ObamaGate No Es Una Teoría de Conspiración.

Este artículo que les traducimos aquí, escrito por David Harsanyi y publicado en National Review el 12 de mayo del 2020 resume de la manera más simple posible, el por qué ObamaGate es un escándalo que debería estar en los todos los medios de comunicación, por encima incluso de la agonizante pandemia.


ObamaGate no es una teoría de conspiración.

No hay razón para ignorar la creciente evidencia de que los funcionarios de la administración de Obama fueron corruptos en su manejo de la investigación entre Trump – Rusia.

Los que comparten hashtags #Obamagate en Twitter harían mejor al evitar la histeria que vimos de los creyentes de la colusión rusa, pero no tienen ninguna razón para ignorar la creciente evidencia que sugiere que la administración de Obama se involucró en una corrupción grave.

Los demócratas y sus aliados, a quienes les gusta fingir que el único acto escandaloso del presidente Obama fue usar un traje marrón, van a pasar los próximos meses encendiendo al público al enfocarse en las acusaciones más febriles contra Obama. Pero el hecho es que ya tenemos más que nunca pruebas convincentes de que el gobierno de Obama cometió mala conducta para abrir la investigación de colusión rusa.

No es conspiración notar que la investigación a Trump se basó en un documento de investigación de la oposición lleno de fábulas y, muy probablemente, de desinformación rusa. Sabemos que el Departamento de Justicia retuvo evidencia contradictoria cuando comenzó a espiar a aquellos en la órbita de Trump. Tenemos pruebas de que muchas de las aplicaciones relevantes de la orden FISA, casi todas ellas, en realidad, se basaron en evidencia «fabricada» o plagadas de errores. Sabemos que los miembros de la administración Obama, que no tenían un papel genuino en las operaciones de contrainteligencia, desenmascararon repetidamente a los aliados de Trump. Y ahora sabemos que, a pesar de la escasez de pruebas, el FBI engañó a Michael Flynn para que se declarara culpable y que así, se pudiera continuar la investigación.

Además, el contexto más amplio solo hace que todos estos hechos sean más condenatorios. Para el 2016, la comunidad de inteligencia de la administración Obama había normalizado el espionaje doméstico. El director de inteligencia nacional de Obama, James Clapper, mintió sobre espiar a ciudadanos estadounidenses al Congreso. Su director de la CIA, John Brennan, supervisó una agencia que se sentía cómoda espiando al Senado, con al menos cinco de sus subordinados entrando sin autorización en los archivos de computadoras del Congreso. Su fiscal general, Eric Holder, invocó la Ley de Espionaje para espiar a un periodista de Fox News, vendiendo su caso a tres jueces hasta que encontró a uno que le permitió nombrar al reportero como conspirador. El gobierno de Obama también espió a los periodistas de Associated Press, lo cual esa organización de noticias llamó una «intrusión masiva y sin precedentes». Y aunque hace tiempo se ha olvidado, los funcionarios de Obama fueron sorprendidos monitoreando las conversaciones de miembros del Congreso que se opusieron al acuerdo nuclear con Irán.

¿Qué hace que alguien crea que esas personas no crearían un pretexto para espiar al partido de la oposición? Si alguien lo cree, no debería, porque encima de todo eso, sabemos que Barack Obama estaba muy interesado en el progreso de la investigación de colusión rusa.

En su última hora en el cargo, la asesora de seguridad nacional Susan Rice se escribió a sí misma un correo electrónico de autoconservación, señalando que ella había asistido a una reunión con el presidente, la fiscal general adjunta Sally Yates, el director del FBI James Comey y el vicepresidente Joe Biden, reunión en la que Obama enfatizó que todo en la investigación debería proceder «según el libro».

¿Los altos funcionarios de la administración Obama no siempre condujeron tales investigaciones “según el libro»? Es curioso que tuvieran que recibir instrucciones específicas para hacerlo. También es curioso que el asesor saliente de seguridad nacional, 15 minutos después de que Trump juró como presidente, tuviera que mencionar esa reunión.

Nada de esto significa que Obama cometió algún delito específico; casi seguramente no lo hizo. Sin embargo, en un entorno mediático saludable, la creciente evidencia de irregularidades provocaría un torrente de curiosidad periodística.

«Pero», te preguntarás, «¿qué importa ahora?” Bueno, para empezar, muchos de los mismos personajes centrales de toda esta aparente malversación ahora quieren retomar el poder en Washington. Biden es el presunto candidato presidencial del Partido Demócrata, se postula como el heredero del legado de Obama y estuvo en esa reunión con Rice. El ha negado incluso haber sabido algo sobre la investigación del FBI a Flynn antes de verse obligado a corregirse a sí mismo después de que George Stephanopoulos de ABC señalara que fue mencionado en el correo electrónico de Rice. Es completamente legítimo preguntarse qué sabía sobre la investigación.

A los escépticos les gusta señalar que el gobierno de Obama no tenía motivos para incurrir en abusos, porque los demócratas estaban seguros de que iban a ganar. Richard Nixon ganó 49 estados en 1972. Sus compinches no tuvieron necesidad de irrumpir en las oficinas del DNC (DNC=partido demócrata) y tocar Watergate. Pero como señalaron los agentes del FBI involucrados en el caso, querían tener una «póliza de seguro» si ocurría lo impensable.

En el 2016, sucedió lo impensable, y todavía estamos lidiando con las consecuencias cuatro años después. No sabemos dónde terminará este escándalo, pero uno no tiene que ser un teórico de la conspiración para imaginárselo.


Fuente (en inglés):

https://www.nationalreview.com/2020/05/trump-russia-investigation-obamagate-not-conspiracy-theory/


 

Una respuesta a «ObamaGate No Es Una Teoría de Conspiración.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *