Recordando Qué Hizo la CIA Antes de Trump.

Hay mucha confusión con respecto a las agencias de inteligencia de los Estados Unidos. Lamentablemente, las acciones de estas agencias de inteligencia, sobre todo en gobiernos o «administraciones» anteriores al Presidente Trump, dejaron un rastro terrible de guerras, asesinatos y abusos no sólo en Estados Unidos sino en el resto del planeta Tierra.

No es justo culpar a «los estadounidenses» por estas acciones, que han sido perpetradas por agentes que, obviamente no ejecutaban operaciones por la voluntad del pueblo estadounidense, sino más bien, de algunos malos elementos de un «Estado Profundo» o «gobierno en las sombras» que tomó control de estas agencias y otras instancias políticas y corporativas, para llevar a cabo su agenda de destrucción, abuso, asesinato, e incluso de diferentes tipos  de tráfico ilegal.

Para los que han seguido la información de QAnon debe estar claro que la operación del grupo que llamamos la «Alianza» (los tipos buenos, trabajando por la gente) tomó por sorpresa al Estado Profundo, al quitarles el control de la NSA, una de las agencias que hacía la mayor vigilancia o recolección de datos de todo el planeta.

No es sorpresa, ahora en abril del 2020, enterarnos que el FBI de la administración Obama, usó el famoso expediente Steele para tener una manera «legal» de espiar a Donald Trump, durante su campaña electoral, quizás porque quedaron a «oscuras» sin la información que tenían del espionaje de la NSA, y fue clave en esto el Almirante Mike Rogers quien trabajó aparentemente con los sombreros blancos y advirtió a Trump que lo estaban espiando inclusive en su propia Torre Trump, haciendo que Trump cambie su cuartel general de campaña a otro lugar, apenas tuvo la advertencia del Almirante Rogers.

Esto también es claro cuando vimos que anteriormente, usaron a Edward Snowden como un supuesto «denunciante», quien habló con todos los Medios Masivos de comunicación hablando del espionaje que hacía la NSA, pero tengan esto siempre en mente: Snowden nunca dijo una sola palabra sobre el espionaje y operaciones oscuras de la CIA.

Este simple hecho ya dice mucho. Según la información de inteligencia de QAnon, la CIA era la agencia casi totalmente controlada por el Estado Profundo. Y quién sabe, quizás hasta ahora hayan algunos agentes «durmientes» o «sleepers» como les llaman, del Estado Profundo en esa agencia y otras.

Para refrescar la memoria a muchos, debajo estamos traduciendo un artículo escrito por Sherwood Rose y publicado el 20 de julio del 2010 en scoop.co.nz, en plena época del primer gobierno de Barack Obama, quién continuó permitiendo los abusos que la CIA hizo durante la administración anterior de George Bush e incluso desde anteriores presidentes.

Tengan en cuenta el contexto, el artículo es del 2010, mucho antes que Trump siquiera decidiera ser político y mucho antes que existiera una fuente de inteligencia que informe directamente al público, como QAnon.


La CIA: más allá de la redención y debería ser terminada

Lunes 26 de julio de 2010, 13:08
Escrito por: Sherwood Ross

La Agencia Central de Inteligencia (CIA) confirmó los peores temores de su creador, el presidente Harry Truman, de que podría degenerarse en «una Gestapo estadounidense». Ha sido justo eso durante tanto tiempo que está más allá de la redención. Representa 60 años de fracaso y fascismo totalmente en desacuerdo con el espíritu de una democracia y debe cerrarse de forma permanente.

A lo largo de los años, «la Agencia», como se la conoce, ha brindado a los presidentes de los Estados Unidos tanta información errónea sobre tantos asuntos críticos, ha quebrantado tantas leyes, subvirtió tantas elecciones, derrocó a tantos gobiernos, financió a tantos dictadores y asesinó y torturó tantos seres humanos inocentes que las páginas de su historia oficial podrían escribirse con sangre, no con tinta. La gente de todo el mundo la considera infame, y esa evaluación, lamentablemente para la reputación de Estados Unidos, es en gran medida precisa. Además, dado que el presidente Obama tiene media docena de otras agencias de inteligencia importantes en las que confiar para recibir orientación, ¿por qué necesita la CIA? De una sola vez, podría sacar a unos 27,000 empleados de la nómina federal, ahorrar a los contribuyentes miles de millones y borrar la mancha de la CIA de la bandera estadounidense.

Si crees que esta es una idea «radical», piénsalo de nuevo. Lo que es «radical» es empoderar a una multitud de agentes encubiertos para recorrer el planeta, causando estragos a medida que avanzan sin preocuparse por la moralidad o, para el caso, los principios de la misericordia implícitos en cualquiera de las grandes religiones. La idea de no enjuiciar a los interrogadores de la CIA (es decir, los torturadores), como ha dicho el presidente Obama, es escalofriante. Esos crímenes deben detenerse en algún lugar, en algún momento, o volverán a ocurrir.

«La CIA ha dirigido centros secretos de interrogación antes — comenzando en 1950, en Alemania, Japón y Panamá», escribe el reportero del New York Times Tim Weiner en su libro «Legacy of Ashes, The History of The CIA» (Legado de Cenizas, La Historia de la CIA) (Random House). Weiner ha ganado un premio Pulitzer por su cobertura de la comunidad de inteligencia. “Han participado en la tortura de combatientes enemigos capturados antes — comenzando en 1967, bajo el programa Phoenix en Vietnam. Han secuestrado a presuntos terroristas y asesinos antes …

En Irán en 1953, por ejemplo, un golpe dirigido por la CIA restauró al Shah (rey) al poder absoluto, iniciando lo que el periodista William Blum en su libro «Rogue State» (Estado Rebelde) (Common Courage Press) llamó «un período de 25 años de represión y tortura; mientras que la industria petrolera fue restaurada a la propiedad extranjera, con los Estados Unidos y Gran Bretaña obteniendo cada uno el 40 por ciento «. Casi al mismo tiempo en Guatemala, agrega Blum, un golpe organizado por la CIA «derrocó al gobierno democráticamente elegido y progresista de Jacobo Arbenz, iniciando 40 años de escuadrones de la muerte del gobierno militar, tortura, desapariciones, ejecuciones en masa y crueldad inimaginable, totalizando más de 200,000 víctimas, indiscutiblemente uno de los capítulos más inhumanos del siglo XX». La masacre masiva se compara, al menos en términos de números absolutos, con la masacre de Hitler de judíos rumanos y ucranianos durante el holocausto. Sin embargo, pocos estadounidenses lo saben.

Blum ofrece otros ejemplos de criminalidad de la CIA. En Indonesia, intentó en 1957-58 derrocar al presidente neutralista Sukarno. Conspiró el asesinato de Sukarno, trató de chantajearlo con falso video de sexo y unió fuerzas con oficiales militares disidentes para librar una guerra a gran escala contra el gobierno, incluyendo bombardeos hechos por pilotos estadounidenses, informó Blum sobre ese intento particular, igual que uno en Costa Rica casi al mismo tiempo, que falló. También está el intento de la CIA en Irak en 1960 de asesinar al presidente Abdul Kassem. Otras aventuras resultaron más «exitosas».

Cuartel General de la CIA en Langley, Virginia. Foto: Biblioteca del Congreso de EEUU.

En Laos, la CIA estuvo involucrada en intentos de golpe de estado en 1958, 1959 y 1960, creando un ejército clandestino de 30,000 para derrocar al gobierno. En Ecuador, la CIA derrocó al presidente José Velasco por reconocer al nuevo gobierno cubano de Fidel Castro. La CIA también organizó el asesinato del primer ministro electo del Congo, Patrice Lumumba, en 1961 y la instalación de Mobutu Seko, quien gobernó «con un nivel de corrupción y crueldad que conmocionó incluso a sus manejadores de la CIA», recuerda Blum.

En Ghana, en 1966, la CIA patrocinó un golpe militar contra el líder Kwame Nkrumah en 1966; En Chile, financió el derrocamiento del presidente electo Salvador Allende en 1973 y llevó al poder al régimen asesino del general Augusto Pinochet, quien ejecutó a 3.000 opositores políticos y torturó a miles más. En Grecia en 1967, la CIA ayudó a subvertir las elecciones y respaldó un golpe militar que mató a 8,000 griegos en su primer mes de operación. «La tortura, infligida de la manera más espantosa, a menudo con equipos suministrados por los Estados Unidos, se convirtió en rutina», escribe Blum.

En Sudáfrica, la CIA proporcionó al gobierno del apartheid información que condujo al arresto del líder del Congreso Nacional Africano, Nelson Mandela, quien posteriormente pasó años en prisión. En Bolivia, en 1964, la CIA derrocó al presidente Víctor Paz; en Australia de 1972 a 1975, la CIA deslizó millones de dólares a opositores políticos del Partido Laborista; igual en Brasil en 1962; en Laos en 1960, la CIA llenó las urnas electorales para ayudar a un hombre fuerte a llegar al poder; en Portugal en los años setenta, los candidatos que financiaba triunfaron sobre un gobierno pro laborista; en Filipinas, la CIA respaldó a los gobiernos en el período 1970-90 que emplearon tortura y ejecución sumaria contra su propio pueblo; en El Salvador, la CIA en los años noventa respaldó a los adinerados en una guerra civil en la que murieron 75,000 civiles; Y la lista sigue y sigue.

Por supuesto, el odio que la CIA genera por el pueblo estadounidense y los intereses comerciales estadounidenses es enorme. Debido a que la Agencia opera en gran medida en secreto, la mayoría de los estadounidenses desconocen los delitos que perpetra en sus nombres. Como Chalmers Johnson escribe en «Blowback» (Henry Holt), el ex director de la CIA Robert Gates, ahora secretario de defensa de Obama, admitió que los servicios de inteligencia de EE. UU. comenzaron a ayudar a las guerrillas muyahidines en Afganistán seis meses antes de la invasión soviética en diciembre de 1979.

Como a menudo ha sido el caso, la CIA respondió a una orden penal de una de las sucesiones de presidentes imperiales que ocuparon la Casa Blanca, en este caso, con fecha del 3 de julio de 1979, del presidente Jimmy Carter. Se ordenó a la Agencia que ayudara a los opositores del régimen pro-soviético en Kabul – ayuda que podría atraer al Kremlin a que invadiera. «La CIA apoyó a Osama bin Laden, como a muchos otros fundamentalistas extremos entre los muyahidines en Afganistán, desde al menos 1984 en adelante», escribe Johnson, ayudando a bin Laden a entrenar a muchos de los 35,000 afganos árabes.

Así, Carter, como sus sucesores en el gobierno de George H.W. Bush — Gates, Dick Cheney, Donald Rumsfeld, Condoleezza Rice, Paul Wolfowitz y Colin Powell, “todos tienen algo de responsabilidad por los 1,8 millones de bajas afganas, 26 millones de refugiados y 10 millones de minas terrestres sin explotar que se derivaron de sus decisiones , así como el «daño colateral» que sucedió en la ciudad de Nueva York en septiembre del 2001 por una organización que ellos ayudaron a crear durante los años de resistencia afgana antisoviética», agregó Johnson. Peor aún, el régimen Bush-Cheney después del 11 de septiembre “no estableció límites sobre lo que la agencia podría hacer. Fue la base para un sistema de prisiones secretas donde oficiales y contratistas de la CIA utilizaron técnicas que incluían la tortura”, escribió Weiner. Según algunas estimaciones, la CIA en el 2006 tenía 14,000 almas en 11 prisiones secretas, un gran crimen contra la humanidad.

Se puede ver que la CIA no tiene ningún interés en la justicia y se involucra en crueldad gratuita por los arrestos indiscriminados que ha cometido: «Los oficiales de la CIA arrebataron y atraparon a más de tres mil personas en más de cien países en el año posterior al 11 de septiembre» escribe Weiner, y agrega que solo 14 hombres de todos los capturados» eran figuras de autoridad de alto rango dentro de Al Qaeda y sus afiliados. Junto con ellos, la agencia encarceló a cientos de don nadie… (quienes) se convirtieron en prisioneros fantasmas en la guerra contra el terror».

En cuanto a proporcionar a la Casa Blanca una inteligencia precisa, el historial de la CIA ha sido un fiasco. La Agencia le estaba diciendo al presidente Carter que el Shah de Irán era querido por su pueblo y estaba firmemente arraigado en el poder en 1979 cuando cualquier lector de la revista Harper, disponible en los quioscos por un dólar, podía leer que su derrocamiento era inminente — y lo era . Con los años, la Agencia se ha equivocado con mucha más frecuencia de lo que ha sido correcto.

Según un informe de Associated Press, cuando fue confirmado por el Senado como el nuevo director de la CIA, Leon Panetta dijo que la administración Obama no procesaría a los oficiales de la CIA que «participaron en interrogatorios severos, incluso si constituían tortura, siempre y cuando no fueran más allá de sus instrucciones». Esto permitirá a los interrogadores evadir el enjuiciamiento por seguir las órdenes claramente criminales que habría sido justificado desobedecer.

«Panetta también dijo que el gobierno de Obama continuaría transfiriendo a detenidos extranjeros a otros países para ser interrogados, pero solo si los funcionarios estadounidenses confían en que los prisioneros no serán torturados», continuó la historia de AP. Si el pasado es un prólogo, ¿qué tan seguro puede estar Panetta de que sus compañeros de la CIA en Egipto y Marruecos dejaran de torturar a los prisioneros? ¿Por qué la CIA secuestró hombres de las calles de Milán y Nueva York y los llevó a esos países en primer lugar, si no fuera por tortura? Ciertamente no los estaban invitando a unas vacaciones en el Mediterráneo. Por su largo y casi perfecto historial de desprecio temerario por el derecho internacional, la CIA se ha privado a sí misma del derecho a existir.

Será peor que desafortunado si el presidente Obama continúa con las rendiciones inhumanas (e ilegales) de la CIA que comenzaron con el presidente Bill Clinton y que el presidente Bush expandió enormemente. Si la Casa Blanca cree que sus agentes pueden recorrer el mundo y arrestar y torturar a cualquier persona que elija, sin una orden judicial, sin el debido proceso y sin responder por sus crímenes, esto significa que los estadounidenses creen que son una raza principal mejor que otros y por encima de la ley internacional. Eso no es muy diferente de la filosofía que motivó el Tercer Reich de Adolfo Hitler. Sería una ironía suprema si el electorado estadounidense que repudiaba el racismo en noviembre pasado votara para su más alto cargo a un abogado constitucional que reafirma los puntos de vista ilegales de su predecesor sobre esta actividad. Las rendiciones deben ser detenidas. La CIA debe ser abolida.

(Sherwood Ross es un consultor y columnista de relaciones públicas con sede en Miami que anteriormente informó para el Chicago Daily News, el New York Herald-Tribune y los servicios por cable. Comuníquese con él en sherwoodr1@yahoo.com)


Fuente (en inglés):

https://www.scoop.co.nz/stories/HL1007/S00194/the-cia-beyond-redemption-should-be-terminated.htm


 

Una respuesta a «Recordando Qué Hizo la CIA Antes de Trump.»

  1. Desde cuando la CIA debió ser abolida. El tema es que el Estado Profundo no iba a desmontar su arma de terror que utilizaba cuando la necesitaba. Pero le llego su Hora. Eliminenla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *