17ABR2023 – No desde 1917 – Parte I (Prussiagate – continuación)

Will Zoll
16FEB2022

Muchas gracias a Patrick Gunnels por tomarse el tiempo de narrar estas publicaciones. Muy apreciado.

https://www.twitch.tv/pgunnels

Así como a Patel Patriot por sus recomendaciones. Su trabajo e investigación son un gran motivador para estas publicaciones.

https://www.devolution.link/

RESUMEN

Las dos guerras mundiales del siglo XX tuvieron un efecto profundo y duradero en el mundo. Cuando estalló la guerra en 1914, los nuevos inventos en armamento proporcionaron una eficiencia increíble para matar. Las peores capacidades del hombre fueron liberadas al mundo.

La humanidad se radicalizaría catastróficamente por ideologías en competencia. Las naciones que cayeran bajo el hechizo del comunismo o del fascismo impondrían un terrible sufrimiento a sus propios ciudadanos, llevándolos a la bancarrota económica, física, moral y espiritualmente.

Ambas ideologías encontraron sus raíces filosóficas en Prusia. Como dijo una vez Hegel, “La guerra es progreso, la paz es estancamiento”. Llevando la dialéctica amo-esclavo de Hegel al extremo, el comunismo y el fascismo buscaron expandir su influencia en todo el mundo, lo que llevó a una política violenta y salvaje, a la guerra y al genocidio.

Las naciones que gozaban de libertad y democracia se vieron obligadas a defenderse del flagelo de esos depravados regímenes totalitarios. Siempre iba a terminar en guerra e iba a ser extremadamente costoso. Para el kult de Prusia, ese fue siempre el plan.

La guerra es progreso, la paz es estancamiento – Georg Wilhelm Friedrich Hegel

No solo los orígenes del comunismo y el fascismo fueron prusianos, también lo fueron los planes originales para la Primera Guerra Mundial. El simbolismo del grupo terrorista que inició la Primera Guerra Mundial también tendría sus orígenes en Prusia. Bajo el dominio prusiano, Alemania rompería los tratados, mataría a civiles y eventualmente atraería a Estados Unidos para que declarara la guerra en 1917.

Ese fue el libro de jugadas de Prusia todo el tiempo. Cuando Estados Unidos entró en la Primera Guerra Mundial, la Primera Guerra Mundial terminó pronto, pero la batalla apenas había comenzado.

Desde 1917 hasta 1945, Estados Unidos y sus aliados se defendieron contra la maldad más diabólica de la historia humana. En 1945, los alemanes estaban exhaustos y demasiado enfermos como para luchar. Sufrían de psicosis colectiva de odio y abstinencia de adicciones a las drogas psicóticas, se había acabado.

Al final, Alemania quebró y Estados Unidos acumuló una deuda soberana inimaginable. Sin embargo, de las cenizas de la guerra, había un grupo que había generado ganancias inconcebibles durante todo el período. Las corporaciones globalistas.

A lo largo de décadas de guerra y miseria, Prusia se embarcó en una ambiciosa campaña para transferir la sede del poder de Berlín a Washington. Ese traspaso estuvo simbolizado por la fundación del Club Alfalfa. A medida que el mundo se sumergía en la obscuridad de la guerra, también se sumergía en un océano de deudas que tardaría generaciones de “impuestos extenuantes” en pagar.

Durante el mismo período, se ofrecieron contratos lucrativos a las corporaciones más grandes del mundo que formarían carteles y monopolios en naciones enteras. Las mismas corporaciones suministrarían las nuevas herramientas de guerra a ambos bandos con márgenes de beneficio inauditos. Los bancos seleccionados encontrarían formas de eludir las leyes y de financiar en secreto a ambas partes. El dinero se vertió en esas corporaciones como una cascada después de una tormenta.

Los accionistas, financistas y directores de esas corporaciones tenían todos una cosa en común. Sus orígenes y lealtades eran todos para Prusia y se alinearon con Adolfo Hitler, Lenin y Stalin tanto como lo hicieron con Estados Unidos y sus aliados.

Después de la Segunda Guerra Mundial, en 1947 se abolió oficialmente el Estado de Prusia. El “kult de Prusia” no es un Estado, sino un ejército que los controla. Prusia ya no era una nación limitada por tratados, sino una red compleja de corporaciones globalistas que capitalizaban contratos con naciones. En el escenario diplomático se volvieron completamente invisibles.

Hoy son algunas de las corporaciones multinacionales más grandes del mundo. Su único propósito es tratar de enriquecerse a expensas de Nosotros, el Pueblo.

“Fuimos atacados como si nada… no desde 1917″

#PrussiaGate comenzó con una epifanía, cuando los medios masivos ridiculizaron al presidente Trump por exigir repetidamente conocer a “los Oranges de la investigación”.

El presidente Trump solo exigió en repetidas ocasiones conocer ‘los Oranges de la investigación’ / También insinuó, no por primera vez, que su propio padre había nacido en Alemania cuando no había sido así.

https://www.esquire.com/news-politics/a27021746/trump-oranges-of-the-investigation-origin-father-germany/

¿Se refería Trump a la Casa Real de Hohenzollern? Una de las familias reales más antiguas de Europa que se convirtió en los Kaiser de Alemania, los Reyes de Prusia y reclamó el título de Príncipes de Orange.

A medida que compartimos todo lo relacionado con Prusia, descubrimos que no se trataba de una nación, sino de un ejército que controlaba naciones. Un ejército que impuso un gobierno totalmente autocrático sobre sus súbditos. La libertad individual era un anatema para Prusia, sus ciudadanos tenían que ‘doblar sus rodillas’ y amar servir al Estado. Cualquier cosa menor sería severamente castigada.

Cuando se firmó la Declaración de Independencia en 1776, nació una nación entera sobre el principio de que:

“todos los Hombres son creados iguales, que son dotados por su Creador de ciertos Derechos inalienables, que entre ellos están la Vida, la Libertad y la Búsqueda de la Felicidad”[1]

Fue una proclamación inaceptable para Prusia. Estados Unidos y su libertad han estado involucrados en una batalla contra Prusia y su tiranía desde entonces.

Descubrimos que Prusia no invadió EEUU, se infiltraron. Sedujeron a los elitistas estadounidenses a las universidades prusianas con sus preciados doctorados y los adoctrinaron con los principios de la dialéctica “amo-esclavo” de Hegel. Crearon sociedades secretas y clubes a los que podían unirse los elitistas estadounidenses siempre que siguieran el método de gobierno prusiano. Prusia se convirtió en el modelo del sistema educativo estadounidense. Eventualmente, muchos de los que dirigían la academia, el gobierno y los complejos industriales de Estados Unidos estaban vinculados o influenciados de alguna manera por Prusia. Para 1913, la influencia prusiana se había vuelto tan poderosa que Estados Unidos sucumbió a la creación de la Reserva Federal de los Estados Unidos; un sistema de banca central modelado, comercializado y entregado por aquellos que estaban firmemente vinculados a Prusia.

Prusia no solo se infiltró e influyó a Estados Unidos, su filosofía de “la guerra como progreso” sumergió a todo el planeta en una revolución y guerra mundial de 150 años. Al Armar la Filosofía, Prusia radicalizó a millones de personas en el marxismo, el fascismo y el islamismo radical. Desde 1848, cuando Karl Marx publicó el Manifiesto Comunista, reinos colapsaron, naciones cayeron y cientos de millones de personas murieron a manos de ideologías que tienen su origen en una sola fuente; Prusia.

Esta investigación se centrará en otro repetitivo ‘papelón’ del presidente Trump. Un ‘papelón’ que repitió 27 veces según los medios liberales.

Según un conteo elaborado por Susan Glasser del New Yorker, Trump se ha referido incorrectamente a una pandemia de gripe de 1917 al menos 27 veces desde el 11 de marzo. Como señaló:

https://www.vox.com/2020/5/1/21243980/trump-1918-flu-pandemic-1917

VIDEO – No disponible en mi país. No sé si en los de ustedes lo sea

Puede ser que Trump se haya equivocado 27 veces en la fecha de la gripe española y haya confundido la Segunda Guerra Mundial con la Primera Guerra Mundial. Todo es posible, pero a veces las cosas están tan fuera de la desviación estándar que necesitamos mirar más profundamente. ¿Estaba Trump tratando de señalar a un “horrible enemigo invisible”?

“Veo al enemigo invisible como una guerra, no me gusta cómo llegó aquí. Se podría haber detenido”. / “Es una movilización contra una guerra, en muchos sentidos es un enemigo más duro. Nos enfrentamos muy bien a los enemigos visibles, es el enemigo invisible. Este es un enemigo invisible, pero lo estamos haciendo bien”.

Toda la premisa de #PrussiaGate es que el enemigo invisible es Prusia. No es una región geográfica específica o un ejército visible, sino una fuerza de corporaciones internacionales que trabaja en las sombras para infiltrarse, subvertir y eventualmente conquistar naciones. Trump no fue el único presidente que advirtió al mundo de un enemigo invisible:

JFK expone una conspiración despiadada / El presidente y el discurso de prensa // “Porque nos oponemos en todo el mundo a una conspiración monolítica y despiadada que se basa en medios encubiertos para expandir su esfera de influencia en la infiltración en lugar de la invasión, en la subversión en lugar de las elecciones, en intimidación en lugar de libre elección, en guerrillas nocturnas en lugar de ejércitos diurnos. Es un sistema que ha reclutado vastos recursos humanos y materiales en la construcción de una máquina altamente eficiente y unida que combina fuerzas militares, diplomáticas, de inteligencia, operaciones económicas, científicas y políticas”. -John F Kennedy

¿Qué ocurrió en 1917 para que Trump repitiera el infame año 27 veces?

¿Por qué se refirió a la Segunda Guerra Mundial como el final de la “pandemia”?

¿Se referían Trump y JFK al mismo “enemigo invisible”? Si es así, nunca se trató de un virus. Se trataba de un ejército invisible que buscaba retomar el control de Estados Unidos.

1776 – 1913: Infiltración

Como esperamos ya haber establecido bien, durante el siglo XIX la ideología prusiana se infiltró lentamente en los escalones de élite de la sociedad estadounidense.

  • En 1776 se fundó Phi Beta Kappa en la universidad William and Mary, una institución que lleva el nombre del rey de Inglaterra, William of Orange.
  • En 1780, Phi Beta Kappa se infiltró en Yale, una universidad utilizada por George Washington para reclutar miembros para Culper Spy Ring.
  • Skull and Bones fue fundada en Yale en 1832 por William Huntington Russell, una sociedad secreta con profundos orígenes prusianos y una simbología resonante con los húsares del rey Federico el Grande.
  • En 1871, el rey de Prusia se convirtió en Kaiser de Alemania. Estados Unidos y Gran Bretaña firmaron el “Tratado de Washington” y establecieron al Kaiser como árbitro final en todas las disputas.
  • En 1872, se fundó el club Bohemian Grove. Un club donde los hombres más poderosos del mundo se reúnen anualmente para participar en extraños rituales, incluido el homenaje a un búho. En nuestra publicación anterior, teorizamos que el Búho era Minerva y simboliza al gran rey prusiano Federico el Grande, un hombre conocido por su sabiduría, estratagema militar, patrón de las artes y amante de los hombres.

A partir de 1872, los patriotas estadounidenses se vieron envueltos en una feroz batalla contra los clubes de elitistas estadounidenses por el establecimiento de un banco central. Aquellos que estaban firmemente a favor de un banco central eventualmente prevalecerían e implementarían la Reserva Federal de los Estados Unidos; un sistema de banca central muy parecido al Reichsbank alemán. Sin embargo, entre 1872 y 1913, dos presidentes estadounidenses se opusieron firmemente a la formación de cualquier sistema de banco central:

El presidente James A. Garfield, quien fue asesinado a cinco meses de haber iniciado su mandato.

“Quien controlaba el volumen del dinero en nuestro país es dueño absoluto de toda la industria y del comercio… cuando te das cuenta de que todo el sistema es fácilmente controlado de una forma u otra por unos pocos poderosos en la cima, no habrá que decirte cómo se originan los periodos de inflación y depresión”. -James A. Garfield

https://www.goodreads.com/quotes/288058-whoever-controls-the-volume-of-money-in-our-country-is

El presidente William McKinley, quien también fue asesinado.

…el presidente McKinley comenzó su ataque contra los banqueros centrales con su aliado y secretario de Estado John Sherman (1823-1900) con conexión con su hermano mayor y la Guerra Civil aquí, el general William Tecumseh Sherman (1820-1891). La herramienta legal utilizada por el presidente McKinley y por Sherman contra los banqueros europeos fue la ley conocida como la “Ley Antimonopolio Sherman”, que se aplicó por primera vez contra el imperio financiero de JP Morgan, apoyado y financiado por Rothschild, conocido como Northern Trust, que a fines de los 1800s era propietario de casi todos los ferrocarriles de Estados Unidos. / Poco después de que el presidente McKinley comenzara su ataque contra los banqueros centrales, fue asesinado (1901), lo que permitió que su vicepresidente Theodore “Teddy” Roosevelt (1858-1919) tomara el poder. Una vez que Rothschild respaldó “y pagó” al presidente Roosevelt asumiendo el cargo, uno de los primeros actos de Roosevelt fue abandonar las demandas del gobierno de los Estados Unidos contra Northern Trust y acelerar la era estadounidense conocida como “Destino Manifiesto”, que continúa hasta el día de hoy y básicamente le da a estos los banqueros centrales el “poder” de saquear al mundo entero para obtener ganancias y ganar por encima de todo.

https://newpatriotsblog.com/eight-presidents-who-opposed-a-central-bank-federal-reserve

El obscuro establecimiento de la Reserva Federal de los EEUU ya está bien documentado y #PrussiaGate también ha hecho todo lo posible para establecer sus profundos orígenes prusianos. Lo que no está bien documentado es el club que se estableció en el mismo año que la banca; el Club Alfalfa.

En 1917, uno de sus fundadores publicó “La HISTORIA DEL ORIGEN y OBJETIVO del Club Alfalfa”.

“En algún lugar, 1917. / Estimado Sr. Burton: / Sin duda se estará preguntando qué ha sido de mí. Tiene derecho a hacerlo, por mis promesas. Sin duda, sin embargo, cuando comprenda mis razones, estará bastante de acuerdo conmigo que ha sido el curso de la sabiduría. Uno apenas sabe qué hacer en tiempos tan extraños, particularmente acerca de una cuestión tan importante. Sin duda, usted quedó impresionado con el hecho de que el manuscrito dejado afirmaba que los documentos en cuestión habían sido encontrados en Alemania hace varios años. Es la verdadera situación. Fue con la mayor dificultad que fueron sacados de ese país. La verdad es que el Kaiser dependía de ellos para el éxito de la presente guerra hasta tal punto que si por un momento hubiera pensado que habían desaparecido, habría esperado hasta que fueran encontrados nuevamente. Cuando se descubrió que ya no estaban en su lugar, los miembros más entrenados de su servicio secreto se pusieron sobre la pista. Me valdría la vida localizar uno ahora, por lo que no me he atrevido a darle una dirección por la que pueda comunicarse conmigo. Deberá permanecer así hasta que se produzca la terminación de las presentes condiciones. Creo que Alemania continúa la guerra con la esperanza de que esos grandes secretos puedan localizarse a tiempo para darle la supremacía. Sin embargo, para estar seguros, nunca lo harán, a menos que sea en beneficio de este país, lo que, por supuesto, sería la realización de mi ambición. Cuando haya determinado un método que me permita salir de mi actual escondite, para poder presentar los registros a las autoridades correspondientes, me comunicaré con usted. Cuando se presente la oportunidad, puede esperar tener noticias mías nuevamente. / Atentamente, / Amigo de Alfalfa”.

 

Por encima, el Club Alfalfa parece nada más que una reunión inofensiva de las élites de Washington que celebran el cumpleaños del general Robert E. Lee. Sin embargo, cuando rascamos la superficie, el Club Alfalfa parece simbolizar la transferencia exitosa del gobierno de Prusia de Berlín a Washington.

La libertad de Estados Unidos en 1776 fue una completa afrenta a la ideología prusiana. Durante los siguientes 137 años, Prusia y sus seguidores kults trabajaron metódicamente para infiltrarse y erosionar gradualmente las libertades por las que luchó Estados Unidos. El establecimiento del Reichsbank Federal de los Estados Unidos en 1913 representó la piedra angular de ese plan. En ese mismo año se funda el Club Alfalfa; un club que afirma tener los “documentos secretos” del Kaiser, el Príncipe de Prusia. Dichos documentos afirmaban ser la clave de la historia de supremacía militar, diplomática y económica de Prusia.

Si hay alguna duda sobre cuán enfocada estaba Prusia en infiltrarse en EEUU, Hegel lo dejó muy claro:

EEUU es, pues, la tierra del futuro, donde, en los tiempos que nos aguardan, se revelará el peso de la Historia misma del Mundo. -Georg Wilhelm Friedrich Hegel.

Otto von Bismarck, Canciller de Prusia y más tarde del Imperio Alemán, también tuvo algunas palabras interesantes sobre EEUU.

Hay una Providencia que protege a los idiotas, a los borrachos, a los niños y a los Estados Unidos de América. -Otto von Bismarck

EEUU iba a ser infiltrada y tomada. Al establecer un banco central y adoctrinar a las auto-proclamadas élites de Estados Unidos en clubes, sociedades secretas y fraternidades, Prusia pudo tomar lentamente las riendas del poder estadounidense e influir en el establishment de Washington para alejarlo del principio central establecido por los Padres Fundadores; Libertad.

El presidente Trump no ha ocultado que entiende dónde está la lealtad de las élites de Washington y su traición a las libertades de Estados Unidos.

En Estados Unidos, los políticos del establishment han traicionado a nuestros trabajadores, han traicionado nuestras fronteras y, sobre todo, han traicionado nuestras libertades. -Donald Trump

Los papelones del presidente Trump sobre 1917 también señalan a uno de los puntos de inflexión más significativos en la historia de la humanidad.

“Fuimos atacados como nada que haya sucedido posiblemente desde 1917”

Hubo muchos eventos significativos en 1917:

  • El Kaiser financió a Vladimir Lenin y a su revolución bolchevique.
  • La Casa Real de Inglaterra cambió su nombre de Saxe-Coburg Gotha a Windsor.
  • El príncipe Felipe, el difunto esposo de la reina Isabel, cambió el apellido familiar de Battenberg a Mountbatten.
  • La Declaración Balfour
  • Se instituyó el Premio Pullitzer.
  • El presidente Woodrow Wilson convocó a “La Investigación”, que informaría la creación del CFR;
  • Estados Unidos promulgó la Ley de Espionaje de 1917.

Si bien todos son importantes, palidecen en comparación con a lo que se refería el presidente Trump. En 1917, Alemania provocó a Estados Unidos a participar en la Gran Guerra.

EEUU declara la guerra

https://www.newspapers.com/clip/1327834/us_declares_war_on_germany_enters_world/

No fue un accidente. Las acciones directas de Alemania provocaron a Estados Unidos hacia la guerra.

Entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial, 1917 / El 2 de abril de 1917, el presidente Woodrow Wilson acudió ante una sesión conjunta del Congreso para solicitar la declaración de guerra contra Alemania. Wilson citó la violación de Alemania de su compromiso de suspender la guerra submarina sin restricciones en el Atlántico Norte y en el Mediterráneo y sus intentos de atraer a México a una alianza contra Estados Unidos, siendo sus razones declarar la guerra. El 4 de abril de 1917, el Senado de los Estados Unidos votó a favor de la medida para declarar la guerra a Alemania. La Cámara estuvo de acuerdo dos días después. Posteriormente, Estados Unidos declaró la guerra a Austria-Hungría el 7 de diciembre de 1917.

https://2001-2009.state.gov/r/pa/ho/time/wwi/82205.htm

Una vez que Estados Unidos entró en la Primera Guerra Mundial, cayó en una trampa de la que no pudo salir hasta el final de la Segunda Guerra Mundial en 1945. Esa trampa era la deuda y la Reserva Federal recién formada estaba encantada de facilitarla.

https://www.longtermtrends.net/us-debt-to-gdp/

“Lo más cercano es en 1917, dicen, la gran pandemia. Ciertamente fue algo terrible, donde se perdieron entre 50-100 millones de personas. Probablemente terminó la Segunda Guerra Mundial. Todos los soldados estaban enfermos”, Presidente Trump.

Si Trump se refería a los terribles niveles de deuda impuestos a las naciones entre 1917-1945, su declaración tiene mucho sentido; no hemos visto nada igual desde 1917. Como señaló el general Smedley Butler, “La guerra es una estafa” que proporcionó ganancias inimaginables a unas pocas corporaciones mientras colocaba al Pueblo en la servidumbre por deuda e “impuestos extenuantes” durante generaciones.

La referencia de Trump a una “gran pandemia” y a “soldados enfermos” es ambigua. Claramente, los medios creen que se está refiriendo a la gripe española, lo que haría que Trump estuviera completamente equivocado, 27 veces. Sin embargo, hubo otra enfermedad que fue muy prominente durante ese período; no una enfermedad física, sino mental.

A través de la lente de la Filosofía Armada Prusiana, el mundo se radicalizó en sus sistemas de creencias y se convenció de que debían luchar hasta la muerte contra sus oponentes ideológicos.

El mundo había sido dividido por naciones, raza, religión, comunismo y fascismo. Los dos últimos son despiadados y ambos tienen sus raíces filosóficas en Hegel y en su amada Prusia.

Mientras el mundo caía en la obscuridad de las guerras, la peste, el hambre y la muerte, Prusia tenía un plan más grande en mente. Su plan era volverse invisible.

1914 – 1947: El plan de 33 años para volverse invisible

Cuando se crearon el Club Alfalfa y la Reserva Federal en 1913, Europa estaba al borde de una guerra total sin restricciones. Si el Club Alfalfa simbolizó el traspaso de poder del “kult de Prusia” a Washington, Alemania ya no era su hogar. El pueblo alemán, el Kaiser y Prusia serían sacrificados a los ojos del mundo. El “kult de Prusia” ya no existiría a título oficial y, por lo tanto, se volvería invisible.

Trump mencionó 1917 como el año en que Estados Unidos fue atacado y 1945 como el final de la “Gran Pandemia”. Sin embargo, la línea de tiempo para el plan prusiano fue de 1914 a 1947. 1914 marca el estallido de la Primera Guerra Mundial. 1947 fue el año en que Prusia fue abolida oficialmente y dejó de existir.

El Estado prusiano que desde sus inicios ha sido portador del militarismo y la reacción en Alemania ha dejado de existir de facto. / Guiado por los intereses de preservación de la paz y la seguridad de los pueblos y con el deseo de asegurar una mayor reconstrucción de la vida política de Alemania sobre una base democrática, el Consejo de Control promulga lo siguiente: / Artículo I / El Estado prusiano junto con su gobierno central y todas sus agencias son abolidos.

https://en.wikipedia.org/wiki/Abolition_of_Prussia

En 1914, Alemania era la envidia del mundo desde el punto de vista académico, económico, cultural y militar. Para 1947, el mundo estaba tan asqueado de una Alemania nazi que no había otra opción que llevar a cabo tribunales de crímenes de guerra, ejecuciones y abolir el Estado en el corazón de ese infierno.

¿Fueron los 33 años de 1914-1947 en Alemania solo una serie de desafortunados accidentes desconectados o fueron parte de una demolición planificada de una nación que ya no necesitaba el “kult de Prusia”?

Sostenemos que todo estaba planeado. Una vez que Estados Unidos había sido infiltrado con éxito, Prusia emprendió un plan que finalmente conduciría a la erradicación de su propio Estado. Con el establecimiento de la Reserva Federal en 1913, la Primera Guerra Mundial comenzó poco después y durante los siguientes 33 años, el pueblo alemán descendió a la aniquilación militar, económica, cultural y psicológica.

Mientras Alemania comenzaba su caída y arrastraba al resto del mundo con ella, había un nuevo grupo que comenzaba su ascenso al poder. Ese grupo trascendió las fronteras nacionales y pudo obtener ganancias independientemente de las guerras, las hambrunas o las plagas. Ese grupo se conocería colectivamente como las “Corporaciones Globalistas”.

La transferencia de capital más grande de la historia ocurrió en Alemania entre 1914-947 y Estados Unidos no se quedó atrás, ya que se sumergió en deudas para defenderse del flagelo ideológico que maldecía a Alemania. El benefactor común fueron las corporaciones que proporcionaron soluciones militares a las muchas crisis que enfrentó el mundo durante esos cruciales 33 años.

No era un nuevo libro de jugadas para Prusia. Sus éxitos siempre resurgen como un ave fénix de las cenizas de un mundo sumido en la guerra, el hambre, la peste y la muerte. Coincidentemente, el símbolo nacional de Prusia es siniestramente similar al Fénix.

El libro de jugadas de Prusia tenía siglos de antigüedad. Los Caballeros de la Orden Teutónica lucharon durante casi 80 años contra los paganos prusianos por una región geográfica del mar Báltico. Después de décadas de derramamiento de sangre y fuerte disminución de la población, la Orden Teutónica finalmente triunfó y repobló la tierra con pueblos “germanizados”. Cuando la familia Hohenzollern adquirió las tierras de Prusia de la Orden, alguien de su familia, Alberto de Prusia, se convirtió en Gran Maestre de la Orden Teutónica en 1510. Para 1525, Alberto había disuelto la Orden y, a cambio, sus tierras fueron reconocidas como una “Ducado”. De las cenizas de la Orden Teutónica surgió el nuevo Estado de Prusia y la nobleza de los Hohenzollern.

La guerra de los Treinta Años de 1618 a 1648 vio a Europa sufrir una de las peores disminuciones de población de la historia. Se estima que se produjo una caída del 38% en la población debido a los estragos de la guerra, la peste y la hambruna. Para algunas ciudades como Marburg, la población se redujo hasta en un 70%. Se reconoce que hacia el final de la guerra, el ducado de Prusia comenzó su ascenso para convertirse eventualmente en un reino. De las cenizas de una Europa dividida entre católicos y protestantes surgió el reino de Prusia.

En 1914, el mundo estaba a punto de enfrentarse a décadas de guerra, peste y hambruna. Mientras Alemania marchaba hacia su eventual aniquilación, las corporaciones de todo el mundo comenzaron a obtener ganancias inimaginables en tiempos de paz. Para 1947, esas corporaciones representaban una enorme porción de los medios de producción del mundo. Muchos de los accionistas y CEOs de esas corporaciones fueron adoctrinados a través de sociedades y clubes secretos que fundaron sus orígenes en Prusia. Ya sea Skull and Bones, Phi Beta Kappa, Bohemian Grove o el Club Alfalfa; todos rendían homenaje a Prusia. De las cenizas de dos guerras mundiales surgió el “kult de Prusia”, asentado en Washington con sus activos alojados en una matriz de Corporaciones Globalistas.

El Imperio alemán se volvió completamente rebelde en 1914. Sin embargo, como veremos en la siguiente parte, no fue una reacción a un conjunto de eventos aleatorios; estuvo bien pensado y preparado por mucho tiempo.


Fuente:

https://prussiagate.substack.com/p/not-since-1917-part-i


Relacionado:

27MAR2023 – Hegel, la guerra, el búho y los esclavos de Bohemia -Prussiagate continuación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *