Will Zoll
22FEB2022

1918: La “Caída” de Hohenzollern; el Ascenso del Enemigo Invisible

En la hora 11 del día 11 del mes 11 en 1918, las potencias aliadas y Alemania firmaron un armisticio.

No es de extrañar que Alemania perdiera la guerra. El desastroso Plan Schlieffen (Parte 2) puso a Alemania en una misión kamikaze que estaba condenada a destruir la nación e infligir un terrible daño en el mundo al mismo tiempo.

Para las potencias aliadas, el Día del Armisticio fue una gran victoria. El Kaiser y todas las familias reales del Imperio alemán abdicaron y se estableció una República democrática Weimar. Era la primera vez que los alemanes necesitarían votar por sus líderes.

El Kaiser huyó de Alemania hacia la seguridad de los Países Bajos, donde buscó asilo. La reina holandesa Wilhelmina, de la casa de Orange, accedió a la petición del Kaiser. Parecía razonable, después de todo, ya que era su primo.

La pérdida de la Primera Guerra Mundial fue una humillación nacional. Como para echar sal en la herida, el Tratado de Versalles fue considerado una completa burla. El costo de las reparaciones obligaría al pueblo alemán a la bancarrota multi-generacional. No terminaría bien.

El mariscal francés, general Ferdinand Foch, entendió la naturaleza del Tratado de Versalles y que se estaba gestando otra guerra. Su predicción fue Nostradámica.

Esto no es paz. Es un armisticio de veinte años. -Ferdinand Foch

De otro lado, los nuevos banqueros globalistas estaban salivando ante la perspectiva de una Alemania en bancarrota. El futuro maestro del fiat, John Maynard Keynes, pensó que era mejor tomarlo todo del pueblo alemán.

Alemania es responsable en toda la extensión del daño que ha causado a las Naciones Aliadas y Asociadas…. Los Gobiernos Aliados y Asociados exigen en consecuencia que Alemania pague el daño que ha causado hasta el límite total de su capacidad…. Alemania entregará inmediatamente (a) la totalidad de su marina mercante, (b) la totalidad de sus monedas y lingotes de oro y plata en el Reichsbank y de todos los demás bancos; (c) la totalidad de la propiedad extranjera de sus nacionales situadas fuera de Alemania, incluidos todos los valores extranjeros, propiedades extranjeras y negocios y concesiones.

https://mises.org/wire/keynes-and-versailles-treatys-infamous-article-231

Los financistas estadounidenses también encontrarían formas de beneficiarse enormemente de la inminente bancarrota alemana.

1924: El Plan Dawes / El Tratado de Versalles después de la Primera Guerra Mundial impuso una pesada carga de reparaciones a la derrotada Alemania. Esa carga financiera, una causa real del descontento alemán que condujo a la aceptación del hitlerismo— fue utilizada por los banqueros internacionales para su propio beneficio. La oportunidad de hacer flotar préstamos lucrativos para los cárteles alemanes en los Estados Unidos fue
presentado por el Plan Dawes y posteriormente el Plan Young. Ambos planes fueron diseñados por esos banqueros centrales, que manejaban los comités para sus propias ventajas pecuniarias y, aunque técnicamente los comités no fueron nombrados por el gobierno de los Estados Unidos, los planes fueron de hecho aprobados y patrocinados por el Gobierno.

https://www.voltairenet.org/IMG/pdf/Sutton_Wall_Street_and_Hitler.pdf página 8

Desglosaremos los detalles de esos acuerdos más adelante, pero está claro que las condiciones financieras impuestas al pueblo alemán después de la Primera Guerra Mundial conducirían a la ruina total.

El Plan Schlieffen fue un desastre. Incitar a Estados Unidos a la guerra fue un desastre. El Tratado de Versalles fue un desastre. ¿Cómo es que el reino prusiano que dominó la guerra estratégica y la diplomacia en Europa por siglos se volvió tan incompetente?

Ajedrez Ludendorff

Como se indicó en la Parte 2, desde 1916 hasta el final de la Gran Guerra, el 11 de noviembre de 1918, Alemania estuvo en una dictadura militar de facto. Cada aspecto de la vida alemana estaba controlado por tres hombres. Dentro de esa estructura, el general Erich Ludendorff controlaba la Reichswehr. Cuando Alemania se rindió, Ludendorff renunció. Su renuncia, sin embargo, fue solo una ingeniosa jugada prusiana. Continuaría operando en las sombras como comandante supremo; pero ahora era invisible para el mundo.

Ludendorff es posiblemente el personaje más importante de toda esta investigación. Su filosofía, palabras y acciones estaban detrás de todo lo que eventualmente sucedería en Alemania.

La historia lo juzgaría como un rencoroso antisemita, anticomunista y un mal perdedor. Sería recordado como un general incompetente que se convirtió en un extremista de derecha tan violento que incluso Hitler se distanció de él. Detrás de escena, se estaba realizando un juego mucho más grande.

Filosofía de Ludendorff

A estas alturas debería quedar claro que la cultura prusiana debía movilizar a todos los ciudadanos al servicio del Estado. Cuando Prusia perdió la guerra contra Napoleón en 1806, la Universidad de Berlín declaró efectivamente que los niños ahora estaban bajo la tutela del Estado y debían ser adoctrinados como Prusia considerara conveniente.

“La nueva educación debe consistir esencialmente en esto, que destruye por completo el libre albedrío… Si quieres influir en él [el estudiante], debes hacer algo más que simplemente hablarle; debes moldearlo y moldearlo de tal manera que simplemente no pueda querer otra cosa que sea lo que tú deseas para él”. — Johann Gottlieb Fichte, “Segundo discurso a la nación alemana”, 1807 —

https://reignitinglibertystorch.com/2018/03/29/school-indoctrination-from-the-acorns-grow-the-trees/

Como describimos en Orígenes prusianos de la educación moderna, esa ideología controladora es ahora el modelo del sistema educativo actual.

Ludendorff llevaría la noción prusiana de ciudadanos al servicio del Estado al extremo. Su libro, que no se publicó hasta 1935, explicaría lo que estuvo pensando todo el tiempo. Quería que todos los complejos industriales y todos los ciudadanos se movilizaran, operando al unísono con un solo propósito. Ese propósito era la guerra total.

Para lograr ese objetivo, se requeriría que cada hombre, mujer y niño se sometieran colectivamente a una ideología de odio militante. Con el tiempo, la visión de Ludendorff se haría realidad.

Maldad escondida: un nuevo libro investiga el rol que las mujeres tienen en la Alemania nazi

https://www.dailymail.co.uk/news/article-1142824/Nazi-women-exposed-bit-bad-Hitlers-deranged-male-followers.html

Palabras de Ludendorff

Después de la firma del Tratado de Versalles, Erich Ludendorff se descarriló por completo. Se negó a aceptar que Alemania había perdido la guerra en el campo de batalla. En cambio, afirmó que Alemania había sido traicionada por los políticos y revolucionarios socialistas de Berlín, muchos de los cuales eran judíos. Lo que se conoció como la “teoría de la puñalada por la espalda”, o Dolchstoßlegende. Fue esa afirmación, del máximo comandante general de la nación, la que plantó las semillas de odio que más tarde sería aprovechada por Hitler.

Después de la Primera Guerra Mundial, tuvo lugar una revolución alemana que estableció al partido comunista como una fuerza política formidable. En esos primeros días de la República de Weimar, la sociedad estaba efectivamente dirigida por izquierdistas radicales. Ludendorff predijo que Alemania colapsaría y que esos partidos políticos de izquierda serían responsables. Al final, el pueblo alemán los destruiría.

Con la Revolución los alemanes se han convertido en parias entre las naciones, incapaces de ganar aliados, siervos al servicio de los extranjeros y del capital extranjero y privados de todo respeto propio. Dentro de veinte años, el pueblo alemán maldecirá a los partidos que ahora se jactan de haber hecho la Revolución. -Erich Ludendorff

Por último, Ludendorff se convirtió en un antisemita acérrimo. Sin embargo, no se detuvo en los judíos; haría la guerra contra cualquier cosa que pudiera conducir a la paz.

Rechazo el cristianismo porque es judío, porque es internacional y porque, de manera cobarde, predica la Paz en la Tierra. -Erich Ludendorff

Durante la Primera Guerra Mundial, Ludendorff se convirtió en el hombre más respetado de Alemania. Millones buscarían su inspiración y guía cuando comenzara la humillación y el costo de la Gran Guerra. El General usaría su influencia pública para un solo propósito; atribuir la culpa.

Cuando Hitler finalmente llegó al poder unos 14 años después, la filosofía y las acusaciones de Ludendorff quedarían arraigadas en la conciencia colectiva alemana.

Acciones de Ludendorff

La filosofía y las palabras mordaces son una cosa, pero Ludendorff no era un hombre de palabras vacías. Era un hombre de acción y estaba poniendo en marcha un agresivo plan.

Para empezar, creó una división de inteligencia militar conocida como los “comandos ilustrados”. La inteligencia central se estaba infiltrando en la política alemana. Hitler fue uno de los primeros reclutas.

Hitler quedó devastado por la rendición alemana y por el armisticio de noviembre de 1918. Como muchos de sus camaradas en el ejército imperial alemán, Hitler estaba convencido de que Alemania aún podría haber ganado la guerra. La rendición, creía, había sido obra de políticos liberales y socialistas que habían apuñalado a su país por la espalda (más tarde describió a ese grupo como “criminales de noviembre”). / Al final de la guerra, Hitler tenía la intención de permanecer en el ejército. En la primavera de 1918, aceptó un puesto en los “Comandos Iluminados”, una unidad recién formada encargada de detectar a presuntos comunistas e infiltrarse en pequeños grupos políticos.

https://alphahistory.com/nazigermany/adolf-hitler/

Supuestamente, esa unidad de comando fue creada bajo la ‘Abwehr’ para ayudar en la defensa contra el espionaje militar. Abwehr era el servicio de inteligencia militar alemán para Reichswehr.

El Tratado de Versalles prohibió a la República de Weimar establecer una organización de inteligencia propia. Esa estructura de comando significaba que no estaban violando el Tratado de Versalles. La unidad de comando se usaría para infiltrarse en tantos partidos políticos como fuera posible.

El jefe de Adolfo Hitler era el capitán Karl Mayr. Mayr reclutó a muchos otros como Adolfo Hitler para su programa de infiltración. La infame carta de Gemlich muestra que Karl Mayr dirigía a múltiples agentes de campo, todos con tareas similares a las de Hitler.

En septiembre de 1919, Mayr ordenó a Hitler unirse al Partido de los Trabajadores Alemanes (DAP). Después de asistir a algunas reuniones, Hitler se unió a DAP. La historia oficial es que Hitler se unió a DAP a tiempo completo y que fue dado de baja del ejército en marzo de 1920. Sin embargo, en las propias palabras de Karl Mayr, Hitler no renunció a la Reichswehr hasta junio de 1920 y permaneció en los cuarteles militares hasta ese momento.

Parecía estar feliz en esa cabina y permaneció allí hasta que tuvo que renunciar a la Reichswehr el 10 de junio de 1920.

https://marcuse.faculty.history.ucsb.edu/projects/hitler/sources/40s/41currhist/41vCurrHistHitlersBoss.htm

Mayr incluso le pagó a Hitler para que lo ayudara en su misión.

A los miembros de la Reichswehr no se les permitía afiliarse a partidos políticos, pero para complacer a Ludendorff, cuyos deseos todavía se respetaban en la Reichswehr, ordené a Hitler que se uniera al Partido de los Trabajadores y ayudara a fomentar su crecimiento. Al principio se le permitió el equivalente de veinte marcos de oro en el dinero de la inflación actual semanalmente para ese propósito.

Nota que Mayr menciona a Ludendorff por su nombre. Mayr afirma que Ludendorff le ordenó personalmente que hiciera que Hitler se uniera a DAP y que lo hiciera crecer. Él honró esa petición por respeto al General. El único problema era que Ludendorff ya no formaba parte de la Reichswehr. ¿Recuerdas? Había renunciado a su cargo.

¿Por qué es todo esto importante?

Hitler pudo haber renunciado al ejército, pero el Capitán Mayr todavía le pagaba. Este detalle revela que era un agente militar encubierto que operaba dentro de un partido político. Se puede ver el verdadero papel de los “comandos ilustrados”. Si bien técnicamente era ilegal, el papel de Hitler como “contratista” del aparato central de inteligencia fue una forma de evitar esos molestos Tratados.

Además, Mayr afirmó que todavía recibía órdenes de Ludendorff y nuevamente reveló que Ludendorff todavía estaba al mando de la Reichswehr, o al menos de parte de ella.

Al igual que Hitler, Mayr tenía otros agentes de campo infiltrados en todos los partidos políticos. Toda esa información de inteligencia estaba disponible para Ludendorff, a petición suya.

Ese modelo está empezando a parecer extrañamente familiar. Realmente fue “infiltración en lugar de invasión”.

Ludendorff estaba dirigiendo una operación militar invisible. Bienvenidos a los orígenes del gobierno en la sombra.

Orden en el caos

¿Qué era exactamente esa operación militar en la sombra que Ludendorff parecía estar ejecutando?

Al infiltrar grupos políticos con agentes encubiertos, los miembros desprevenidos podrían radicalizarse para cometer actos de violencia. Tener activistas enloquecidos aterrorizando al pueblo alemán podría eventualmente usarse como un pretexto político, donde se necesitaría un “hombre fuerte” o salvador para resolver la desesperada situación en la que se encontrarían los alemanes.

Una vez que Hitler se infiltró en DAP, se dedicó a reforzarlo lo más rápido posible.

En las siguientes semanas, Hitler incorporó al partido a varios miembros de su ejército, incluido uno de sus oficiales al mando, el capitán Ernst Röhm. La llegada de Röhm fue un acontecimiento importante, ya que tenía acceso al fondo político del ejército y pudo transferir parte del dinero a GWP. Otros miembros anteriores incluían a los futuros líderes nazis Rudolf Hess, Hans Frank y Alfred Rosenberg.

https://www.jewishvirtuallibrary.org/background-and-overview-of-the-nazi-party-nsdap

Con el dinero a raudales en DAP, Hitler cambió el nombre a NSDAP, que más tarde se convertiría en el Partido Nazi. También pudo construir su propio ejército privado, conocido como “Sturmabteilung”, “SA” o “Storm Division – División Tormenta”.

SA fue fundada en Munich por Hitler en 1921 con varios matones que se habían adherido al incipiente movimiento nazi. Obtuvo su membresía inicial en gran parte de los Freikorps (Free Corps), grupos de saqueadores armados, compuestos en gran parte por ex soldados, que lucharon contra los izquierdistas en las calles en los primeros días de la República de Weimar.

https://www.britannica.com/topic/SA-Nazi-organization

Para el máximo malestar civil, las SA de Hitler necesitarían oponentes dignos para luchar en las calles. Dado que la misión del Capitán Karl Mayr se había infiltrado en numerosos grupos políticos radicales, sin duda eso podría arreglarse fácilmente.

Ludendorff no solo promovería una guerra sin fin; era el hombre detrás de Mayr y del caos político que se planeó que ocurriera entre los grupos políticos radicalizados. Como desglosaremos en partes posteriores, también actuaría como intermediario entre las corporaciones más grandes del mundo y los partidos políticos que financian.

Alemania estaba a punto de ser devorada por los lobos. Se crearían fortunas, mientras que la nación caería en un abismo tan profundo que la gente finalmente buscaría la salvación en un solo hombre.

La orden de Hitler sólo vendría del caos que la precedió.


Fuente:

https://prussiagate.substack.com/p/not-since-1917-part-iii


Relacionado:

28ABR2023 – No desde 1917 – Parte II (Prussiagate – continuación)

Por Ileana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *