TIRANÍA FINANCIERA (Parte 4 de 10): derrotando al mayor encubrimiento de todos los tiempos

Comparte este artículo:

Por David Wilcock – 13-ENE-2012

Sección Cuatro: La Economía Oculta

LA IMPRESORA MAGICA DE DINERO

La mayor victoria del cabal de la Reserva Federal ha sido la capacidad de imprimir dinero de la nada. La creación de 26 billones de dólares de rescates para sus propios bancos e instituciones financieras fue un truco, como ya comentamos.

Esta tecnología de «imprenta mágica» no fue fácil. La única forma en que puedes imprimir dinero de la nada y que la gente lo use es confiscar la mayor parte del oro y el tesoro del mundo primero, para que nadie tenga acceso a él en el mercado abierto.

Los individuos y las naciones no entregarán su oro fácilmente. Como veremos, se necesita algo a escala de una guerra mundial, es decir, dos guerras mundiales, para lograr una proeza tan impresionante de ingeniería financiera.

A pesar de mi profunda participación en la investigación de estos temas desde 1992, solo aprendí sobre este aspecto de la agenda de la Reserva Federal muy recientemente, pero no obstante, es de vital importancia para comprender el panorama general.

En esta sección, revelaré información altamente clasificada que rara vez se ha hecho pública, en aras de asegurar un futuro mejor para todos. Además, al revelar todos mis secretos sobre este tema, ya no soy una amenaza, ya que no queda nada que ocultar.

UNA LECCIÓN DE HISTORIA DE 786 PÁGINAS

El plan secreto occidental para una «imprenta mágica» mundial comenzó en 1776 con la publicación de «Una investigación sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones» de Adam Smith, o «La riqueza de las naciones», para abreviar.

Este monstruoso documento de 786 páginas, meticulosamente investigado, formó el argumento intelectual, filosófico y económico detrás de la creación del actual sistema financiero global de «mercado libre», y es bien conocido por los insiders.

Este documento también ayudó a establecer los criterios y el razonamiento para crear las plataformas de transacciones secretas «fuera del mercado» del banco central que estaban respaldadas por todo el oro oculto y robado. [Explicaré cómo funcionan estas plataformas a medida que avanzamos.]

Varios sitios web de universidades ofrecen una versión en PDF de este documento para descargar. Aquí está la versión de Penn State:

http://www2.hn.psu.edu/faculty/jmanis/adam-smith/Wealth-Nations.pdf

LA VISIÓN DE SMITH FUE MAL UTILIZADA

Aunque en su esencia, la obra maestra de Smith tenía ideales positivos, con la intención de crear un mundo mejor para todos, la mayoría de las naciones del mundo ahora sienten que la visión de Smith ha sido enormemente distorsionada y mal utilizada dentro del sistema económico actual.

Se están utilizando secretamente muchas estrategias para combatir esta crisis global, incluida la demanda por billones de dólares mencionada en la Sección Uno y en informes anteriores que he escrito.

Todo este sistema financiero «Illuminati» finalmente se está abriendo y convirtiéndose en público, por primera vez desde su inicio.

La mayoría de los académicos que conocen el trabajo de Smith se centran en su defensa de la economía del «libre mercado», que sigue siendo la piedra angular de muchos argumentos políticos en la actualidad.

Smith argumentó que los aranceles y la supervisión del gobierno restringirán el crecimiento económico. Los políticos pueden ser comprados y manipulados por grandes corporaciones, manteniendo los precios altos y la calidad baja.

Sin embargo, sin restricciones gubernamentales, la gente “votará democráticamente con sus billeteras” por lo que sea mejor, y en un juego verdaderamente justo y abierto, finalmente obtendrán mejores productos a mejores precios.

No tenemos un «juego realmente justo y abierto» en este momento. Como vimos en la Sección Uno, un «directorio interconectado» de 147 corporaciones, encabezado por las principales instituciones financieras de la Reserva Federal, aparentemente gana y controla el 80 por ciento de la riqueza mundial.

DEMOLIENDO EL ESTANDAR DE ORO

El argumento central de Smith rara vez se discute en el mundo público.

En su monstuoso documento, Smith argumentó, de manera bastante convincente, que ningún país podría permanecer legítimamente en un patrón oro si quisiéramos la paz mundial.

Es asombroso recordar que todo esto se estableció en 1776, lo que, curiosamente, fue el mismo año en que se financió a Adam Weishaupt para iniciar los Illuminati en Bavaria. Smith probablemente pagó muy bien por su trabajo, al igual que Weishaupt.

Aunque podría haber algo de verdad en el argumento de Smith, había una agenda más profunda oculta detrás, que era exactamente lo contrario de lo que parecía estar diciendo.

Si a ningún país o grupo le queda oro, ningún país o grupo puede oponerse financieramente al cabal gobernante.

Incluso si un líder mundial de inteligencia típica solo pudiera pasar las primeras 44 páginas de este libro, él o ella ya tendrían un fuerte sentido de inevitabilidad con respecto a la posición final de Smith sobre el oro.

Aquí hay cuatro de los argumentos más convincentes de Smith que surgen en las primeras 44 páginas. Es importante entender la lógica detrás de este plan y hasta qué punto se remonta en la historia.

1. LA INFLACIÓN ES INEVITABLE EN EL PATRON DE ORO

En primer lugar, si un país solo tiene una cierta cantidad fija de oro, la inflación masiva es inevitable.

Más personas nacerán, y esas personas producirán más bienes y servicios. La inmigración también aumenta su población, y puede terminar con muchas más personas.

Todo esto te obliga a imprimir más dinero, pero el problema es que no tienes más oro.

Cuanto más dinero imprimas, menos oro podrás obtener por él. Esto hace que su dinero [el de la gente] valga cada vez menos con el tiempo.

Todas las personas que tienen dinero en papel en el banco, o escondido en su armario, descubrirán que continuamente se reduce su poder adquisitivo.

Este problema causaría inevitablemente sufrimientos, disturbios y, en última instancia, víctimas masivas, ya que el público se da cuenta de que su dinero no vale nada y/o cuando otras naciones se niegan a honrar su moneda.

En última instancia, esto podría cortarle a toda una nación los suministros de supervivencia necesarios, ya que no pueden comprarlos, lo que provoca graves desastres humanitarios por la fuerza de la economía de mercado.

2. UN PAÍS PUEDE SER DESTRUIDO SIMPLEMENTE AL MOVER EL ORO

En segundo lugar, ¿qué sucede si alguien dentro de un país determinado siente que es dueño del oro o puede robarlo con éxito, incluido el partido gobernante o algunos de sus minions?

Este individuo o grupo, que puede ser simplemente una facción en guerra, encabritada dentro de la estructura de poder general de la nación, podría organizar una operación encubierta, sacar el oro del país, llevarlo a otra parte y defender sus acciones con fuerza militar.

¿Qué tan difícil es, en realidad, transportar unas pocas miles de toneladas de este metal amarillo brillante? ¿Cuántos soldados y guardias necesitas matar, en medio de la noche, mientras tus equipos llegan y se van con envíos masivos?

Pregúntale a Hitler. Lo hizo en toda Europa. Hablaremos sobre eso más adelante.

Gracias a la invención de la rueda y la inevitable disponibilidad de grandes grupos de mercenarios para hacer el trabajo, solo envías a un grupo de muchachos y los sacas de allí. Con suficiente planificación y logística, todo podría suceder en una noche.

Simplemente moviendo el oro de una nación a otra, por cualquier medio violento que se requiera, alguien podría destruir de manera instantánea y completa a la nación de la que se llevaron el oro.

3. CUALQUIER PAÍS CON ORO ES UN OBJETIVO PRINCIPAL PARA LA INVASIÓN

En tercer lugar, si un país tiene reservas de oro y otros no, se convierte en un blanco para la invasión.

La avaricia natural y la violencia humana inevitablemente condenarán a la gente de ese país a la invasión de otros que deseen robarla.

La única forma de resolver ese problema es asegurarse de que ninguna nación tenga una moneda respaldada por oro.

De esa manera, el juego es justo para todos… en todos los ámbitos.

4. LOS PAÍSES CON ORO SOLO SE HARAN MÁS Y MÁS PODEROSOS A MEDIDA QUE EL TIEMPO TRANSCURRA

Por último, cualquier país que tenga una moneda respaldada por oro tendrá una ventaja injusta sobre otras naciones.

La gente del mundo, naturalmente, querrá invertir en una moneda con respaldo de oro en lugar de una que sea simplemente «papel sin valor».

¿Por qué tomar una hoja de papel que no está respaldada por nada cuando puedes tener una hoja de papel que es literalmente «tan buena como el oro», y puedes sacar el oro de un banco a cambio del papel?

La «Regla de oro» es «El que tiene el oro… hace las reglas».

Por lo tanto, en un estándar de oro, los poderosos solo se harán más poderosos, mientras que los débiles se vuelven sistemáticamente más débiles.

Las naciones con el oro rápidamente recogerán todas las inversiones del mundo, ya que todos quieren una moneda respaldada por oro.

SMITH SUENA UN POCO MUY DESESPERADO EN ALGUNAS PARTES

Los cuatro argumentos anteriores son definitivamente convincentes. Sin embargo, cuando lees La riqueza de las naciones con ojo de discernimiento, hay lugares donde Smith parece un poco desesperado, y parece que se está esforzando demasiado.

En la página 40, y nuevamente en la 44, él implica que las monedas no deben usarse como dinero porque se degradan con el tiempo al “frotarse y usarse”. Smith argumentó que los comerciantes ofrecerían menos por monedas degradadas que por otras nuevas.

40: “La moneda de plata aún continúa en el mismo estado gastado y degradado que antes de la reforma de la moneda de oro. Sin embargo, en el mercado, uno y veinte chelines de esta moneda de plata degradada aún se consideran como que valen una guinea de esta excelente moneda de oro».

44: “Pero si, al frotar y usar, cuarenta y cuatro guineas y media generalmente contienen menos de una libra de peso de oro estándar, la disminución, sin embargo, es mayor en algunas piezas que en otras, la medida del valor llega a ser responsable al mismo valor de incertidumbre al que todos los demás pesos y medidas están comúnmente expuestos…

Como consecuencia de un desorden similar en la moneda, el precio de los bienes se ajusta, de la misma manera, no a la cantidad de oro puro o plata que debe contener la moneda, sino a la que, en promedio y por experiencia realmente contiene «.

Por un tiempo estuve interesado en la numismática y tuve un número modesto de monedas de oro y plata. Las monedas de oro en lingotes, que incluso se remontan a la era de Napoleón III en la década de 1800, cuando las monedas de 1/5 de onza estaban en circulación generalizada, casi nunca muestran un desgaste significativo.

Tenía algunas monedas de plata estadounidenses que se habían desgastado, pero se remontaban a principios del siglo XIX, y aún se podía distinguir lo que decían. De cualquier manera, una vez que son tan antiguas, ya no las usarías como moneda típica para pagar algo.

ASI ES COMO SUCEDIO

En resumen, la Riqueza de las Naciones se utilizó para decirles a los líderes del mundo que la eliminación de la moneda con respaldo enoro era la única forma en que podían estar seguros, y asegurar la paz mundial. En lugar de un estándar de oro, el dinero podría ser emitido vía fiat.

Si bien el término «fiat» es similar a decir «el Tridente del Diablo» a cualquiera que lea este tipo de material, la idea original detrás de la moneda fiat sería simplemente que estaría respaldada por la riqueza creada por la gente.

Adam Smith aclaró este punto desde el principio en La riqueza de las naciones, como podemos ver aquí en una cita de la página 31.

31: “No fue por el oro o por la plata, sino por el trabajo, que todas las riquezas del mundo se compraron originalmente; y su valor, para quienes lo poseen y desean intercambiarlo por algunas producciones nuevas, es exactamente igual a la cantidad de trabajo que puede permitirles comprar o mandar».

En su forma ideal, una nación calcula la cantidad real de riqueza creada por su gente y luego emite una moneda en proporción a esa equidad. Con la Internet, esto podría ser abiertamente calculado y auditado por el público con total transparencia.

En este contexto, no es necesario que vuelva a ocurrir un colapso económico, y mientras más motivado esté un país para producir riqueza, más riqueza puede generar para sí mismo. Esto, según la visión de Smith, no se pudo lograr con el patrón oro.

Sin embargo, como estás a punto de ver, el mundo todavía está en un patrón oro. Simplemente se ha mantenido muy, muy en secreto, y ha sido muy abusado. Aquellos que desean enderezarlo han sido opuestos a cada paso con una fuerza mortal.

PLANES PARA INVADIR Y SAQUEAR ASIA

Según Benjamin Fulford, el ex jefe de la oficina de Asia y el Pacífico de la revista Forbes, quien rebeló toda esta investigación para el público, el ochenta y cinco por ciento del oro del mundo acabó en Asia, después de miles de años.

Históricamente, Asia era el único lugar para comprar sedas finas, jarrones elaborados, porcelana preciosa, especias exóticas y un montón de opio. El Imperio Romano y más tarde el Imperio Español derrocharon comprando bienes asiáticos. Los asiáticos solo aceptaban el pago en oro.

El Imperio español y otros grupos similares habían adquirido su oro y tesoro por diversos medios, incluido el robo y el saqueo de todas las naciones que pudieran lograr conquistar, como los imperios maya y azteca.

Como revelé en la segunda parte de nuestra investigación original, un creíble  insider asiático de alto nivel también me dijo que en China hay vastas minas de oro que se han mantenido estrictamente confidenciales. Si necesitaban más oro, todo lo que tenían que hacer era sacarlo del suelo.

Para la década de 1700, era bien sabido que gran parte del oro del mundo había terminado en Asia. Adam Smith, y la gente que lo financiaba, obviamente estaban al tanto del enorme almacén de tesoros que estaba escondido allí.

Asia fue el enemigo número uno para crear una moneda fiduciaria mundial. El oro tuvo que ser retirado y escondido para crear este nuevo sistema económico. La única forma de hacerlo sería invadir y saquear a China, así como a sus vecinos.

Este plan terminó requiriendo más de 150 años, pero la parte sorprendente es que realmente funcionó.

JAPON ERA CLAVE

El Imperio Británico, encabezado en secreto por el clan Rothschild, vio a Japón como la mejor nación para establecer una cabeza de playa, por lo que en última instancia, podrían apoderarse de todo el oro asiático. Era un país medieval, con muy poca tecnología, pero con un gran centro de población.

Como Fulford indicó en nuestra entrevista, los clanes Satsuma y Choshu en el sur de Japón fueron equipados por los británicos con armas modernas y estrategias militares, y rápidamente sometieron al resto del país.

Esto llevó a la «Restauración Meiji» de 1868, en la cual los jóvenes japoneses fueron puestos en el poder.

El término «Meiji» significa «Gobierno iluminado», y como dije en el artículo original, que ahora tiene más de 700,000 visitas, el nombre «Meiji» es, por lo tanto, intercambiable con el término occidental «Illuminati».

Tomó tiempo, esfuerzo y mucho dinero para hacer que Japón fuera lo suficientemente poderoso como para invadir y saquear a China. Japón era una apuesta muy, muy grande, financiada por la entidad más poderosa y secreta del mundo.

Aparentemente, esta es la razón por la que Japón experimentó el auge económico más rápido y la occidentalización en la historia registrada, comenzando directamente después de la Restauración Meiji. Pasaron de ser completamente medievales a ser muy modernos y competitivos en menos de 40 años.

Japón fue muy activo en la Primera Guerra Mundial. Se produjeron grandes atrocidades en una escala absolutamente sin precedentes, pero la situación en el mundo no fue diferente después. Las mismas tensiones todavía existían, y ningún conflicto había sido realmente resuelto.

ORIGEN DE LA RESERVA FEDERAL Y BANCO DE ACUERDOS INTERNACIONALES

La Reserva Federal comenzó el 23 de diciembre de 1913. El presidente Woodrow Wilson expresó su grave preocupación por la gravedad y el peligro de lo que acababa de ocurrir: el derrocamiento del sistema económico estadounidense por parte de un grupo de banqueros privados.

La primera gran chispa para comenzar la Primera Guerra Mundial se produjo el siguiente mes de junio, cuando fue asesinado el archiduque Francis Ferdinand, el heredero del trono Austria-Hungría, junto con su esposa.

Como revelamos en la Sección Dos, la Primera Guerra Mundial había sido planeada por Guiseppe Mazzini, el jefe de la masonería europea, y por Albert Pike, el jefe de la masonería estadounidense, en 1871. Sus planes se exhibieron con orgullo en la Biblioteca del Museo Nacional de Londres.

En junio de 1914, el archiduque Ferdinand fue asesinado por un miembro nacionalista de un país diferente: Serbia. Entonces, muy probablemente gracias a la manipulación de la prensa, el público se puso furioso y se le dijo al público que esto era un acto de guerra.

Los asesinatos son muy fáciles de montar. Eso parece haber sido una parte clave de cómo el plan de Pike y Mazzini para comenzar la Primera Guerra Mundial se realizó en términos prácticos.

La indignación por este asesinato se extendió por toda Europa. La prensa controlada en diferentes países probablemente contribuyó al manipular a su gente para que tomara partido.

Alemania se alió rápidamente con Austria y Hungría. Alemania luego declaró la guerra a Serbia y su aliado, Rusia, en busca de venganza por el asesinato del archiduque Ferdinand.

PRONTO SE SALIO FUERA DE CONTROL

La declaración de guerra de Alemania fue el 1 de agosto de 1914 y, poco después, todo el mundo comenzó a salirse de control.

Alemania invadió Luxemburgo, declaró la guerra a Francia e invadió Bélgica para tener un punto de ataque contra Francia. Gran Bretaña declaró la guerra a Alemania en defensa, e incluso Canadá se unió a la lucha.

Todo esto ocurrió en 1914, y la batalla continuó hasta 1919, con varios otros países arrastrados en el camino al conflicto. Alemania fue aplastada al final de la guerra, y el Tratado de Versalles se redactó para ayudar a reconstruir su economía.

Para 1921, estaba claro que nada había cambiado realmente en el mundo. Los ricos aún se hacían más ricos, los pobres seguían empobreciéndose, y nadie realmente «ganó» la Gran Guerra, como se llamaba en ese entonces.

Dentro de los círculos de los insiders de la comunidad internacional, gran parte del problema se atribuyó al patrón oro, por las razones expuestas en La riqueza de las naciones de Adam Smith de 1776.

El grado de atrocidad que sufrió el patrón oro fue suficiente para convencer al emperador Hirohito de Japón de que viajara al Reino Unido y firmara un pacto secreto en 1921, para crear el Banco de Acuerdos Internacionales (BIS).

El BIS fue creado por los fundadores de la Reserva Federal, que habían comenzado unos siete años antes. Aprenderemos mucho más sobre ellos, y leeremos de sus propios documentos oficiales, en la Sección Cinco.

El BIS tenía la intención de expandir los poderes de la Reserva Federal a un alcance verdaderamente global… y funcionó.

HIROHITO ACEPTA EL PLAN PARA COMENZAR EL BANCO DE ACUERDOS INTERNACIONALES

El plan que Hirohito aceptó también fue acordado en secreto por varias otras naciones en la década de 1920. Tomó tiempo, pero se alcanzó un consenso en menos de una década, y finalmente se hizo pública su nueva alianza.

Ya sea de manera voluntaria o involuntaria, todos los suministros más importantes de oro y plata en el mundo se entregaron a la Reserva Federal y al BIS y se colocaron en una «lista negra», es decir, se retiraron del mercado.

La idea era, obviamente, no destruir todo el oro y el tesoro, eso sería una tragedia estúpida e innecesaria. En cambio, a los diversos líderes les dijeron que simplemente tenían que depositar todo su oro. Depósito secreto.

Todos aún conservaban la propiedad de su oro: solo se le diría al público que faltaba, o que nunca había existido en primer lugar. Los asiáticos ciertamente no habían hecho público lo mucho que realmente tenían, por lo que toda la historia podría mantenerse en secreto fácilmente.

SE EMITIERON BONOS A CAMBIO DEL ORO

A cada país que entregó su oro, y/o se tomó por la fuerza, se le entregaron certificados de depósito o bonos, a cambio de lo que entregaron.

Los bonos fueron emitidos por la Reserva Federal, a través de sus diversos bancos en las principales ciudades de los Estados Unidos. Estos bonos se consideraron tan valiosos y tan redimibles como el efectivo.

El problema fue que la Reserva Federal imprimió muchísimo, muchísimo más dinero en estos bonos de lo que existía en la economía abierta y honesta: billones de billones de dólares a partir de la década de 1920.

Recuerda: la cantidad de oro que realmente existía era mucho mayor de lo que nadie podría haber imaginado, ya que los asiáticos lo habían mantenido todo en secreto.

Si el público se hubiera enterado de la cantidad de oro que realmente existía, habría creado un shock económico masivo. El oro se habría vuelto prácticamente inútil de la noche a la mañana.

Los líderes mundiales necesitaban saber que el oro que depositaban todavía tenía su valor real en dólares convencionales. De lo contrario, estarían realmente enojados por no obtener el «valor justo de mercado» por lo que estaban «depositando» en la Reserva Federal.

TODO FUE EMPAQUETADO MUY BIEN, Y DE MANERA MUY SEGURA

Los bonos se veían muy atractivos, y tenían un gran número de ellos.

Había certificados de oro de 100.000 dólares, certificados de oro de un millón de dólares, bonos de 100 millones de dólares e incluso bonos de mil millones de dólares.

Está bien. Las hojas sueltas de papel supuestamente valían mil millones de dólares en algunos casos.

Soy consciente de lo loco que suena esto, pero la información de inteligencia al respecto es muy buena, incluídas fotos por las que David y Mackie Hutzler pueden haber arriesgado sus vidas para que las veamos.

Como investigador, mi trabajo es pasarles la información. No puedo asumir que lo sé todo, o que cada dato es correcto. Sin embargo, cuando tengo varias fuentes totalmente independientes que me dicen exactamente lo mismo, lo escucho.

Aunque había varios tipos diferentes de contenedores de almacenamiento, muchos de estos bonops se colocaron en cajas de 8.5×11 pulgadas, talladas en una sola pieza de madera duradera, de aproximadamente dos pulgadas y media de profundidad, lo que las hace casi tan grandes como una típica resma de 500 hojas de papel.

TENIAN QUE ESTAR ASEGURADOS POR 60 AÑOS

Las cajas de madera fueron cerradas con goma. De esa manera, era mucho menos probable que los bonos adquirieran hongos, después de haber sido almacenados en un cofre y enterrados bajo tierra en un lugar seguro por 60 años.

Después de los 60 años, a los países asiáticos les dijeron que podían desenterrar los cofres, retirar los bonos y recuperar su dinero si querían.

Según Fulford, Keenan y otras fuentes, en 1938, la dinastía del Kuomintang en China envió siete acorazados de oro, una cantidad asombrosa, a Estados Unidos para que sean protegidos del robo de los japoneses.

Este es un aspecto clave de la demanda por un billón de dólares que hemos estado discutiendo.

En respuesta, los Estados Unidos emitieron cantidades masivas de bonos de la Reserva Federal en 1934, cuidadosamente sellados en cajas, que luego se sellaron en cofres cerrados, y se los devolvieron a China como garantía.

LOS 60 AÑOS TERMINARON EN 1998 Y LA RESERVA FEDERAL PERDIO EL CASO

En 1998, se cumplieron los 60 años. El Kuomintang había huido a Taiwán y ya no era el partido gobernante en China, pero todavía querían recuperar su oro. La Reserva Federal luchó contra ellos en un tribunal internacional secreto en La Haya, y perdió.

La Reserva Federal recibió la orden de pagar la deuda a más tardar el 11 de septiembre del 2001. No lo hicieron. Todos sabemos lo que sucedió ese día.

Lo que muy pocas personas sabían, hasta ahora, era que todo el oro del Kuomintang estaba almacenado en el Edificio 7 en el World Trade Center. Después de que cayeran las torres, las bóvedas se encontraron «misteriosamente» vacías.

El Kuomintang ha estado luchando desde entonces para recuperar su oro. El tamaño y el alcance de tal atraco de «el ganador se lleva todo» es verdaderamente extraordinario, pero algo escandaloso y sin precedentes en cualquier ley conocida de la física sucedió ese día.

Susan Lindaeur es ahora la testigo más creíble y de más alto nivel que ha agregado una fuerza significativa a la historia de que «el 11 de septiembre fue un trabajo interno».

La demanda que Neil Keenan presentó en nombre de la Familia Dragón podría romper toda la historia ante los ojos del mundo, y nuevamente, esta demanda cuenta con el respaldo de una alianza de 122 naciones.

He escrito esta investigación para ayudar a poner fin al silencio mortal, para que se pueda hacer justicia. En última instancia, esta es la guerra de todos, no solo de aquellos que buscan reclamar sus propiedades robadas.

LAS CAJAS FUERON CUBIERTAS CON COBRE GRABADO

Antes de entrar en más detalles sobre el BIS y los aspectos abiertos y demostrables de la historia, es importante completar algunos detalles técnicos sobre los bonos, las cajas de bonos y los cofres de bonos.

Las cajas de madera del tamaño de 8,5×11 pulgadas estaban revestidas y selladas con chapa de color bronce, para una mayor protección de los elementos subterráneos.

La chapa metálica de las cajas tenía elaborados grabados oficiales por todos lados. Los grabados indicaban que los bonos habían sido emitidos por la Reserva Federal. Indicaban qué banco de la Reserva Federal, desde qué ciudad estadounidense, habían emitido los bonos.

La gama de números de serie de los bonos también se grabó en la chapa metálica, así como el asombroso valor de los instrumentos financieros en el interior.

MÁS SOBRE LOS COFRES

Muchos de los cofres más grandes, particularmente en la serie de 1934, tenían un total de 13 de estas cajas. Se parecían mucho al clásico «cofre del tesoro».

Doce de las cajas de bonos dentro de estos cofres tenían aproximadamente dos pulgadas y media de ancho, como dijimos, y la decimotercera tenía solo la mitad de ese ancho y en realidad era un «Libro de la Redención», no contenía bonos sino instrucciones sobre cómo canjearlos .

Cada cofre también contenía un único pequeño “Papiro de información” cilíndrico montado en una abrazadera. Las trece cajas encajan perfectamente en el cofre como una hilera de libros.

El cofre también se cubrió con chapa grabada. Los grabados decían que los bonos habían sido emitidos por un banco de la Reserva Federal de una ciudad estadounidense determinada. Se colocaron los números de serie de los bonos, así como el valor total de todo en la caja.

Muchos de estos cofres de la serie 1934 tenían un valor escrito de tres billones de dólares, y se produjo una cantidad sustancial de ellos. Cada cofre fue cerrado con candado para una mayor protección.

LOS BONOS NUNCA TUVIERON EL PROPOSITO DE SER UTILIZADOS EN LA ECONOMÍA «ABIERTA»

A pesar de que el Kuomintang tenía la opción de recuperar su oro después de 60 años, los bonos nunca tuvieron el propósito de ser usados como efectivo. Todavía se esperaba que el dinero se mantuviera en depósito y se usara como garantía para las monedas «abiertas» existentes en el mundo.

Si los bonos se liberaban y se cobraban, podrían  haber arruinado la economía de los Estados Unidos, la que no estaba ni siquiera cerca a tener tanto dinero como la Reserva Federal había impreso en los bonos.

La idea era mantener los bonos en depósito, así como el oro contra los que se emitieron.

Los bonos representaban cuánto valor tenía un país determinado en el sistema BIS. Exploraremos el funcionamiento interno de este sistema en la Sección Cinco.

Lo más importante es que los bonos, cajas y cofres contenían errores deliberados y evidentes en la ortografía y la gramática. De esa manera, si alguien realmente intentara usarlos, las autoridades dirían que eran «falsos».

No está claro si los asiáticos y otras naciones extranjeras estaban conscientes de estos errores deliberados o no. Probablemente algunos de ellos lo estaban y otros no.

Mientras tanto, cualquier persona que realmente intentara hacer efectivo los bonos tendría suerte si escapaba del plan con vida.

¿COMO SUPE TODO ESTO?

La razón por la que sé todo esto es bastante complicada, pero convincente. A mediados de diciembre, una vez que supe qué preguntas hacer, un insider me describió cómo se veían realmente estas cajas de bonos. También [el insider] había recorrido algunas de las vastas instalaciones donde se guardaba el oro.

Luego envié un correo electrónico a Neil Keenan, el principal en esta demanda por billones de dólares, con la información. Menos de 15 minutos después, me envió una avalancha de fotos que se veían exactamente igual a las que acababa de describir, aunque nunca conoció a mi insider.

Ten en cuenta que ya había estado en contacto con Keenan durante casi tres semanas. No había forma posible de que él se hubiera movido lo suficientemente rápido como para crear falsificaciones que coincidieran con lo que mi insider acababa de describir.

Nunca pensé que iba a hacer esto, pero como ya hay otras dos fuentes en línea que han filtrado imágenes muy similares, aquí hay algunas de las fotos que me envió Neil Keenan.

FOTOGRAFÍAS DE BONOS DE NEIL KEENAN / DRAGON FAMILY

Este es el debut mundial de estas fotografías, exactamente como me las enviaron, apenas 15 minutos después de que le escribí a Neil y le dije lo que mi insider me dijo de cómo lucirían.

Me sorprendió absolutamente cómo encajan perfectamente con la descripción. Muchas de estas imágenes son más grandes de lo que parecen, por lo que puedes guardarlas en tu computadora y ampliarlas con varios programas.

Cofre de bonos del Banco de la Reserva Federal de Nueva York – Vista frontal

Cofre de bonos del Banco de la Reserva Federal de Nueva York – Vista superior

Caja de Bonos del Banco de la Reserva Federal de Nueva York

Cajas de Bonos del Banco de la Reserva Federal de Nueva York

Caja de Bonos del Banco de la Reserva Federal de Nueva York

Colección de Cajas de bonos del Banco de la Reserva Federal de Nueva York  

Cofre de Bonos # 2 del Banco de la Reserva Federal de Nueva York 

Cofre de bonos # 2 del Banco de la Reserva Federal de Nueva York: vista posterior

Cofre de Bonos del Banco de la Reserva Federal de Nueva York – Interior

Cofre de bonos del Banco de la Reserva Federal de Nueva York: papiro interior

Cofre de bonos del Banco de la Reserva Federal de Nueva York – Frente e Interior

Cofre de bonos del Banco de la Reserva Federal de Nueva York  (vista lateral) y cajas de bonos

Caja de Bonos del Banco de la Reserva Federal de Nueva York – Vista de la parte inferior

Caja de media profundidad del «Libro de la Redención» del Banco de la Reserva Federal de Filadelfia

Caja de Bonos del Banco de la Reserva Federal de Filadelfia

Cofres y cajas de bonos de la Reserva Federal

Cofres y cajas de bonos de la Reserva Federal

Cofre de bonos del Banco de la Reserva Federal de Filadelfia – Vista superior

Caja de medio grosor del «Libro de la Redención» del Banco de la Reserva Federal de Nueva York

Cofre de bonos del Banco de la Reserva Federal de Filadelfia – Números de serie en el interior

Cofre de bonos del Banco de la Reserva Federal de Chicago – Vista frontal

Cofre de bonos «Caja madre» del Banco de la Reserva Federal de Chicago – Vista superior

Cofre de bonos del Banco de la Reserva Federal de Chicago – Vista frontal

Cofre de bonos del Banco de la Reserva Federal de Chicago – Vista frontal acercamiento

Cofre de bonos del Banco de la Reserva Federal de Chicago – Vista lateral

Cofre de bonos del Banco de la Reserva Federal de Chicago – Vista posterior

Caja de bonos del Banco de la Reserva Federal de Chicago – Vista superior

Caja de Bonos del Banco de la Reserva Federal de Chicago – Vista frontal

Caja de bonos de la Reserva Federal – Washington DC Serie 1934 – Vista superior

Caja de bonos de la Reserva Federal – Washington DC Serie 1934 – Vista frontal

Caja de Bonos de la Reserva Federal – Washington DC Serie 1934 – Vista posterior

HABÍA UN PROBLEMA

Tan pronto como vi estas imágenes, sentí que podría haber un problema con el tipo de letra en la parte superior de los dos cofres, como vemos aquí. Se parecía a un tipo de letra de Windows.

Cofres y cajas de bonos del Banco de la Reserva Federal de Filadelfia

Sin embargo, tras una investigación adicional, descubrí que el tipo de letra Arial moderna es muy similar a Akzidenz-Grotesk, que Berthold Type Foundry lanzó en 1896.

Aquí hay una imagen del tipo de letra original de 1896. Este fue un tipo de letra temprana y exitosa de «sans serif», y muchas otras fueron lanzadas posteriormente.

Dado que estos bonos se emitieron realmente en 1938, es posible que en los siguientes 42 años se haya creado un tipo de letra sans serif diferente, tal vez para que los titulares de los periódicos entraran en un espacio más pequeño, y que además sean más legibles desde la distancia, que se parecía a lo que vimos encima del cofre.

Al reducir la altura de las mitades superiores de las letras minúsculas como h, f, b, d, k y t, y anchar las letras, se mejoró considerablemente la legibilidad.

Por lo tanto, aunque Microsoft Word tenga una fuente similar, esto no significa que sea Arial y, por lo tanto, no podría haber existido antes de 1982.

STEVE BECKOW RECIBE FOTOS DE BONOS INDEPENDIENTE DE UN NUEVO INSIDER

Menos de dos semanas después, el 30 de diciembre, Steve Beckow publicó fotos de cajas de bonos en su sitio web, excepto que eran de una serie de 1928, a diferencia de las cajas de la serie de 1934 que yo había visto.

Aparte de las fechas, eran muy, muy similares a las que yo tenía, mucho más allá de las posibilidades, y me sorprendió.

Keenan me había enviado las fotos originales de bonos 15 minutos después de que le dijera qué aspecto tenían las cajas. Ahora yo tenía a otro insider que me daba la misma información, un insider que arriesgó todo para revelar su nombre real, Udo Pelkowski.

Udo no conocía mi propia fuente, como confirmé inmediatamente con una llamada telefónica, y tampoco conocía a Neil Keenan ni a su gente. El inglés no es su primer idioma, pero creo que su intención es pura.

http://the2012scenario.com/2011/12/evidence-corroborating-david-wilcocks-recent-allegations-philippine-gold/

Querido Steve, ha llegado el momento. Mi amigo J. P. van den Berk y yo no tenemos miedo. Por favor dale esta importante información a David Wilcock y a Ben Fulford. Tenemos más fotos y más información sobre estos hallazgos para compartir.

No tenemos interés financiero o de otro tipo, sino que compartimos la verdad.

Informamos a Barack Hussein Obama, Presidente de los Estados Unidos de América, Anna Escobedo Cabral, Tesorera de los Estados Unidos de América y James Dimon, Presidente del directorio de JPMorgan Chase & Co.

Enviamos la carta con fax y correo electrónico dos veces. Los contactamos por teléfono dos veces también. Nada sucedió por un tiempo. Algunos meses después, JPMorgan Chase Manhattan & Co abrió un banco aquí en Cebu.

Saludos cordiales, Udo

IMAGENES IMPRESIONANTES

Pelkowski le envió a Beckow estas impresionantes imágenes, pero Beckow no las publicó hasta después de que publiqué la primera parte de mi investigación inicial.

Bonos de la Reserva Federal de Wells Fargo Safe Holding

Detalle de la inscripción Wells Fargo en caja fuerte que contiene bonos de la Reserva Federal

Caja de bonos de 250mil millones de dólares de la Reserva Federal de Nueva York 1928 – posterior

Caja de bonos de 250mil millones de dólares de la Reserva Federal de Nueva York 1928 – Frente
(Nota la pobre gramática deliberada – «this» [singular] en lugar de «these» [plural])

Caja de bonos separada de la Reserva Federal desde arriba: interior, que muestra bonos de denominación más pequeña – 100K oro

Bonos de oro 100K: puestos en abanico para detalle

También había otras imágenes, pero éstas eran, con mucho, las más convincentes. Los certificados de oro dentro de las cajas coincidían perfectamente con algunas de las otras imágenes que Neil Keenan ya me había enviado. Solo he compartido una pequeña parte de toda la documentación que he recibido.

La última imagen proviene de una actualización posterior que Udo envió a Steve Beckow, como puedes leer aquí.

Luego, al día siguiente, la historia se volvió aún más escandalosa… y aún más creíble.

DAVID Y MACKIE HUTLZER – PUBLICIDAD NO DESEADA

Al día siguiente, 31 de diciembre del 2011, Benjamin Fulford me escribió una breve carta y le pidió a David Hutzler, conocido como «Hutz» en su foro de discusión, que la publicara por él.

La carta era un enlace a Unwanted Publicity Intelligence, un sitio web que mostraba aún más imágenes de estos mismos tipos de cajas de bonos.

Este mensaje público de Ben, a través de «Hutz», pronto me llegó cuando alguien más lo publicó nuevamente como un comentario en mi artículo original. Fulford había estado recibiendo serias amenazas de muerte durante ese mismo tiempo, y yo también.

Ben me pidió que publicara esto. No sé qué es.
¿Vamos a echar un vistazo juntos?

David,
Por favor, publica este enlace para las personas que quieren más evidencia:
http://upintelligence.multiply.com/?&show_interstitial=1&u=
Benjamin Fulford 古歩道ベンジャミン 090-3439-5558
Comentario de Hutz the Vandalia Solution and World news, haz clic aquí el 31 de diciembre del 2011 a las 10:29 am

Guau
¡Esto es bueno!
http://upintelligence.multiply.com/video/item/17

Comentario de hutz the Vandalia Solution and World news, haz clic aquí el 31 de diciembre del 2011 a las 11:32 am

LA SEGUNDA VEZ EN 24 HORAS, PERO LLEGÓ A UN COSTO TERRIBLE

Hice clic en el enlace y apenas podía creer lo que veía. Me habían dicho que era potencialmente letal publicar cualquier imagen de estos bonos, pero esta era la segunda vez en 24 horas que veía imágenes que eran casi idénticas a las que había recibido de Keenan.

No tenía idea de que David y su hijo Mackie, de ocho años, morirían quemados en su casa, apenas una semana después de que me transmitiera el mensaje de Ben, el 6 de enero. Esta puede haber sido la última foto conocida de ellos.

Se encontraron aceleradores [de fuego] fuera de la residencia, y no se descartó el incendio provocado.

No quiero que sus muertes sean en vano. Este trágico evento hizo mucho más probable que esos bonos fueran reales, y que alguien estaba advirtiéndome descaradamente que suspendiera esta investigación.

El miedo, obviamente, no me impidió publicarlo. De lo contrario tendría que haber vivido con ser un cobarde, y potencialmente permitir que estos inocentes padre e hijo hayan muerto por nada. Entonces tendría que lidiar con ese dolor por el resto de mi vida.

Incluso si todo esto fuera de alguna manera un engaño elaborado, que involucra un esfuerzo coordinado entre múltiples jugadores aparentemente independientes, lo cual dudo mucho, quien sea que esté jugando este juego y enviándonos a Ben y a mí «desinformación», está dispuesto a matarnos a todos.

Y eso me molesta.

Mucho.

COLECCIÓN BONOS DE UNWANTED PUBLICITY

Aquí están las imágenes más impactantes que saltaron a la vista cuando exploré las distintas colecciones en el sitio web de Unwanted Publicity Inteligence.

Nuevamente, hay similitudes absolutamente irrefutables e innegables con lo que acabamos de ver de Neil Keenan y Udo Pelkowski, y lo que mi propio insider me había descrito antes de poder ver una imagen.

En particular, descubrí que un cofre emitido por un banco diferente de la Reserva Federal, esta vez en Dallas, Texas, era casi idéntico a las imágenes de las cajas de la serie de 1934 que Neil Keenan me había enviado.

Unwanted Publicity también tenía más imágenes de los bonos que estaban dentro de las cajas, algunas de las cuales parecían bastante impactantes, y eran elaboradas, detalladas y lo suficientemente atractivas como para ser creíbles, a pesar de sus denominaciones aparentemente astronómicas.

Serie 1928 Bonos de la Reserva Federal de Wells Fargo. Observa las  faltas de ortografía deliberadas de «Regestered» [registered] y «Securer» [secured].

Banco de la Reserva Federal de Texas Serie 1934 Caja de bonos de tres billones de dólares – Vista frontal

Banco de la Reserva Federal de Texas,  Serie 1934 Caja de bonos de tres billones de dólares: vista interior

Certificado de oro de la Reserva Federal de 100.000 dólares – de «Unwanted Publicity»

Bono del Banco de la Reserva Federal de Cleveland de mil millones de dólares – De «Unwanted Publicity»

Bono del Banco dela Reserva Federal de mil millones de dólares – De «Unwanted Publicity»

Bono del Banco de la Reserva Federal del Este de Chicago de cien millones de dólares – De «Unwanted Publicity»

Caja de Bonos Serie 1934 Banco de la Reserva Federal de Boston – conteniendo 250 bonos de mil millones de dólares

Cofre de bonos más pequeño Serie 1934: vista desde de arriba a abajo del interior, con la tapa abierta

Caja de Bonos Serie 1934

Caja de Bonos Serie 1934 – Interior

Pilas de cajas de bonos de la Reserva Federal Serie 1934 de Unwanted Publicity Inteligence

Pilas de cajas de bonos de la Reserva Federal Serie 1934 de Unwanted Publicity Inteligence

Bonos City Bank/Reserva Federal Chiang Kai Shek 500 millones de dólares de «Unwanted Publicity»
(Observa la falta de ortografía deliberada de «Reseve» [Reserve] en el lado frontal.)

Caja de Bonos 1934 Reserva Federal/JP Morgan 100 millones de dólares – Tapa, caja y contenido interior

Caja de certificado de oro de la Reserva Federal Boston/JP Morgan 1934 – Vista frontal

Caja de certificado de oro de la Reserva Federal Boston/JP Morgan 1934 – Vista de arriba a abajo

Tapa de certificado de oro de la Reserva Federal Boston/JP Morgan 1934
(Observa los errores gramaticales deliberados)

Certificado de depósito de metal oro interior Reserva Federal JP Morgan/Boston 1934
(Observa el error deliberado en la primera oración: «La imagen del presidente Wilson Woodrow» [su nombre era Woodrow Wilson… etcétera.)

Vista detallada del certificado de oro de la Reserva Federal JP Morgan/Boston 1934

Vista de cerca de Certificados de oro JP Morgan

CONTRA-INTELIGENCIA DE LOS MEDIOS MASIVOS

Otra sorprendente confirmación se produjo apenas doce días después de la muerte de David y Mackie Hutzler, mientras yo aún trabajaba frenéticamente para terminar esta investigación.

Bloomberg News publicó una historia que nombró directamente y atacó el robo de bonos de 134mil 500 millones de dólares que está detrás de nuestra investigación.

Esto parecía ser el gran «tiro mortal» que estaba previsto que saliera a la luz en los medios de comunicación tradicionales, como una acción contraria a esta demanda.

Además, el artículo de Bloomberg publicó imágenes de bonos que eran falsificaciones dolorosamente obvias, y dijo que hay un mercado rico para el fraude en este negocio, lo cual indudablemente es cierto.

Sin embargo, estos bonos falsos eran ridículamente malas imitaciones de lo real. Obviamente, una imagen del dólar de EEUU fue photoshopeada, los otros bonos son una broma y los cofres también parecen basura comparados con lo que acabamos de ver, pero aquí están.

[Curiosamente, esta imagen se colocó a 333 píxeles de ancho.]

 

LEAMOS EL ARTÍCULO POR NOSOTROS MISMOS

http://www.bloomberg.com/news/2012-01-18/no-one-knows-truth-about-300b-bonds-from-alleged-plane-crash.html

Chris Estrella, un trabajador social filipino, dice que lideró una tropa de cinco vigilantes desde la jungla Mindanao en enero del 2000 con una caja de hierro y cuero desgastada por el clima con 25,000 millones de dólares de bonos del gobierno de los Estados Unidos.

«Los ancianos de la tribu Umayamnon me dijeron que un avión estadounidense se estrelló en su río en la década de 1930», dice Estrella, de 47 años, a través de un telófono móvil desde un sendero entre la aldea tribal y Davao, la ciudad más grande de la isla de Filipinas. «El río se secó en la década de 1990, y los nativos entraron en el avión y encontraron 12 cajas que contenían $300 mil millones en bonos».

Cada caja, adornada con el Gran Sello de los Estados Unidos y las palabras «Federal Reserved Bond», contenía cinco monedas de oro con un retrato de George Washington en un lado, dijo Estrella.

Descansaban sobre pilas de certificados que parecían haber sido emitidos por el Banco de la Reserva Federal de Atlanta en 1934 y canjeables en lingotes de oro. Las notas llevaban la firma del entonces secretario del Tesoro Henry Morgenthau Jr…

Ponte Chiasso

No era la primera vez que un lote de falsos bonos estadounidenses emergía de Filipinas.

«Estuvimos en contacto con el inframundo en una operación en el sur de Italia cuando llegó la llamada», dijo el agente especial del Servicio Secreto de los Estados Unidos, Robert Gombar, jefe de la oficina de la agencia en Roma.

La fecha fue el 16 de junio del 2009, y Gombar, de 65 años, recuerda haber puesto los ojos en blanco ante las noticias de la policía fiscal de la Guardia di Finanza de Italia a través de su oficial de enlace en Roma.

«La Guardia atrapó a dos japoneses que ocultaban bonos del Tesoro de los Estados Unidos en el falso fondo de una maleta a bordo de un tren de carga a punto de cruzar a Suiza«, dijo Gombar, girando un lápiz detrás de su escritorio dentro de la Embajada de los Estados Unidos en Roma. «Era sospechoso, así que tomamos un expreso al norte».

Lo que Gombar descubrió en la aldea fronteriza de Ponte Chiasso fue una pila de bonos del Tesoro estadounidense de 1934 con un valor nominal de $134 mil millones, haciendo de los dos sospechosos el cuarto mayor acreedor del gobierno de los Estados Unidos en ese momento, detrás de Rusia con $138 mil millones en deuda estadounidense y por delante del Reino Unido con $128 mil millones.

Falsificaciones híbridas

Aunque un magistrado local liberó a los sospechosos debido a la falta de pruebas de la intención de vender o probar que la pareja estuvo involucrada en la fabricación de lo que resultó ser una maleta de bonos falsss, el incidente marcó la sexta vez que las autoridades italianas llamaron a Gombar para autenticar un recorrido de lo que parecían ser valores estadounidenses de contrabando. Como la mayoría de los otros casos, este apuntaba a Asia: los dos sospechosos japoneses habían llegado a Italia desde Filipinas, dice Gombar.

«Llamamos a estos bonos instrumentos híbridos falsificados porque no existe un bono del Tesoro por $500 millones», explica Gombar, quien ha perseguido a las redes globales de dinero falso desde el puesto de avanzada de Roma del Servicio Secreto desde 1998. «Es como falsificar un billete de $3, algo como eso no existe «.

Aunque los valores del Tesoro se cambiaron de papel a formato electrónico en la década de 1980 y el gobierno dejó de emitir bonos al portador en 1982, Gombar dice que la procedencia anterior a la Segunda Guerra Mundial de los bonos falsos, sellada con la firma falsificada de Morgenthau, sigue siendo un atractivo para los artistas estafadores.

Instrumentos ficticios

«La gente es crédula», dice Gombar. “Incluso aquellos que trabajan en el mundo financiero. «El valor de $134 mil millones de bonos de Morgenthau incautados en Ponte Chiasso en 1934 fue casi cinco veces más que la deuda nacional de Estados Unidos de $27 mil millones ese año».

El mayor bono del Tesoro de los Estados Unidos que se haya emitido jamás tuvo un valor nominal de $10 millones, dice el agente especial compañero de Gombar, agente especial Michael Giovanniello. Solo $105mil 400 millones en bonos al portador pendientes aún no se han cobrado, dice.

«Los bonos falsos se conocen oficialmente como instrumentos financieros ficticios», dijo Giovanniello, de 44 años. “Los instrumentos financieros falsificajos reflejan algo que realmente existe. De cualquier manera, es un esquema fraudulento que estamos muy interesados ​​en perseguir».

El Servicio Secreto promedia alrededor de 100 casos al año relacionados con bonos y otros instrumentos ficticios, lo que resulta en alrededor de 70 arrestos, dice el agente especial Edwin Donovan, un portavoz de la agencia en Washington. La pérdida anual promedio de las víctimas es de alrededor de $11 millones, dijo.

«Grandes Extremos»

«Hoy en día, los bonos son casi siempre bonos del Tesoro de los Estados Unidos de los años 1930, y los falsificadores se han vuelto más sofisticados», dijo Gombar.

«Van a grandes extremos, colocándolos en cofres del tesoro anticuados llenos de recortes de periódicos de la década de 1930. Se necesita mucho tiempo y problemas para imprimir estos bonos y establecer la estafa».

VAMOS A ACLARAR ESTO …

Benjamin Fulford nunca ha intentado beneficiarse de esta historia de bonos. Tampoco Udo Pelkowski, quien claramente dijo que no tenía interés financiero en publicar sus imágenes. El insider que me dijo por primera vez cómo eran los bonos nunca me pidió dinero.

El autor de Unwanted Publicity Intelligence no ha hecho ningún esfuerzo, en ningún lugar de su sitio web, para decir que tiene bonos en venta. De hecho, he escuchado que está bastante empobrecido y que su vida fue destruida por publicar sus hallazgos.

Neil Keenan nunca intentó pedirme dinero o decirme que ahora «estoy dentro» y que puedo ganar dinero con estos bonos una vez que salgan. Tampoco he podido encontrar ni un solo fragmento de evidencia de que él o sus asociados hayan hecho esto con alguien más.

Lo mismo ocurre con Dragon Family/Kuomintang, quienes emitieron dos grupos diferentes de bonos que comenzaron todo este lío, cada uno de los cuales tenía aproximadamente un billón de dólares en su valor final con intereses.

El valor nominal del grupo que se incautó en Chiasso, Italia, fue de $134mil 500 millones. El grupo que se le confió a Neil Keenan, que más tarde fue robado por Daniele Dal Bosco, lo que llevó a la presentación de esta demanda, fue un total de $144mil 500 millones.

La Familia del Dragón desea recuperar las pérdidas incurridas de ambos grupos de estos bonos. La desinformación de los medios insensibles, las amenazas de muerte y los asesinatos rituales no resolverán el problema de la Reserva Federal.

Ellos mintieron. Robaron. Y la demanda de Keenan tiene pruebas absolutas e irrefutables para respaldar estas afirmaciones.

A medida que nos adentremos en la Sección Cinco, profundizaremos aún más en los detalles de Tiranía Financiera: la información que se puede demostrar sobre cómo funciona y, lo que es más importante, qué podemos hacer al respecto.


Fuente: https://divinecosmos.com/davids-blog/1023-financial-tyranny/4/


Parte 3:

TIRANÍA FINANCIERA (Parte 3 de 10): Derrotando el mejor encubrimiento de todos los tiempos


 

3 respuestas a «TIRANÍA FINANCIERA (Parte 4 de 10): derrotando al mayor encubrimiento de todos los tiempos»

  1. Muchas gracias Divulgacion Total, como siempre lindo trabajo, y gracias a David WILCOCK, como a Benjamin Fulford, al hacer posible tal información fue muy educativo, Dios los bendiga a todos.

  2. El oro se encuentra en Japón,el dragón blanco…Algunos bancos asiáticos lo tienen en cámaras acorazadas bajo el mar,en paraísos fiscales,es el más usado para intercambiar por Bitcoin.Creemos que el patrón oro,no cambiaría tanto la vida de la gente,si lo robasen sería más evidente además de más pesado que el papel.Seguramente el patrón oro arruinaría al Banco central y a este tipo de megabancos y quizás a familias poderosas incluso de la Realeza,lógicamente no les interesa,sobre todo a los Roschlid a Londres y a Wall Street.,que decir del Vaticano,o el de los Windsor enterrado en sotanos.Viviriamos del mismo modo y ganaríamos lo mismo pero el dinero tendría un valor real y no fiduciario.Lo de los bonos falsificados es interesante a más no poder,más que cualquier película de ficción.Todo esto es sumamente peligroso…lamentamos la muerte de David y Make,y seguimos de cerca las increíbles informaciones de Fullford y de Wilcok.Muy buen trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *