Una Demócrata Cuenta Su Experiencia en Un Mitin de Trump

Este artículo fue publicado por Karlyn Borysenko en el sitio web Medium.com.

La narración de su experiencia nos da una ventana de realidad a lo que realmente está pasando con las personas de los EEUU y cómo muchas personas como la autora del artículo, si bien no apoyan necesariamente a Trump, poco a poco se están dando cuenta de la manipulación que han estado sufriendo por parte de los políticos opositores a Trump y por parte de los medios masivos de comunicación.

A continuación la traducción completa de la experienca de esta votante ex-demócrata:


He sido demócrata durante 20 años. Esto es lo que experimenté en el mitin de Trump en New Hampshire.

Normalmente cuando publico contenido en línea, me centro en el mundo del trabajo. Espero que perdonen esta breve desviación, pero creo que los que estamos en la izquierda debemos mirarnos en el espejo y tener una conversación honesta sobre lo que está sucediendo.

Si me hubieras dicho hace 3 años que alguna vez asistiría a un mitin de Donald Trump, me habría reído al asegurarte que eso nunca iba a suceder. Demonios, si me hubieras dicho que lo haría hace 3 meses, probablemente habría hecho lo mismo. Entonces, ¿cómo me encontré entre los más de 11,000 seguidores de Trump en Manchester NH? Aunque no lo creas, todo comenzó con el tejido.

Puede que no pienses en el mundo del tejido como una comunidad particularmente política, pero estarías equivocado. Muchos tejedores son particularmente activos en las comunidades de justicia social y les encanta discutir el papel revolucionario que los tejedores han jugado en nuestra cultura.

Como tejedora casual, nunca presté atención a esto. Tejí como una forma de relajarme y escapar del drama de la vida real, no para involucrarme más con él, pero para cualquiera que esté activo en el mundo del tejido en Instagram, se volvió casi imposible evitarlo. Esto comenzó hace aproximadamente un año, cuando bandas itinerantes de guerreros de justicia social en internet comenzaron a perseguir a cualquiera que no estuviera encerrado en su misma ideología. Muchas personas fueron molestadas ​​y acosadas ​​por cientos de personas por delitos como publicar un artículo expresando entusiasmo por viajar a la India, publicar un video que decía que se iban de Instagram porque estaban incómodos y por publicar un poema pidiendo amabilidad. Katherine Jepsen Moore ha documentado extensamente las historias completas y la BBC también lo cubrió recientemente.

Comencé a prestar atención después de que un hombre que fue atacado fue acosado con tanta violencia que tuvo un ataque de nervios y fue ingresado en el hospital bajo vigilancia de suicidio. Había algo que no estaba bien (bueno, muchas cosas realmente) y presenciar la hostilidad proveniente de aquellos con los que me había alineado políticamente fue una llamada de atención masiva.

Verás, yo fui una de esas demócratas que consideraba racista a cualquiera que votara por Trump. Pensé que eran horribles (sí, incluso deplorables) y que había trabajado muy duro para eliminar sus voces de mis espacios al dejar de ser amiga o bloquear a las personas que hablaban de su apoyo a él, por pequeños que fueran sus comentarios. Vi mucho MSNBC, estaba convencida de que todo lo que él había hecho era horrible, que él odiaba a cualquiera que no fuera un hombre blanco, heterosexual y que no tenía cualidades redentoras.

Pero cuando fui testigo de la cantidad de odio proveniente de la izquierda en esta pequeña comunidad del tejido, comencé a cuestionar todo. Comencé a hacer un esfuerzo proactivo para romper mi cámara de eco escuchando voces con las que pensé que no estaría de acuerdo. Quería entender su perspectiva, creyendo que confirmaría que estaban llenos de odio por cualquiera que no fuera como ellos.

No resultó ser ese el caso. Mientras escuchaba más voces fuera de la izquierda, más me daba cuenta de que no eran malas personas. No eran racistas, nazis o supremacistas blancos. Teníamos diferencias de opinión sobre problemas sociales y económicos, pero una diferencia de opinión no hace que tu oponente sea inherentemente malvado. Y podían justificar sus opiniones utilizando argumentos, en lugar de los gritos y las protestas que había visto venir desde mi lado del pasillo.

Comencé a descubrir (o quizás redescubrir) el movimiento #WalkAway. Había escuchado sobre #WalkAway cuando MSNBC me dijo que era falso y [que eran] un montón de robots rusos. Pero luego comencé a conocer personas reales que habían sido demócratas y que habían tomado la decisión de irse porque no podían soportar la forma en que actuaba la izquierda. Observé los ayuntamientos que celebraron con diferentes comunidades minoritarias (todos disponibles en su totalidad en YouTube) y vi una discusión sensata y racional de personas de todas las razas, orígenes, orientaciones y experiencias. Me uní al grupo de Facebook para la comunidad y vi historias que aparecían diariamente sobre personas que compartían el porqué se iban del partido demócrata. Eso no era falso. Esas personas no son robots rusos. Y además, se sentía como un soplo de aire fresco. No había un acuerdo universal en ese grupo, algunos eran partidarios de Trump, otros no, pero hablaron y compartieron su perspectiva sin gritar ni enojarse ni tratar de cancelarse mutuamente.

Empecé a cuestionar todo. ¿Cuántas historias me habían vendido que no eran ciertas? ¿Qué pasa si mi percepción del otro lado es incorrecta? ¿Cómo es posible que la mitad del país sea real y abiertamente racista? ¿Es posible que el «Síndrome de Trastorno por Trump» sea algo real, y yo lo había estado padeciendo durante los últimos tres años?

Y la pregunta más importante de todas fue esta: ¿Odiaba tanto a Trump que quería ver que mi país fracasara solo para molestarlo a él y a todos los que votaron por él?

Avancemos rápidamente a las [elecciones] primarias de New Hampshire y tenemos a todos los políticos corriendo por el estado defendiendo su caso. He visto a casi todos los candidatos demócratas en persona y casi universalmente su mensaje es de pesimismo, enfocándose no solo en los desacuerdos obvios con Donald Trump, sino también en enfatizar que el país es un lugar horriblemente racista.

Ahora, creo que hay problemas muy reales en lo que respecta a la raza que nosotros, como sociedad, aún no tenemos en cuenta. Creo que todas las personas de todo tipo de ascendencia de todos los géneros deberían tener el mismo acceso a las oportunidades y que nadie es inherentemente más o menos valioso o digno que nadie. Y si es cierto que Charlottesville fue una tragedia precipitada por racistas y nazis reales y supremacistas blancos reales, comencé a ver que esas etiquetas simplemente no se aplicaban a la mayoría de las personas que apoyan a Trump.

Pero con todo esto, aún estaba reticente a considerar a asistir a un evento de Trump. No creo que la actitud de Trump sea digna del cargo más alto del país. Aborrezco su Twitter. Me opongo vehementemente a muchas de sus políticas. Pero aún así, quería verlo por mí misma.

No voy a mentir, estaba nerviosa, así que pensé que comenzaría mi día en territorio familiar en un show en vivo de MSNBC que se estaba llevando a cabo a pocas cuadras del rally [mitin]. Decidí usar mi sombrero rojo que se parece a un sombrero de Trump, pero con una pequeña diferencia: dice «Make Speech Free Again» [Hagamos Libre la Expresión de Nuevo] como mi pequeña protesta contra la cancelación de la cultura. Incluso obtuve una foto con el anfitrión de MSNBC Ari Melber mientras la usaba, solo por diversión.
Lo curioso de ese sombrero es que está completamente abierto a la interpretación. Cuando lo uso cerca de personas inclinadas hacia la izquierda, piensan que estoy hablando de la derecha. Cuando lo uso alrededor de personas inclinadas a la derecha, piensan que estoy hablando de la izquierda. Es un claro recordatorio de cuánto juegan nuestras propias perspectivas y prejuicios sobre cómo vemos el mundo.

Al conversar con la gente de la grabación, dije casualmente que estaba pensando en ir a la manifestación de Trump. La primera reacción que tuvieron fue un miedo genuino por mi seguridad. Nunca había visto personas que no conocía, instándome tan apasionadamente a evitar a todas esas personas. Una mujer me dijo que esas personas eran las más bajas de las bajas. Otro hombre me dijo que había asistido a una de sus manifestaciones en el pasado y que había sido blanco de hostigamiento por parte de grandes hombres musculosos. Otra mujer me ofreció su spray de pimienta. Les aseguré a todos que pensaba que estaría bien pero que me saldría inmediatamente si me ponía nerviosa.

Lo que no sabían es que ellos no eran los únicos de los que había escuchado que tenían miedo. Algunos de mis amigos en internet más inclinados a la derecha también habían expresado temor genuino por mi asistencia… pero no porque tenían miedo de los asistentes. ¡Temían que la gente de izquierda atacara violentamente a los asistentes! Esto fue un día después de que un hombre lanzara su automóvil hacia una carpa de registro de votantes republicanos en Florida y había un temor genuino de que se repitiera, o de que Antifa transportara a gente en autobús desde Boston para ello. Tal como había asegurado a los de la izquierda, les dije que pensaba que estaría bien porque realmente no tenemos Antifa en New Hampshire.

Pero no voy a decir que no temi un poco. Cuando todos a tu alrededor están nerviosos por tu seguridad, es difícil no cuestionarse si tienen razón. Pero también me ayudó a decidirme a verlo porque era un claro recordatorio de que ambas partes se veían exactamente de la misma manera. Ambos tienen miedo del otro lado y de lo que son capaces. No pude evitar pensar que si pudieran ver el mundo a través de la lente del otro por un momento, sería una gran revelación de que no saben tanto como creen.

Así que me dirigí al lugar, más de una hora y media antes de que estaban programadas las puertas para abrirse (lo cual fue 4 horas antes de que Trump estuviera listo para subir al escenario) y la línea [de gente] ya se extendía a una milla de la entrada a la arena. Mientras esperaba, conversé con la gente que me rodeaba. Y al contrario de todos los miedos expresados, ¡fueron tan amables! No fui acosada ni intimidada y nunca tuve miedo de mi seguridad ni por un momento. Estas eran personas comunes y corrientes. Eran veteranos [militares], maestros de escuela y propietarios de pequeñas empresas y habían venido de todas partes por la emoción de asistir a este mitin. Estaban optimistas y emocionados. Al conversar, incluso dije que era un demócrata y la reacción fue «¡Bien por ti! ¡Bienvenida!»

Una vez que entramos, ¡el ambiente era jubiloso! Era más como asistir a un concierto de rock que a un mitin político. La gente realmente se estaba divirtiendo. ¡Algunos incluso bailaban con la música que se escuchaba a través de los altavoces! Fue muy diferente a cualquier otro evento político al que haya asistido. Incluso Obama en el 2008 no se sintió así.

Ya había asistido a un evento con todos los contendientes demócratas solo dos días antes en exactamente el mismo escenario y el contraste fue muy marcado. Primero, Trump llenó completamente la arena hasta la cima. Incluso con todos los principales candidatos demócratas presentes la otra noche, y las campañas regalando boletos, los demócratas no hicieron eso. Con Trump, cada una de las personas se unificó en torno a un objetivo singular. Con los demócratas, la audiencia abucheó a los candidatos que no les gustaban y se enfrentaron literalmente a gritos entre ellos. Con Trump, había una visión genuinamente optimista del futuro. Con los demócratas, fue pesimismo total. Con Trump, había un genuino sentimiento de orgullo de ser estadounidense. Con los demócratas, enfatizaron que el país era un lugar racista de arriba a abajo.

Ahora, Trump siempre presentará el mejor caso que pueda. Y sí, miente. Eso es comprobable. Pero la fuerza de esa manifestación no se basó en los hechos y las cifras. Era un grupo de personas que sentían que tenían a alguien en su esquina, que lucharía por ellos. Algunas personas dicen «bueno, obviamente lo están pasando muy bien. Están en un culto «. No creo que sea cierto. La realidad es que muchas personas con las que hablé no están de acuerdo con Trump en ciertas cosas. No siempre les gusta su actitud. Desearían que no tuiteara tanto. Las personas que están en cultos no cuestionan a sus líderes. Las personas con las que hablé lo hicieron, pero las ventajas que ven superaron con creces las desventajas. No lo aman porque piensan que es perfecto. Lo aman a pesar de sus defectos porque creen que los respalda.
Cuando salí del mitin (caminando junto a miles de personas que lo miraban en un monitor gigante fuera de la arena porque no podían entrar), supe que no hay forma de que Trump pierda en noviembre. Absolutamente de ninguna manera. Realmente creo que no importa a quién nominen los demócratas: Trump los derrotará. Si no me crees, asiste a uno de sus mítines y compruébalo tú mismo. No te preocupes, realmente no te harán daño.

Hoy voté en las primarias demócratas de New Hampshire por Pete Buttigieg. Realmente siento que Pete sería genial para este país, y tal vez tendrá su oportunidad en el futuro. Pero mañana, cambiaré mi registro de votante de Demócrata a Independiente y me alejaré del partido en el que he pasado los últimos 20 años para quedarme en el medio por un tiempo. Hay extremos en ambas partes con los que me siento incómoda, pero también creo fundamentalmente que la mayoría de las personas de ambos lados son seres humanos buenos y decentes que quieren lo mejor para el país pero tienen desacuerdos dramáticos sobre cómo llegar a eso. Pero hasta que comencemos a vernos unos a otros como seres humanos, no habrá una reducción de la brecha. Me niego a ser parte de la división por más tiempo. Me niego a odiar a las personas que no conozco simplemente porque eligen votar por otra persona. Si vamos a sanar al país, tenemos que comenzar a dar pasos uno hacia el otro en lugar de alejarnos.

Creo que a los demócratas les espera una patada en el trasero en noviembre, y creo que la mayoría de ellos se sorprenderán cuando suceda porque están en una cámara de eco que no refleja la realidad más amplia. Espero que sea una llamada de atención y les haga mirar al espejo y preguntarse cómo llegaron aquí. Quizás entonces empiecen a escuchar. Tiendo a dudarlo, pero puedo tener la esperanza.


Fuente (en inglés):

https://medium.com/@karlyn/ive-been-a-democrat-for-20-years-here-s-what-i-experienced-at-trump-s-rally-in-new-hampshire-c69ddaaf6d07


 

2 respuestas a «Una Demócrata Cuenta Su Experiencia en Un Mitin de Trump»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *