11NOV2021 – Nací en un ‘campo de reeducación’ chino. Estoy viendo la historia repetirse

Comparte este artículo:

Opinión de Nury Turkel
Actualizado a la 1:27pm hora del este del miércoles 10 de noviembre del 2021

Nota del editor: «Nury Turkel es miembro principal del Instituto Hudson, vicepresidente de la Comisión de Estados Unidos sobre Libertad Religiosa Internacional y miembro del proyecto Frentes de Libertad de la Iniciativa Democracia Renovada. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas.

Nací en un campo de reeducación chino, donde mi madre estaba detenida en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang, que muchos uigures llaman Turkestán Oriental. Durante la mayor parte de mi vida, traté de olvidar las horribles experiencias que mi madre y yo tuvimos durante mi primera infancia. Pero parece que el pasado se está repitiendo, y con una venganza.

Cuando nací, la región uigur, como el resto de China, estaba en plena revolución cultural de Mao Zedong. Fue un período de fervor totalitario: casi cualquier persona sospechosa de no ser adecuadamente comunista era golpeada, encarcelada o asesinada. Las minorías religiosas y étnicas fueron objetivos particulares.

Nury Turkel

Los fanáticos de Mao, llamados Guardias Rojos, llegaron a la patria tradicional uigur para hacer cumplir las brutales políticas del tiránico régimen. Los Guardias Rojos quemaron textos religiosos, destruyeron mezquitas, prohibieron los libros en idioma uigur y ordenaron a millones de uigures, incluida mi madre, a ingresar en campos de reeducación para ser adoctrinados en las disciplinas maoístas y «reformados» mediante trabajos forzados.

Si bien la reeducación arbitraria a gran escala experimentó un momento de calma al final de la Revolución Cultural, los programas de trabajo forzado han seguido siendo una preocupación de derechos humanos en China a pesar de las reformas económicas de las siguientes décadas.

Ahora, medio siglo después, China se está enfocando en la población uigur con un nuevo fervor. Según el Departamento de Defensa de Estados Unidos, China ha detenido posiblemente hasta a 3 millones de uigures en campos de detención. Mientras tanto, según las imágenes satelitales, CNN informa que China ha estado destruyendo los cementerios tradicionales uigures. Y, según los relatos de varias mujeres uigures, se está incorporando un extenso programa de esterilización forzada.

Habiendo experimentado la realidad de vivir bajo ese régimen, y ahora viendo con horror cómo estas atrocidades son cometidas contra mis hermanos y hermanas uigures, me resulta difícil comprender cómo cualquier actor occidental podría presionar por un mayor diálogo o compromiso con tal régimen.

¿Qué tan de poco valor son las vidas de mi pueblo para la comunidad internacional si ignoran los informes sobre el intento del gobierno chino de cometer genocidio contra los uigures? Tanto las democracias como las organizaciones no gubernamentales deben hacer mucho más para apoyar la lucha uigur, incluso si viene con una inevitable reacción del gobierno chino.

Desde que salí de China en 1995 para buscar la libertad política y realizar estudios de posgrado, he convertido en mi misión el hablar contra los horrores perpetrados contra los uigures, a pesar de las graves consecuencias que he tenido que pagar. No he visto a mi madre ni a mi padre desde hace más de 17 años. Las autoridades chinas han impedido que mis enfermos y ancianos padres dejen el país para reunirse con sus hijos y nietos estadounidenses. Aunque a mis padres nunca se les ha dado una razón clara para hacerlo, creo firmemente que se debe a mis críticas al gobierno chino.

Nury Turkel y sus padres en su ceremonia de graduación en la universidad de derecho en mayo del 2004.

Como abogado, defensor de los derechos humanos y ahora vicepresidente de la Comisión de Estados Unidos sobre Libertad Religiosa Internacional (USCIRF), he abogado por los derechos humanos y la libertad religiosa en China y en todo el mundo durante muchos años. Y, en estas capacidades, he visto un progreso real en la concienciación sobre las atrocidades perpetradas en la región Uigur. Pero para tener un impacto significativo, las principales democracias del mundo deben seguir una estrategia más audaz dirigida directamente a golpear a China donde más le duele: usando como armas las prohibiciones de importación e inversiones estratégicas.

De manera espantosa, muchos de los productos que disfrutan los países occidentales son fabricados por uigures residentes en China. Según varios informes, la fuerza laboral uigur contribuye significativamente a la economía mundial, en particular a las industrias de fabricación de paneles solares y de cultivo de algodón. En un orden internacional liberal, no puede haber lugar para el trabajo forzado.

El Senado de los Estados Unidos ha dado pasos importantes en este tema al aprobar la Ley de Prevención del Trabajo Forzado Uigur, que establece amplias prohibiciones de importación de productos de la región Uigur. La Cámara de Representantes de los Estados Unidos, que aprobó una versión anterior del proyecto de ley en el 2020, ahora debe actuar rápidamente para aprobar este proyecto de ley, de modo que el presidente Joe Biden pueda convertirlo en ley.

La democracia ha estado en declive en muchos países del mundo durante la última década. Este gráfico muestra que China se ha clasificado constantemente en un lugar bajo en cuanto a libertades democráticas bajo el mandato del presidente Xi Jinping, según evaluaciones de Freedom House. Total “Freedom Score” / Nota: «Freedom Score» es un puntaje numérico, de un máximo de 100, que se basa en evaluaciones de libertades políticas y civiles. Freedom House proporciona evaluaciones para 195 países y 15 territorios. Los territorios se eligen en función de un conjunto de criterios que incluyen cómo se gobierna el área, si las condiciones en el terreno difieren significativamente de las de los países relevantes y si se espera que los límites permanezcan lo suficientemente estables para las comparaciones año tras año. / Fuente: Freedom House / Gráfico: Renée Rigdon, CNN

Nuestros socios europeos, otro enorme mercado para los productos chinos, deben hacer lo mismo, y Estados Unidos debe alentar a nuestros aliados a unirse a nosotros para erradicar esta perversa práctica. Si bien la Unión Europea está elaborando un debido protocolo de diligencia para abordar las violaciones de los derechos humanos dentro de las cadenas de suministro de la UE, no ha dado una indicación lo suficientemente sólida de que adoptará prohibiciones amplias de importación de productos producidos por el trabajo forzado uigur.

Europa superó el peor de los horrores del nazismo, el fascismo y el comunismo, y debería comprender las consecuencias de no actuar frente a un régimen que busca erradicar los grupos minoritarios. Para que la UE tenga alguna credibilidad como líder moral, debe prohibir la importación de productos de Xinjiang.

De hecho, tales prohibiciones, que van más allá de muchas de las sanciones existentes que ya están en vigor, pueden contribuir en gran medida a mitigar los atroces crímenes que está cometiendo Beijing en la patria uigur. Considera algunas de las sanciones de Estados Unidos, que ya están demostrando ser efectivas para eliminar dos cosas que más le preocupan a los líderes del partido chino: los intereses económicos y la imagen pública.

Prohibir la importación de productos agrícolas, como el algodón y los tomates, ha fracturado las cadenas de suministro de las industrias de la moda y la alimentación. Y las medidas de ejecución detrás de estas sanciones también han creado puntos de presión para las empresas estadounidenses, obligándolas a reconocer los riesgos de hacer negocios en China y al mismo tiempo enfrentar riesgos administrativos, legales y de reputación en los Estados Unidos. Además, la denuncia pública y la humillación mediante el uso de sanciones ha enviado un poderoso mensaje a Beijing de que los perpetradores de abusos contra los derechos humanos no pueden permanecer en el anonimato.

Eso no quiere decir que esta sea una propuesta libre de riesgos para los países que implementan tal prohibición. Italia es uno de los principales importadores mundiales de productos de Xinjiang, y puede ser un desafío para un país así aislarse de los productos de Xinjiang, incluso si así lo quisiera. Por eso es fundamental que economías poderosas como las de Estados Unidos y otras democracias inviertan en alternativas viables a los productos de trabajo forzado de China, facilitando así a los países la diversificación de sus cadenas de suministro.

Este junio, el Senado de los Estados Unidos aprobó la Ley de Innovación y Competencia de los Estados Unidos, que designa $250mil millones para impulsar la investigación científica, el diseño y la fabricación de semiconductores estadounidenses. Estados Unidos y sus socios democráticos deberían considerar una legislación similar para impulsar la fabricación de productos que hasta ahora han estado dominados por empresas que operan con fuerza laboral en Xinjiang.

Tanto las administraciones de Donald Trump como la de Joe Biden han calificado las acciones de China hacia los uigures como un genocidio, y los parlamentos canadiense, británico, holandés y lituano han estado de acuerdo. Los Estados signatarios de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Genocidio están obligados a tomar medidas para detener el genocidio cuando se produzca y castigar a los perpetradores. Sin embargo, queda mucho por hacer para abordar los continuos horrores de Xinjiang.

Esto corta el núcleo legal y moral del orden internacional liberal. La estrategia dual de prohibiciones de importación e inversión nacional puede no ser una panacea, pero sin duda es un significativo paso en la dirección correcta. Después de ver una vida de abusos por parte del régimen chino, tales acciones me dan al menos un rayo de esperanza de que las vidas de los uigures significan más para la comunidad internacional y que no es un cliché.

Nota del editor: El gobierno chino ha negado repetidamente cualquier acusación de crímenes, incluidos el trabajo forzado y la esterilización forzada, contra los uigures y otros pueblos turkic. Afirma que está proporcionando educación a los uigures en «centros de formación profesional» al tiempo que ayudan en los esfuerzos de desradicalización para combatir el presunto terrorismo.


Fuente:  https://www.cnn.com/2021/11/08/opinions/uyghur-human-rights-history-repeat-itself-turkel/index.html

2 respuestas a «11NOV2021 – Nací en un ‘campo de reeducación’ chino. Estoy viendo la historia repetirse»

  1. Estimados Fer e Iliana, sería estupendo si ustedes investigaran todas estas acusaciones que se hacen contra China, como lo de genocidio uygur, trabajo forzado, persecución religiosa, etc. Es fácil descubrir que todo eso es falso.
    No es nada difícil pagar a testigos falsos, como lo han hecho ya con tantos! Y el Hudson Institute, que acoge este testimonio, es sospechoso de pertenecer al NOM, especialmente por sus campañas anti chinas y contra el cambio climático. Mike Pence trabaja para ellos!
    Probablemente ustedes saben que Xi Jinping es uno de los principales líderes de la Alianza. Q mismo lo dijo en el post 140 del 11-11-17. Dice: «What if China, Russia and others are coordinating with POTUS to eliminate the NWO?» En el mismo post dice cómo el recibimiento que Xi le hizo a Trump en la Ciudad Prohibida en 2017 es una prueba de ello.
    Quizá Trump y equipo están usando esta campaña contra China como parte de su guerra de información. Le sigue el juego a la cabal, que odia a China, porque se opone a sus planes anti humanidad y de dominación planetaria.
    Pero prácticamente todos los medios alternativos se han unido a esta campaña de guerra contra China. Hay algunos que la tomaron con tantas ganas que se nota su racismo solapado, como Mike Adams, que llega a teorías absurdas de tropas escondidas para invadir a los EEUU!. Hasta en mi país, Chile, hay varios vloggers extrasistema que la han emprendido también contra China. Es desesperante la cantidad de desinformación por la que tenemos que atravesar! Las únicas excepciones, es decir, fuentes confiables que he encontrado sobre China son The Duran, the Schiller Institute y The Geopolitics of Conflict. Hay también vloggers que informan la verdad desde China, como Daniel Dumbrill y FerMuBe.
    En español, tenemos a Top de Impacto.

  2. por favor los que aman China ahorren y vuelen para vivir alli… yo creo que nadie los criticaria antes les mandariamos muchas bendiciones igual que los que aman a Cuba , Venezuela y todas esas hermosas dictaduras que hacen que sus pueblos se sientas tan libres que ni siquiera pueden hablar de las atrocidades que cometen sus gobiernos… por favor les deseo un feliz viaje y una feliz estadia en esos territorios de los cuales todos creemos que son dictaduras malvadas pero que mucha gente dice que son el paraiso terrenal… sin mas comentarios que dios los bendiga Y VIVA LA LIBERTAD.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.