11-SEP-2021 Mensaje de Trump en el «Día de oración por Estados Unidos»

Comparte este artículo:

PRESIDENTE DONALD J. TRUMP
11 DE SEPTIEMBRE DEL 2021
BEDMINSTER, Nueva Jersey

Palabras del 45º presidente Donald J. Trump en el «Día de oración por Estados Unidos» de Let Us Worship

Es un honor absolutamente profundo dirigirme a todos ustedes reunidos en el National Mall en este día tan solemne de recuerdo y oración, cuando nuestra Nación conmemora el vigésimo aniversario de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, un día terrible.

Quiero agradecer a Sean Feucht y a todos los integrantes del increíble movimiento Let Us Worship por organizar este evento tan hermoso e increíble. Desde el año pasado, ustedes han llevado adoración y oración a 132 ciudades de todo el país, incluido el servicio religioso más grande de Estados Unidos aquí mismo en la capital de nuestra nación. Al unir a ciudadanos de todas las denominaciones y orígenes para promover la fe y la libertad en Estados Unidos, ustedes están fortaleciendo a toda nuestra nación y se los agradecemos.

No podría haber una noche más apropiada que esta noche para que los estadounidenses se unan e inclinen la cabeza en oración.

Dos décadas después de que casi 3.000 estadounidenses fueron asesinados en el World Trade Center, el Pentágono y en un campo en el oeste de Pensilvania, honramos la memoria de cada alma inocente asesinada en los ataques del 11 de septiembre. Valoramos su legado y reafirmamos nuestro eterna promesa de Nunca Olvidar.

Todos recordamos haber escuchado en las horas y días posteriores a los ataques las historias de oficiales de policía, bomberos y socorristas que mostraron valentía y audacia más allá del llamado del deber. Como neoyorquino de toda la vida, me fue extraordinario presenciar la fuerza y ​​la resistencia de la gente de esa increíble ciudad, y es de hecho una ciudad increíble. Ellos corrieron hacia el peligro, hacia el humo, sin pensar en su propia seguridad. El heroísmo de la policía de Nueva York, el el Departamento de Bomberos de Nueva York, la Policía de la Autoridad Portuaria, así como los socorristas en el Pentágono, y tantos otros, vivirá en nuestra memoria nacional para siempre.

Esta noche, quiero expresar nuestro agradecimiento a todos los socorristas presentes en el National Mall. Ustedes son lo mejor de nuestra nación. Son gente increíble.

También quiero pedirle a todos los estadounidenses aquí hoy, y en todo el país, que se tomen un momento para compartir nuestra gratitud por las innumerables personas (miembros [militares] del servicio activo, veteranos y familias de militares) que se han sacrificado para defender nuestro país en las dos década pasadas. Y estemos especialmente agradecidos y pensando en los valientes héroes que sirvieron en Afganistán. Ellos se ofrecieron valientemente como voluntarios para cazar a los viles asesinos que atacaron a Estados Unidos y para eliminar la amenaza del terrorismo islámico radical de la faz de la tierra. Y sé lo que ustedes están pensando porque hemos sufrido una gran, gran vergüenza durante la semana pasada. Ha sucedido algo terrible, esta administración tomó decisiones terribles. Pero ustedes son valientes, son increíble y se corregirá.

Hoy más temprano, miembros del Movimiento Let Us Worship colocaron banderas en las tumbas de todos los miembros del servicio [militar] en el cementerio de Arlington, quienes dieron su vida por nuestra nación desde el 11 de septiembre. A las familias Gold Star presentes en el Mall y a las familias de todos los Miembros del Servicio que han hecho el sacrificio supremo en nuestra lucha contra el enemigo terrorista, sepan que cuentan con nuestra lealtad eterna, nuestra devoción eterna y el amor y apoyo de cada uno de los estadounidenses.

Mientras oramos y reflexionamos sobre este aniversario, una historia de ese terrible día señala el camino a seguir para nuestra Nación y nos recuerda la fuente infinita de nuestra esperanza.

Mientras el humo negro se elevaba desde el otro lado del Potomac en el Pentágono y los cielos de Nueva York estaban llenos de cenizas y llamas, una figura solitaria se paró en una ventana cerca de la base de la Torre Norte del World Trade Center. El padre Mychal Judge era el capellán de una estación de bomberos de la ciudad de Nueva York. Cuando el primer avión chocó contra el World Trade Center, entró corriendo sabiendo del peligro. El testimonio en video lo muestra parado frente a una ventana grande, mirando hacia arriba a las personas cayendo hacia la muerte. Un amigo y compañero sacerdote contó más tarde que si miras con atención, puedes ver los labios del Padre moviéndose.

«Para aquellos de nosotros que lo conocemos», dijo el amigo, «él no hablaba consigo mismo. Estaba orando».

Momentos después, la Torre Sur se derrumbó y la implosión rompió la ventana de vidrio y mató al Padre Mike.

El día antes de su muerte, el padre Mike habló en la inauguración de una estación de bomberos de la ciudad de Nueva York. Ante un grupo de bomberos, compartió un mensaje que resuena en todos los tiempos.

“Hagan lo que Dios les llamó a hacer”, les dijo. “Tú aparece. Pon un pie delante del otro. Te subes al equipo y sales y haces el trabajo, el cual es un misterio. No tienes idea de lo a lo que Dios te está llamando. No tienes idea de adónde vas y, en algunos casos, no sabes por qué. Pero él te necesita. Él me necesita. Nos necesita a todos».

Esta noche, las palabras del Padre Mike nos recuerdan que al final, solo hay una respuesta verdadera a la profundidad y el mal que vimos el 11 de septiembre del 2001. Es Dios. Esa es la respuesta que se mantuvo erguida sobre los restos del Ground Zero, donde los rescatistas forjaron la poderosa cruz de acero con las vigas rotas de las torres caídas. Es la misma vista que se vio a cientos de millas de distancia en Shanksville, donde el primer monumento espontáneo a los héroes del Vuelo 93 fue una simple pero hermosa cruz de madera. Y esa misma vuelta a Dios — la respuesta definitiva al mal — lo que vemos hoy aquí, cuando miles de estadounidenses se reúnen en el mall para orar por nuestra amada Nación y para orar unos por otros.

Quiero agradecer a Let Us Worship por llamar a los estadounidenses a 21 días de oración en las próximas semanas. Estados Unidos es una nación fortalecida y sostenida por Dios y las oraciones de todos Sus hijos.

Tu fe es una fuerza que nuestros enemigos nunca podrán extinguir. Tu amor por Dios, la Familia y la Patria es más poderoso que el odio, la malicia o el desprecio de cualquier adversario.

Entonces, al recordar a los estadounidenses que perdimos hace dos décadas, volvemos una y otra vez a la misma oración simple que se escuchó en toda nuestra tierra en los días posteriores a los ataques del 11 de septiembre: Dios Bendiga a Nuestros Socorristas. Dios Bendiga a Nuestros Miembros en Servicio. Dios Bendiga la memoria de todos los que murieron el 11 de septiembre. Y Dios Bendiga a Estados Unidos. Gracias.

###


Fuentes:

https://t.me/georgenews/2278

https://t.me/georgenews/2279


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *