi-failure-schlieffen-plan/

El General Alfred von Schlieffen fue el Jefe del Estado Mayor General alemán entre 1891-1905. Desarrolló una estrategia que lograría la victoria en una guerra de dos frentes. Al oeste, Alemania atacaría a Francia a través de Bélgica, a la velocidad del rayo. Después de destruir a Francia, Alemania daría media vuelta e inmediatamente atacaría a Rusia, que tenía tecnología militar arcaica y sería lenta para movilizarse. Fue increíblemente ambicioso.

El Plan implicaba la ruptura de varios tratados internacionales y la movilización de toda una nación para aniquilar al enemigo. ¿Qué podría salir mal?

El general Schlieffen murió en 1905, sin ver nunca los frutos de su ambición. Helmuth von Moltke “el Joven” asumió el cargo de Jefe del Estado Mayor General en 1906. Si hay alguna duda de que el ejército alemán estaba planeando movilizar a toda su población para la guerra, el tío de Helmuth (von Moltke “el Viejo”) reveló lo que el militar estaba preparado para hacer:

Pasaron los días en que, por fines dinásticos, pequeños ejércitos de soldados profesionales iban a la guerra para conquistar a una ciudad, o a una provincia y luego buscaban cuarteles de invierno o hacían la paz. Las guerras de hoy llaman a las armas a naciones enteras… Todos los recursos financieros del Estado se destinan a fines militares… — Moltke el Viejo

https://en.wikipedia.org/wiki/Schlieffen_Plan

El Estado Mayor alemán se estaba preparando para una guerra total sin restricciones en Europa una década antes de que siquiera comenzara la Primera Guerra Mundial. Por favor, vuelve a leer y considera cuidadosamente esta declaración. Para entenderlo completamente, uno debe entender dos puntos principales sobre el Plan Schlieffen.

En primer lugar, no era una solución práctica ni viable. La ruptura de los tratados internacionales colocó al Imperio alemán en una situación de pérdida total. Si perdían la guerra, perdían, pero si ganaban la guerra, levantarían la ira del resto de Europa y desencadenarían un siglo de levantamientos. El Plan era un desastre geopolítico.

En segundo lugar, los dos hombres que implementaron el Plan Schlieffen también fueron fundamentales en los eventos globales de gran alcance que ocurrieron entre 1914-1947. El general Paul von Hindenberg y su lugarteniente, Erich Ludendorff, controlarían eventualmente a Alemania en una dictadura militar, junto con el kaiser. Eso remodelaría por completo a Alemania y, en última instancia, al mundo.

Como era de esperar, tanto Hindenberg como Ludendorff eran de ascendencia prusiana.

1914: El DISPARADOR

Seis meses después de la creación del sistema bancario de la Reserva Federal de EEUU, un evento relativamente pequeño dio inicio a la guerra más grande que el mundo haya visto jamás. El archiduque Franz Ferdinand fue asesinado en Serbia junto con su esposa, la duquesa Sofía de Hohenberg.

Ferdinand fue asesinado por Gavrilo Princip, un joven revolucionario bosnio que formaba parte del grupo conocido como la “Mano Negra”. El otro nombre adoptado por la Mano Negra era “Unificación de la Muerte”. El logotipo de ese grupo es notablemente similar a la insignia militar de Federico el Grande, conocida como “totenkopf”. También es notablemente similar al logotipo de Skull and Bones.

https://en.wikipedia.org/wiki/Black_Hand_(Serbia)

El nombre “Unificación de la Muerte” aparentemente se inspiró en la unificación de Italia, pero lo que es más importante, se inspiró en la unificación de Alemania en 1871, donde el Rey de Prusia era ahora el emperador (o kaiser).

El líder del grupo, Dragutin Dimitrijević, era el jefe de inteligencia militar en Serbia. Alrededor de 1906, Dragutin pasó un tiempo en Alemania, donde estudió “los últimos programas militares”.

En 1906, el último programa militar en Alemania fue el desastroso Plan Schlieffen. Es imposible pensar que Alemania divulgara tal plan a un extranjero, a menos que fuera un espía. Las estrategias militares secretas simplemente no se revelan a nadie que no deba saberlo.

Recuerda, en el siglo XVIII Federico el Grande construyó la red de espionaje más elaborada del mundo. El espionaje y la infiltración eran el estilo prusiano. Una Alemania unida bajo el Kaiser prusiano seguramente habría mantenido las mismas redes de espionaje y estrategias que le valieron el honor de ser investido emperador en 1871. El simbolismo detrás del grupo “Mano Negra” de Dragutin respalda la afirmación de una estrategia de continuidad.

Cuando el Archiduque Ferdinand fue asesinado por la Mano Negra, el mundo cambió. La Primera Guerra Mundial se intensificó a un ritmo asombroso y Alemania estuvo en el centro de todo el derramamiento de sangre. Nada en la tierra volvería a ser igual.

1914: Un estado que se volvió rebelde

El archiduque Ferdinand era el heredero del trono de Austria. Para Austria, ese asesinato podría justificar una guerra contra Serbia. Antes de hacerlo, Austria buscó garantías del Kaiser de que Alemania apoyaría su lucha contra Serbia. El Kaiser y su Reichswehr estaban felices de ayudar. El Plan Schlieffen acababa de recibir la luz verde.

El 28 de julio de 1914, Austria le declaró la guerra a Serbia. En una semana, Alemania le declaró la guerra a Rusia, a Francia e invadió Bélgica, según el descabellado Plan Schlieffen. Inmediatamente, Gran Bretaña protestó por la invasión de Bélgica como una violación del Tratado de Londres. Tenían razón, pero Alemania le escupió en la cara a Gran Bretaña al declarar que el tratado era un “borrador”. Toda la Commonwealth de Gran Bretaña le declaró entonces la guerra a Alemania.

Sorprendentemente, algunos de los primeros disparos fueron al otro lado del mundo, en Melbourne, Australia. El SS Pfalz se rindió en Melbourne. (Nota: lo que la armada alemana estaba haciendo en Australia en ese momento exacto podría ser el tema de otra muy interesante investigación de #PrussiaGate).

Sea como fuere, en una semana el mundo se sumergió en un caos total.

Mientras Austria entraba en guerra en represalia por el asesinato del archiduque Ferdinand, Alemania invadía naciones, rompía tratados y libraba guerras con el resto del mundo. Como un borracho enojado en un bar, Alemania estaba golpeando a todo y a todos. No parecía ser una estrategia que alcanzara la victoria, sino una que traería caos. Sin vacilar, la Reichswehr continuó llevando a cabo el Plan Schlieffen, creyendo que en realidad podría funcionar o fallar. Puedes deliberar al respecto, por ti mismo.

“Todo el mundo tiene un plan hasta que le dan un puñetazo en la boca”. -Mike Tyson

Y así, la historia registra que el Plan Schlieffen estaba progresando, aunque lentamente. Alemania había logrado usar a Bélgica para atacar a Francia desde el norte. Sin embargo, el “golpe en la boca” que cambió el juego ocurrió cuando el comandante del primer ejército alemán, el general Alexander von Kluck, decidió ayudar al comandante del segundo ejército alemán, en un momento de necesidad. El mariscal francés, Joseph Joffre, había encontrado el momento preciso para atacar.

Joffre atacó al ejército del general von Kluck en el preciso momento en que este sobreextendía sus tropas. Eso se conoció como la “Batalla de Marne” y marcó efectivamente el final del Plan Schlieffen. La estrategia de la guerra había terminado y había comenzado la larga marcha hacia la guerra en las trincheras.

Alemania estaba incapacitada geopolíticamente, habiendo insultado a casi todas las demás potencias europeas. El comandante del Plan Schlieffen, Moltke “el Joven”, fue despedido y la Reichswehr buscaba una nueva solución.

Alemania se había vuelto completamente rebelde y se aisló de cualquier apoyo importante.

1916: Dictadura militar alemana

Habiendo perdido el apoyo local en Europa y también involucrado al mundo en una importante guerra, ¿es acaso posible identificar la estrategia global más amplia de Alemania, en medio de ese laberinto?

Notamos que dos años después de la Primera Guerra Mundial, Alemania estaba librando una guerra de dos frentes, gracias al desastroso Plan Schlieffen. En 1916, el único resultado conocido fue una increíble pérdida de vidas, principalmente debido a la eficiencia de las nuevas armas. La estrategia había sido abandonada por la guerra sin sentido en las trincheras.

Desde el principio, los involucrados en la guerra fueron conscientes de que la tecnología tendría un impacto crítico en el resultado. En 1915, el almirante británico Jacky Fisher escribió: “La guerra será ganada por los inventos”. Las nuevas armas, como los tanques, el zepelín, el gas venenoso, el avión, el submarino y la ametralladora, aumentaron las bajas y llevaron la guerra a la población civil. Los alemanes bombardearon París con cañones de largo alcance (60 millas/100 kilómetros); Londres fue bombardeada desde el aire por primera vez por zepelines.

https://ethw.org/World_War_I_Technology

En medio de ese caos mundial, tres hombres se deslizaron silenciosamente hacia el poder. El kaiser, el general von Hindenberg y el general Ludendorff formaron el “Tercer Comando Supremo del Ejército”. ¿Qué significa eso? Esencialmente, acababan de asumir una dictadura militar de facto.

https://en.wikipedia.org/wiki/Oberste_Heeresleitung

Debido al enorme costo del fallido Plan Schlieffen, el trío prusiano tomó el control de los asuntos militares, políticos y económicos del Imperio. Al comprender el destino existencial de Alemania, realizaron una serie de extraños movimientos estratégicos en 1917 (que describimos en la Parte 1). El movimiento más significativo fue incitar a Estados Unidos hacia la Gran Guerra.

La infiltración prusiana de su siguiente anfitrión ya había sido confirmada por la integración del sistema bancario de la Reserva Federal en los EEUU. Una vez que Prusia tuvo un nuevo anfitrión, destruyó sistemáticamente al anterior. Habiendo trasladado la base de poder prusiana a los EEUU, Alemania ahora podría ser aniquilada, porque había cumplido su propósito en un plan global mucho más amplio.

En el artículo Los orígenes prusianos del marxismo, brindamos evidencia de que la revolución bolchevique fue parte del libro de jugadas prusiana para infiltrarse y eventualmente hacer colapsar la Rusia zarista, utilizando el marxismo. Apoyando eso, los documentos Sisson afirman que todo el equipo directivo de los bolcheviques puede haber sido en realidad el ejército alemán.

El momento de la provocación de Estados Unidos a la Primera Guerra Mundial no podría haber sido más preciso. Con el nuevo sistema bancario de la Reserva Federal y las estructuras del impuesto sobre la renta en funcionamiento, el gobierno de los EEUU estaba en posición de construir una enorme maquinaria militar. La historia nos recuerda que ese sería un ejercicio costoso que colocaría a Estados Unidos en una espiral de deuda que no terminaría hasta 1945.

1917: Atacado como nunca antes

Las decisiones tomadas por el nuevo Comando Supremo del Ejército Alemán fueron más como una misión suicida. Para el pueblo de Alemania, lo era. Sus medios de subsistencia y estado psicológico colectivo estaban en un camino de destrucción que no comenzaría a disminuir hasta 1945.

Recuerda que la ideología prusiana tiene que ver con el control, no con la propiedad. Lo logró infiltrándose en el mundo académico, en la religión, en el gobierno, en las sociedades secretas y en los clubes. Sus miembros se convirtieron en presidentes, jueces de la Corte Suprema, secretarios de guerra y directores ejecutivos de las corporaciones más grandes de los EEUU y, finalmente, del mundo entero.

En el artículo Los orígenes prusianos del Reichsbank federal de EEUU, mostramos que Paul Warburg jugó un papel decisivo en la creación del sistema bancario de la Reserva Federal. Warburg fue un banquero nacido en Alemania que fue el “comerciante en jefe” para la implementación de la Reserva Federal, un banco central que se inspiró en el Reichsbank alemán.

Otro hombre involucrado en la aprobación de la Ley de la Reserva Federal fue Samuel Untermyer. No está claro si estaba personalmente vinculado a Prusia, sin embargo, era de ascendencia alemana. Por lo tanto, debemos examinar el “fruto de su trabajo”. Untermyer desempeñó uno de los papeles más importantes en la campaña pública a favor de la Ley de la Reserva Federal.

La naturaleza paradójica de las Audiencias del Fideicomiso de Pujo Money puede entenderse mejor si examinamos al hombre que llevó a cabo por sí solo dichas audiencias, Samuel Untermyer. Fue uno de los principales contribuyentes al fondo de la campaña presidencial de Woodrow Wilson y uno de los abogados corporativos más ricos de Nueva York.

Untermyer no solo fue uno de los mayores contribuyentes de Woodrow Wilson, sino que supervisó las Audiencias de Pujo Money Trust, narrando sus hallazgos en una campaña de marketing para los banqueros centrales. Eventualmente usó a los medios masivos para respaldar la Ley de la Reserva Federal e instauró a Paul Warburg a la vista del público.

…los Estados Unidos que los asesores financieros de Nueva York tenían el monopolio del dinero y el crédito de la nación. Al final de las audiencias, los asesores financieros y sus periódicos subsidiados afirmaron que la única forma de romper ese monopolio era promulgar la legislación bancaria y monetaria que ahora se está proponiendo al Congreso, un proyecto de ley que se aprobaría un año después como Ley de la Reserva Federal. La prensa exigió seriamente que se rompiera el monopolio bancario de Nueva York entregando la administración del nuevo sistema bancario al asesor financiero más informado de todos, Paul Warburg.

https://modernhistoryproject.org/mhp?Article=FedReserve&C=3.0

El 10 de agosto de 1916, Paul Warburg fue nombrado vicepresidente de la Reserva Federal. El mismo día, el presidente Wilson nombró a William Harding como presidente de la Reserva Federal, pero también como director de War Finance Corporation. Esa corporación fue creada para “brindar apoyo financiero a las industrias esenciales para la Primera Guerra Mundial y a las instituciones bancarias que ayudaron a dichas industrias”.

El establishment del banco de la Reserva Federal, junto con la Ley del Impuesto sobre la Renta, aseguró que Estados Unidos estuviera listo para financiar la creación de una de las súper potencias militares más grandes del mundo. Lo único que se necesitaba era un incentivo para convencer al pueblo estadounidense que “aceptara” pagar impuestos.

En 1917, el infame telegrama Zimmerman fue “interceptado” por la inteligencia británica y entregado a los Estados Unidos, mientras los submarinos alemanes hundían barcos mercantes estadounidenses. Alemania admitió que el telegrama era auténtico y Estados Unidos entraría en el conflicto. El verdadero plan prusiano para la dominación global estaba tomando forma. La desaparición de Alemania proporcionaría la cortina de humo perfecta.

Estados Unidos en guerra: Wilson

La gente estuvo de acuerdo. El costo económico para Estados Unidos fue más allá de todo lo visto antes. Los niveles de deuda eran incluso más altos que los de la Guerra Civil estadounidense.

Como señalamos en Hegel, la guerra, el búho y los esclavos de Bohemia, el general Smedley Butler tabuló el enorme costo de la Primera Guerra Mundial para el pueblo estadounidense:

¿Y qué es este proyecto de ley? / Este proyecto de ley rinde una contabilidad horrible. Lápidas recién colocadas. Cuerpos destrozados. Mentes destrozadas. Corazones y hogares rotos. Inestabilidad económica. Depresión y todas sus miserias concomitantes. Impuestos extenuantes por generaciones y generaciones.

Esa tributación extenuante era necesaria para pagar la deuda de la guerra. ¿Quién dio un paso al frente para asesorar al gobierno federal sobre cómo imponer impuestos sobre la renta? Samuel Untermyer.

Después de que Estados Unidos entrara en la Primera Guerra Mundial, fue asesor del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos en la interpretación de las leyes del impuesto sobre la renta y el impuesto sobre las ganancias excesivas.

https://en.wikipedia.org/wiki/Samuel_Untermyer

A medida que la deuda nacional alcanzaba niveles vertiginosos, un puñado de corporaciones globalistas obtuvo ganancias que fueron cientos, incluso miles de veces más altas que las que eran posibles en tiempos de paz. General Butler ilumina:

LA GUERRA es un fraude. Siempre lo ha sido / Es posiblemente la más antigua, fácilmente la más rentable, seguramente la más viciosa. Es la única de alcance internacional. Es la única en la que las ganancias se contabilizan en dólares y las pérdidas en vidas. / Un fraude se describe mejor, creo, como algo que no es lo que le parece a la mayoría de la gente. Solo un pequeño grupo de “insiders” sabe de qué se trata. Se lleva a cabo en beneficio de muy pocos, a expensas de muchos. Fuera de la guerra, unas pocas personas hacen grandes fortunas.

¿Quién era ese pequeño grupo de “insiders”?

Creo que todos sabemos la respuesta a esa pregunta.

Después de la Gran Guerra, Estados Unidos estaba financiando niveles de deuda que nunca antes había experimentado con impuestos que tampoco había experimentado nunca. En sus últimos días en el cargo, el presidente Woodrow Wilson pudo haberse dado cuenta de que había introducido a un “enemigo invisible horrible”.

“SOY UN HOMBRE MUY INFELIZ. / SIN SABER HE / ARRUINADO A MI PATRIA. / UNA GRAN NACION INDUSTRIAL / YA ESTÁ CONTROLADA / POR SU SISTEMA DE CRÉDITO. / YA NO SOMOS / UN GOBIERNO DE LIBRE OPINIÓN, / YA NO SOMOS UN GOBIERNO / POR CONVICCIÓN Y / EL VOTO DE LA MAYORÍA, / SINO UN GOBIERNO POR LA OPINIÓN / Y COACCIÓN DE UN PEQUEÑO GRUPO / DE HOMBRES DOMINANTES”. -WOODROW WILSON, 1919
El gobierno, que fue diseñado para el pueblo, ha caído en manos de los jefes y de sus empleadores, los intereses especiales. Se ha levantado un imperio invisible por encima de las formas de la democracia. -Woodrow Wilson

El presidente Trump tenía razón.

Desafortunadamente para la humanidad, era solo el comienzo. Lo peor estaba aún por llegar.


Fuente:

https://prussiagate.substack.com/p/not-since-1917-part-ii


Relacionado:

17ABR2023 – No desde 1917 – Parte I (Prussiagate – continuación)

Un comentario en “28ABR2023 – No desde 1917 – Parte II (Prussiagate – continuación)”

  1. Es triste que los responsables de la Reserva Federal se dejasen engañar por ese grupo de élite al parecer de ascendencia prusiana y le entregasen las riendas de la FED a las corporaciones privadas más poderosas del planeta, que estaban dirigidas por esa misma élite negativa, y que les facilitó la tarea de financiar a ambos bandos en la 1ª y 2ª Guerras mundiales.
    Hace falta que despierte la humanidad, que la gente se dé cuenta sobre todo de cómo los grandes medios manipulan la información manteniendo así a la mayoría de la poblacion ignorante, desinformada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *