08DIC2022 – Estado Profundo explosivo: Watergate realmente se trataba de Pedogate

30JUL2018

Nota del editor de SOTN (State of the Nation – periódico): SOTN ha escrito y publicado muchos artículos a lo largo de los años que cuestionan seriamente la narrativa oficial que rodea a Watergate. Nunca tuvo mucho sentido como lo indica claramente la exposición a continuación. ¡Ahora sabemos por qué!

Para aquellos que no tienen tiempo para leer toda la publicación, el siguiente extracto de esta explosiva exposición lo dice todo en unas pocas oraciones. Sin embargo, la versión completa saca una conclusión sobre el presidente Nixon con la que SOTN no está de acuerdo para nada. Es más probable que Nixon usara información Pedogate altamente clasificada para obtener una ventaja política; y es bastante improbable que estuviera involucrado de alguna manera con la pedofilia… aunque todo es posible.

En 1972, Rothstein arrestó a uno de los cinco ladrones de Watergate, el agente de la CIA Frank Sturgis. Durante un posterior interrogatorio de dos horas, descubrió la verdad sobre Watergate. Los ladrones buscaban algo que apodaban «El cuaderno», que enumeraba a los políticos demócratas y republicanos que accedieron a niños prostituidos, sus inclinaciones sexuales, las cantidades que pagaron para violar los a niños, etc.

La explicación oficial de Watergate es que los republicanos irrumpieron en la sede del Comité Nacional Demócrata para obtener información sobre sus estrategias electorales. Las personas que vivieron durante la época de Watergate suelen comentar con el ceño fruncido, «eso nunca tuvo sentido». Las experiencias de Rothstein explican mejor el porqué Nixon conspiró para anular la investigación de Watergate, el porqué sugirió que la investigación representaba una amenaza para la seguridad nacional, el porqué su secretario personal destruyó las grabaciones de la Oficina Oval después de que fueran citadas y el porqué su propio vicepresidente emitió un indulto…

El punto crítico es: ¿Por qué los agentes republicanos de alto nivel de Nixon se arriesgarían a exponerse con un esquema político tan peligroso y el allanamiento criminal de Watergate? No importa cuál sea la verdad, la historia de fondo de este profundo infiltrado sobre Watergate suena completamente cierta.

El mensaje principal, por supuesto, que envió el estado profundo a todo el establishment político de los EEUU fue que Pedogate estaba estrictamente prohibido en lo que tenía que ver con la investigación de la oposición. Y que solo el Gobierno en la Sombra podría usar Pedogate como arma en la política de destrucción personal. Cualquiera que lo intentara se hundiría como Nixon… más rápido que el Hindenburg que se estrelló y se quemó.

State of the Nation

30JUL2018

WATERGATE FUE PEDOGATE

“El allanamiento de Watergate se basó estrictamente en una
cosa: los registros de pedofilia que se guardaban
en la Sede Nacional Demócrata”.
– Det. James Rothstein, policía de Nueva York, jubilado

Por Fiona Barnett

En octubre del 2016, hice una presentación en una conferencia sobre Trauma y Disociación en Seattle, EEUU. Después de mi charla, un asistente a la charla se acercó a mí en el vestíbulo del hotel donde mis compañeros presentadores estaban sentados en sus puestos de mercadería. «¡Todo esto!», gritó mientras pasaba el brazo por la fila de libros caros, stickers e imanes: “¡Todo esto es basura! ¡Tienes la verdad! ¡¿Dónde está tu libro?!» Las lágrimas brotaban de sus ojos. «¡Escribe un libro! ¡Por favor, escribe un libro!”

Sí, tengo la verdad. No soy una académica arrogante que pretende entender lo que es ser víctima de los crímenes más atroces. Lo viví. Pasé mis años de crecimiento atrapada en un laberinto de control mental. Luego pasé mis años de adulta buscando una salida. Eventualmente logré lo que pocas víctimas tienen, una verdadera integración. Por lo tanto, puedo declarar con autoridad lo que funciona y lo que no.

Prefiero el término «víctima» al de «sobreviviente» porque este último implica que mi calvario ha terminado. Es probable que mi calvario nunca termine. Como me advirtió la Dra. Reina Michaelson: “Fiona, creo que esto es cadena perpetua”. He cumplido cadena perpetua por delitos cometidos contra mí, con pleno conocimiento y bendición del gobierno australiano. Soy constantemente acosada por la policía, agitadores pagados, académicos y periodistas empleados de pedófilos, células durmientes de DID (Dissociative identity disorder = Trastorno de identidad disociativo), familiares de perpetradores, víctimas falsas, defensores falsos, trolls profesionales de las redes sociales y matones retirados de la comunidad de inteligencia contratados para hacer el trabajo sucio de los pedófilos VIP que no se atreven a atacarme abiertamente ya que eso atraería la atención de los medios a su papel en la operación internacional de tráfico de niños.

La recuperación del abuso extremo comienza con darse cuenta de la verdadera naturaleza y alcance del tráfico internacional de niños. En el 2015, cierto periodista escribió artículos favorables sobre mí en relación con mi conferencia de prensa en Sidney. Posteriormente, lo llamé y le pedí que investigara y publicara mi historia completa. Pensaba que si solo un periodista de los principales medios masivos publicaba mi testimonio contra Antony Kidman, la red internacional de tráfico de niños quedaría al descubierto. Durante esa llamada, hizo referencia a una conversación que tuvo una vez con “un par de espías” que le dijeron que todos los políticos de alto nivel son pedófilos porque así es como los controlan. Me preguntó si esa era mi historia.

“Es totalmente correcto. Es consistente con mi experiencia”, traté de contener mi emoción. “Los principales medios de comunicación han documentado durante mucho tiempo la participación de la CIA en el tráfico de drogas y armas, ¿verdad?”

Estuvo de acuerdo, señalando que acababa de salir otra historia sobre eso en la prensa convencional.

“Bueno, entonces, ¿es tan difícil imaginar que también estén involucrados en el tráfico de niños, que es mucho más lucrativo que las armas y las drogas? ASIO (Australian Security Intelligence Organisation = Organización Australiana de Inteligencia de Seguridad) y la CIA trabajan juntas en el tráfico de niños entre Australia y Estados Unidos. Ellos son los que me traficaron”.

El periodista prometió considerar mi solicitud, teniendo en cuenta que tenía una familia joven y que publicar mi historia seguramente los pondría en riesgo. Pero nunca me respondió. Poco tiempo después, de repente desarrolló una rara y agresiva forma de cáncer. Lo llamé, le expresé mis condolencias y charlamos un rato. Al final de la conversación, mencioné que estaba considerando escribir un libro. Le pedí que aclarara y elaborara lo que me dijo sobre su encuentro con los “espías”.

“Yo nunca dije eso”, afirmó tajantemente.

Suspiré con resignación… Se acabó. Allí se fue mi última oportunidad de irrumpir en los principales medios de comunicación. Fueron años de construir una buena relación y credibilidad con los principales periodistas. Años de investigar otros casos de abuso y pasar mis hallazgos a la televisión y a los periódicos. Años de llevar a los periodistas por el distrito para que conocieran personalmente a las víctimas. Años de resultados en otros casos. La historia de Gold Coast Hogtie Doctor se volvió internacional, con la prohibición permanente de Neville Davis de ejercer la medicina en Australia (aunque eso no le impidió instalarse en Tailandia). La ola de abuso infantil de 20 años de Gary Willis terminó con una prohibición permanente de enseñar en el departamento de educación de Nueva Gales del Sur (aunque eso no le impidió trabajar para Education Queensland, en la escuela primaria de Tallebudgera). Y la policía de Nueva Gales del Sur se vio obligada a hacer una investigación de limpieza de Daruk Boys Home después de que los titulares sensacionalistas sobre una víctima a la que le cortaron el pene se volvieran mundiales (aunque omitieron la parte en la que los niños de Daruk fueron traficados con pedófilos VIP en los burdeles infantiles de Kings Cross).

Me había acercado tanto. Mi conferencia de prensa del 2015 fue estadísticamente la historia más popular en el sitio web del Sydney Morning Herald ese día, a pesar de que sus técnicos informáticos se negaron a incluirlo como el artículo más visto. El USA National Inquirer tenía la intención de publicar una historia en primera plana sobre que Antony Kidman era un pedófilo, hasta que recibieron una viciosa carta de los abogados de Nicole. Una periodista y su esposo fotógrafo volaron desde Sidney para entrevistarme para una importante revista australiana, hasta que Nicole, que tenía contratos lucrativos con los medios de comunicación de Sidney, adoptó un «enfoque de Cienciología para resolver sus problemas conmigo». Finalmente, un periodista del Reino Unido viajó por todo el país entrevistándome a mí y a otras dos víctimas de Antony Kidman para el Daily Mail Online, hasta que una de las víctimas (cuyos padres eran amigos personales de Antony Kidman) fue amenazada y posteriormente se retiró en el último minuto.

A pesar de todo lo que me lanzó la red de pedófilos, mi historia salió a la luz, de modo que si buscas en Google el nombre de Antony Kidman, inmediatamente aparecerán las palabras «abuso infantil». Una vez que el equipo de relaciones públicas de Nicole Kidman cerrara mi exposición a los principales medios, recurriendo a los lucrativos contratos de Kidman con todos los medios de comunicación australianos, recurrí a la internet. Armada con una sencilla aplicación de memes y talento para escribir letras, lancé mi propia campaña en las redes sociales. Me pasé años frente a la computadora, comunicándome con cientos de víctimas y simpatizantes, muchos falsos, muchos genuinos. Llegué al premio gordo de la teoría de la conspiración cuando David Icke presentó una enorme fotografía mía y de mi historia en su gira de conferencias por Australia.

Mis tácticas funcionaron. Los artículos en línea sobre Nicole Kidman, donde el público era libre de dejar comentarios negativos, fueron seguidos por oleadas de ataques inteligentes contra su estrellato orquestado. Me di cuenta de mi impacto cuando el equipo de relaciones públicas de Kidman le pagó a un periódico y a un programa de televisión matutino para presentar un artículo titulado: «Qué vergüenza, Australia. Deja de odiar a Nicole Kidman’. La gente no odia a Nicole como individuo. Odian lo que luego destacó el escándalo de Harvey Weinstein: que Hollywood recompensa algo más que la capacidad de cantar, bailar o actuar. Hollywood recompensa la lealtad a su sistema de pedofilia.

Pero ninguna cantidad de éxito en los medios alternativos puede igualar una ruptura completa con la corriente principal. Entonces, admití la derrota. Dejé de publicar e incluso de revisar mis sitios.

Días antes de las elecciones presidenciales de EEUU del 2016, recibí un aluvión de mensajes de texto de viejos amigos preguntándome si estaba bien. La gente se empezaba a preguntar por el bienestar de nuestra familia. No tenía idea de lo que estaba pasando. Luego revisé mi blog. Un pico de 100,000 visitas en un día provino de un artículo que el grupo activista Anonymous publicara sobre mi tráfico de personas VIP estadounidenses. Usaron mi historia para socavar la candidatura de Hillary Clinton y exponer su participación en una red de tráfico sexual infantil. La Fundación Clinton era una fachada para el tráfico de niños, incluidas las víctimas del terremoto de Haití. La red de tráfico de Bill y Hillary implicó al presidente de su campaña, John Podesta. Podesta y su hermano Tony se alojaron en una villa propiedad del político británico Sir Clement Freud, cerca de la niña británica Madeleine McCann cuando desapareció en Portugal. Clement era el nieto de Sigmund Freud que fue denunciado en los principales medios británicos como pedófilo. John y Tony Podesta coincidieron perfectamente con las imágenes del identikit que Scotland Yard publicara de los secuestradores de Madeleine.

Pedogate, como se le conoció al escándalo, surgió cuando Wikileaks publicó emails de la cuenta de John Podesta en octubre del 2016. Los emails destacaban notablemente a Hillary Clinton como una confesa adoradora de «Moloch», y capturaban a políticos que ordenaban niños para fiestas de pedófilos usando palabras en código de comida rápida. La Casa Blanca, por ejemplo, hizo un pedido masivo de «comida rápida», contraviniendo la política que dicta que todos los alimentos se preparen en el lugar utilizando ingredientes crudos para contrarrestar el riesgo de seguridad que representan los alimentos preparados en el exterior. Los niños traficados fueron retenidos en sótanos de tránsito dentro de los negocios locales de Washington DC, incluido un restaurante donde se grabó a un artista drag que se jactaba de violar y matar niños. Los oficiales limpios del FBI y de la policía de Nueva York hicieron múltiples intentos de acusar a Clinton y a otros miembros VIP de la red de traficantes, pero sus esfuerzos generalmente se vieron frustrados por los que estaban por encima de ellos en la cadena de mando.

Los gigantes de los principales medios de comunicación lanzaron una campaña de encubrimiento contra los emails filtrados de Podesta. Los ‘likes’ de CNN (fundado por uno de mis violadores pedófilos, Ted Turner) atrajeron con éxito la atención del público de lo que contenían los emails a quién podría haberlos filtrado y difundido «fake news” (noticias falsas). La propia Clinton nunca abordó ni negó el contenido de los emails. De hecho, los emails fueron filtrados por personal de la comunidad de inteligencia de EEUU que se oponía a la pedofilia organizada. Los periodistas de los principales medios de comunicación que informaron sobre la verdad del asunto fueron despedidos de inmediato. Docenas de empleados y asociados de Clinton sufrieron muertes prematuras, en rápida sucesión. Por lo tanto, Pedogate fue desacreditado como «fake news”, a pesar del informe televisado por NBC el 11 de junio del 2013 sobre el uso de la posición de Hillary Clinton como Secretaria de Estado de los EEUU para detener una investigación sobre el tráfico sexual de niños dentro del Departamento de Estado.

Pedogate llegó al público a través de las redes sociales. YouTube presentó entrevistas con testigos creíbles que testificaron sobre la existencia de una operación internacional de tráfico sexual de niños que involucraba a políticos estadounidenses y a la CIA. Fue entonces cuando me fijé en el detective jubilado del Departamento de Policía de Nueva York, James Rothstein. La red Pedogate, explicó, era la misma red que [él mismo había] investigado por 35 años. Rothstein observó que los perpetradores estaban haciendo todo lo que estaba a su alcance para acabar con la historia de Pedogate. Predijo que los perpetradores enterrarían [la historia] con éxito, como cada vez que su red había sido casi expuesta.

Rothstein explicó que la policía de Nueva York no era una fuerza policial estatal ordinaria, sino una agencia de investigación líder con oficinas nacionales e internacionales. En 1966, Rothstein se convirtió en el primer detective de la policía asignado para investigar la industria de la prostitución. Pronto descubrió la operación clandestina de chantaje sexual que comprometía a los políticos con la prostitución infantil. ‘Compromiso humano’ es el término usado para esta estratagema. Rothstein y sus colegas descubrieron que hasta el 70% de los principales líderes del gobierno de EEUU se habían visto comprometidos. La CIA llevó a cabo la operación compromiso humano, mientras que la tarea del FBI era encubrirla.

James Rothstein fue alertado sobre una idéntica red de pedófilos VIP que operaba en el Reino Unido, cuando la inteligencia británica lo consultó sobre el caso Profumo. Los agentes del MI6 visitaron a Rothstein en Nueva York para extraer lo que sabía sobre los políticos británicos y otros VIP que tenían relaciones sexuales con niños prostituidos. Esto fue parte de su esfuerzo por encubrir la verdadera naturaleza pedófila del escándalo Profumo.

Rothstein descubrió que las redes internacionales de pedófilos estaban conectadas y que sus miembros se reunían en varios lugares del mundo donde cada destino atiende a un tipo diferente de propensión sexual degenerada, incluido temas de abuso satánico.

Rothstein y sus colegas encontraron una feroz resistencia a la investigación y enjuiciamiento de los miembros de la operación de tráfico de niños. Sus contactos de periodistas de investigación en el New York Times y en el Washington Post no pudieron publicar historias sobre la red de pedófilos VIP. Todos los oficiales de policía, FBI, aduanas e IRS que persiguieron a la red de pedófilos VIP por encima del nivel de la calle vieron sus carreras subsecuentemente destruidas.

Los intentos de Rothstein de arrestar a los perpetradores clave se frustraban continuamente. Un ejemplo fue cuando le entregó una citación al jefe de la operación de compromiso humano de la CIA, Tippy Richardson. Según el pedófilo convertido en informante de la policía Ben Rose, en noviembre de 1971, Tippy Richardson, el empresario Leonard Stewart (de la OPEP, Organización de Países Exportadores de Petróleo) y un cirujano llamado Dr. Chesky, violaron y asesinaron a tres niños de entre 14-15 años en el departamento de Rose en East 64th Street en la ciudad de Nueva York. Posteriormente, el Comité Selecto contra el Crimen del Estado de Nueva York entregó citaciones tanto a Tippy Richardson como a Leonard Stewart. Cuando fue notificado, Richardson dijo que debido a que trabajaba para la CIA, la citación sería retirada bajo la Ley de Seguridad Nacional para cuando Rothstein y su colega regresaran a sus oficinas. Y así fue.

En 1972, Rothstein arrestó a uno de los cinco ladrones de Watergate, el agente de la CIA Frank Sturgis. Durante un posterior interrogatorio de dos horas, descubrió la verdad sobre Watergate. Los ladrones buscaban algo que apodaron «El cuaderno», que enumeraba a los políticos demócratas y republicanos que accedieron a niños prostituidos, sus inclinaciones sexuales, las cantidades que pagaron para violar a niños, etc.

La explicación oficial de Watergate es que los republicanos irrumpieron en la sede del Comité Nacional Demócrata para obtener información sobre sus estrategias electorales. Las personas que vivieron [en la época de] Watergate suelen comentar con el ceño fruncido, «eso nunca tuvo sentido». Las experiencias de Rothstein explican mejor el porqué Nixon conspiró para anular la investigación Watergate, el porqué sugirió que la investigación representaba una amenaza para la seguridad nacional, el porqué su secretario personal destruyó las grabaciones de la Oficina Oval después de que fueran citadas y el porqué su propio vicepresidente emitió un indulto que lo protegía del enjuiciamiento por cualquier delito que hubiera “cometido o pudiera haber cometido o en el que hubiera participado” como presidente. Si los crímenes de Nixon incluyeran la pedofilia, eso tendría mucho sentido.

Estoy segura de que el presidente Richard Nixon y su buen amigo ‘el reverendo’ Billy Graham fueron nombrados en los registros de pedófilos de Watergate, porque fui traficada sexualmente por ambos hombres cuando era niña.

Cuando hablé con James Rothstein, dijo que no había oído que Nixon fuera un pedófilo, pero que ciertamente sabía por sus múltiples víctimas que el reverendo Billy Graham era un pedófilo desenfrenado. Rothstein también me dijo que durante sus investigaciones se dio cuenta de una red idéntica de tráfico sexual de niños en Australia que involucraba a los primeros ministros. Aunque nunca lo investigó directamente, dijo que Peter Osborne, que trabajaba en la inteligencia australiana, conocía los detalles. También confirmó que políticos australianos y otros VIP asistieron a burdeles infantiles internacionales.

Otra voz que surgió tras el escándalo Pedogate fue la del banquero holandés Ronald Bernard. Bernard arrojó más luz sobre las personas y el sistema detrás de la red internacional de tráfico de niños durante una serie de entrevistas con Irma Schiffers. Bernard dijo que había trabajo en finanzas internacionales y lavado de dinero de alto nivel por 12 años. Allí descubrió que el poder político no reside en los representantes elegidos públicamente, sino en las 8,000 a 8,500 personas más ricas del mundo que ejercen el poder tras bambalinas y que manipulan a los medios de forma rutinaria. Esas personas, explicó, están en la parte superior de una estructura de poder que se asemeja a una pirámide. Directamente debajo de ellos se encuentra el Banco de Pagos Internacionales (BIS). Debajo del BIS se encuentran el FMI (Fondo Monetario Internacional) y el Banco Mundial. Debajo de ellos se encuentran los Bancos Centrales, que son bancos privados creados ilegalmente que supervisan el sistema bancario comercial de sus respectivos países. Debajo de ellos se encuentra las empresas multinacionales. Finalmente, debajo de ellos se encuentran los gobiernos de los países.

Bernard dijo que las 8,000 a 8,500 personas más ricas crearon el BIS en 1930. Dado que las personas más ricas del mundo son demasiado jóvenes para haber ayudado a establecer el BIS hace 88 años, debe estar refiriéndose a dinastías bancarias como los Rothschild. En un capítulo titulado ‘La banca y el negocio más grande del mundo’, el libro Droga, S.A.: La guerra del opio de Gran Bretaña contra los EEUU (Kalimtgis, Goldman & Stienberg, 1978) enumera a los Rothschild como una de las nueve dinastías familiares responsables de la moderna industria de la droga que, afirman, “se dirige como una sola operación mundial integrada, desde la amapola de opio hasta la bolsita de heroína que se vende en una esquina del centro de la ciudad”. El actual comercio mundial de drogas fue establecido por la Corona británica durante las Guerras del Opio, cuando se fundaron las líneas de vapor P&O para transportar drogas, se estableció el banco HSBC para lavar las ganancias y se empleó la ‘corte de judíos’ (Rothschild) para gestionar financieramente la operación. Aparentemente, poco ha cambiado y la misma operación simplemente se ha expandido.

Debe haber algo de verdad en el contenido de Droga, S.A. porque sus revelaciones dieron como resultado que el banco HSBC perdiera su licencia para operar en los EEUU. El libro también inspiró a los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley a cambiar su suposición de que el tráfico de drogas consistía en focos de actividades criminales independientes, por el hecho de que es una red global coordinada por la CIA, con ganancias lavadas a través de bancos y canalizadas hacia las operaciones terroristas encubiertas de la CIA.

Este es el mismo sistema que describió Ronald Bernard. Dijo que su propia operación de lavado trataba con gobiernos, multinacionales, organizaciones terroristas y servicios secretos. Las agencias del servicio secreto, especificó, no sirven ni protegen a un pueblo o país como el público espera. En cambio, son todas organizaciones criminales que comercian con drogas, armas y niños. Según Bernard, las élites adineradas controlaban a sus empleados comprometiéndolos y chantajeándolos, tal como dijo James Rothstein.

La mejor manera de entender la industria del tráfico de niños es rastrear la historia de la industria del tráfico de drogas. Mientras lees Droga, S.A., tacha cada aparición de la palabra ‘drogas’ y reemplázala con la palabra ‘niños’; esto te dará una imagen de la red de tráfico de niños que me victimizó. Al igual que el tráfico de drogas, la industria del tráfico sexual de niños está dirigida por las mismas personas como una sola operación mundial integrada. En la parte superior se encuentra la élite adinerada que mantiene el control asegurándose de que solo los políticos, oficiales militares y funcionarios gubernamentales chantajeados y comprometidos ocupen el liderazgo. Los servicios secretos, incluidos ASIO, la CIA y la inteligencia británica, coordinan el tráfico de niños y la operación de compromiso humano, reciben a las víctimas obtenidas a través de criminales de bajo nivel, los entrenan para convertirlos en activos adecuados y transportan a las víctimas a nivel nacional e internacional al servicio de los pedófilos VIP.

Australia está en el proceso de dos investigaciones federales, la Comisión Real sobre Respuestas Institucionales al Abuso Infantil y la Comisión Real sobre Mala Conducta en la Industria Bancaria, de Pensiones de Jubilados y de Servicios Financieros. Solo una de estas investigaciones ha arrojado alguna luz sobre la red global de tráfico de niños que denuncié personalmente a la Comisión Real de Abuso Infantil. El 5 de abril del 2018, el recién nombrado jefe de AUSTRC (Centro de Análisis e Informes de Transacciones de Australia) dijo al noticiero de ABC:

Pensé que viniendo de la Comisión Australiana de Inteligencia Criminal tenía un buen manejo del lado del crimen organizado y severo. No aprecié la profundidad y amplitud de la participación con entidades privadas y bancos. No aprecié cuántas industrias realmente toca. Existe la errónea percepción de que el lavado de dinero es un delito de cuello blanco sin víctimas que probablemente solo busca la evasión de impuestos y no es así. Son entidades criminales que utilizan instituciones financieras aquí y a nivel nacional para mover fondos criminales en nuestro país y en nuestro sistema financiero en el extranjero y tiene un masivo impacto en la vida cotidiana; ya sea explotación infantil, delincuencia grave y organizada, importación de drogas, todo implica lavado de dinero.

Posteriormente, el Commonwealth Bank de Australia fue multado con $700 millones por cerca de 54,000 infracciones a las leyes contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, incluido el lavado de ganancias provenientes del tráfico sexual de niños y la canalización de fondos hacia organizaciones terroristas en el extranjero. Entonces, mi propio banco, que cortejó a mi clientela infantil con una caja de dinero de lata verde pintada para parecerse a un edificio, al mismo tiempo facilitó mi abuso infantil.


Fuente:

DEEP STATE BOMBSHELL: Watergate was really about Pedogate

2 respuestas a «08DIC2022 – Estado Profundo explosivo: Watergate realmente se trataba de Pedogate»

  1. Entonces es imposible terminar con todas éstas aberraciones hacia los niños hechas por la élite, y tráfico de drogas y prostitución, porque los que nos dirigen están todos involucrados y todo se tapa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *