Icono del sitio Divulgación Total

Manual de Ley de Guerra del Departamento de Defensa de EEUU

El Manual de Guerra de Ley de Guerra del Departamento de Defensa de los EEUU es un extenso documento (archivo PDF de 1236 páginas) que fue creado en junio del 2015 y actualizado en diciembre del 2016, justo durante las elecciones presidenciales que ganó Donald Trump.

Este documento está basado en las regulaciones de la Convención de Ginebra y establece leyes y regulaciones que se deben respetar cuando un poder beligerante toma control de un territorio de su enemigo.

Cualquier fuerza armada que tome control de un territorio que no forma parte de su país debe respetar estas reglas, sino, queda automáticamente expuesto a que su operación militar de toma de territorio sea intervenida por fuerzas militares internacionales para detener el abuso y la violación de esas leyes.

Los EEUU tomáron las reglas y regulaciones de la Convención de Ginebra y en base a eso crearon este documento.

Pero queremos compartir con ustedes las secciones 11,1, 11,2, 11.3, 11.4, 11.5 y 11.6 que nos parecen interesantes y quizás importantes para lo que está ocurriendo o lo que esté por ocurrir en los EEUU.

Sabemos que para muchos es un poco pesado leer tanta información, pero cuando las redes sociales despliegan mucha desinformación y rumores sin citar fuentes, lo mejor es acudir a los documentos oficiales, como en este caso.

El capítulo 11 incluye todo lo relacionado a ocupación militar.

La introducción dice:

Este capítulo trata sobre la ocupación militar. La Convención de Ginebra establece reglas específicas para el internamiento de personas protegidas en una ocupación, las cuales se tratan en el Capítulo X.
La ocupación militar es una medida temporal para administrar territorio bajo el control de fuerzas invasoras, e involucra un complicado conjunto trilateral de relaciones legales entre la Potencia Ocupante, la autoridad soberana temporalmente destituida y los habitantes del territorio ocupado.

No vamos a traducir cada uno de los detalles de esas secciones, por lo extenso, sino solo las partes más resaltantes o sino los títulos.

La sección 11.2 dice lo siguiente:

11.2 CUÁNDO SE APLICA LA LEY DE OCUPACIÓN MILITAR
La ley de ocupación militar se aplica cuando existe de hecho una ocupación militar.
Incluso si los requisitos de ley de la ocupación beligerante no se aplican como cuestión de derecho, los principios y normas generales de la ley de guerra siguen aplicándose, tales como los que rigen la conducción de las hostilidades.

11.2.1 La ocupación militar como un hecho.
La ocupación militar es una cuestión de hecho. Las consecuencias legales que surgen del hecho de la ocupación (es decir, que ese hecho es la base tanto de los derechos como de los deberes) ilustran cómo la ley de guerra puede considerarse tanto permisiva como restrictiva por naturaleza.
El hecho de la ocupación es la base para que la Potencia ocupante ejerza autoridad sobre el territorio ocupado. El hecho de la ocupación, como requisito para el ejercicio de la autoridad sobre el territorio ocupado, impide que un Estado simplemente reclame las autoridades de gobierno militar sobre un territorio enemigo sin controlar realmente tal territorio.
El hecho de la ocupación también impone ciertos deberes a la Potencia Ocupante con respecto al territorio ocupado. El hecho de la ocupación, como requisito para activar los deberes de una Potencia Ocupante, significa que un Estado que, de hecho, no ocupa un área, no contrae las obligaciones de una Potencia ocupante.
Una vez que existe una ocupación de hecho, independientemente de si la invasión fue legal o ilegal bajo jus ad bellum, se aplican los derechos y deberes de la Potencia Ocupante y la población en relación entre una y otra. Esta aplicación de la ley de ocupación beligerante es un ejemplo de cómo las reglas de jus in bello y las reglas de jus ad bellum generalmente operan independientemente unas de otras.

La Sección 11.3 dice lo siguiente:

11.3 FIN DE LA OCUPACIÓN Y DURACIÓN DE LAS OBLIGACIONES DE LA CONVENCION DE GINEBRA
El estatus de ocupación beligerante finaliza cuando dejan de cumplirse las condiciones para su aplicación. Ciertas obligaciones de la Convención de Ginebra con respecto al territorio ocupado continúan mientras dure la ocupación después del cierre general de las operaciones militares.
11.3.1 Fin de la Ocupación. La ocupación beligerante cesa cuando ya no se cumplen las condiciones para su aplicación. En particular, como se analiza a continuación, el estatus de ocupación beligerante cesa cuando el invasor ya no gobierna de hecho el territorio ocupado o cuando ya no existe una relación hostil entre el Estado del territorio ocupado y el de la potencia ocupante.
La ocupación beligerante termina cuando la Potencia ocupante ya no tiene efectivamente el territorio ocupado bajo su control. Por ejemplo, un levantamiento de la población local puede impedir que la Potencia Ocupante ejerza realmente su autoridad sobre el territorio ocupado. De manera similar, la expulsión o retirada completa del territorio también sería suficiente porque la ex Potencia Ocupante en general no podría controlar suficientemente el territorio ocupado.

La Sección 11.4 describe lo siguiente:

11.4 POSICIÓN LEGAL DEL PODER OCUPANTE
La ocupación militar del territorio enemigo implica un complicado conjunto trilateral de relaciones legales entre la Potencia Ocupante, la autoridad soberana temporalmente derrocada y los habitantes del territorio ocupado. El hecho de la ocupación otorga a la Potencia Ocupante el derecho a gobernar el territorio enemigo temporalmente, pero no transfiere la soberanía sobre el territorio ocupado a la Potencia Ocupante.
11.4.1 Derecho del Porder Ocupante a Gobernar Territorio Enemigo Temporalmente. El derecho a gobernar el territorio del enemigo durante su ocupación militar es uno de los incidentes de guerra. Por el hecho de la ocupación (es decir, el poder establecido por la Potencia Ocupante sobre el territorio ocupado), la Potencia Ocupante recibe la autoridad para ejercer algunos de los derechos de soberanía. El ejercicio de esos derechos soberanos también resulta de la necesidad de mantener la ley y el orden, indispensable tanto para los habitantes como para la fuerza ocupante, y el incumplimiento o incapacidad del gobierno legítimo para ejercer sus funciones, o la falta de de voluntad de permitir que lo haga.
11.4.2 Limitaciones al Poder Ocupante Resultantes de su Falta de Soberanía Sobre el Territorio Ocupado. La ocupación beligerante en una guerra extranjera, basada en la posesión del territorio enemigo, implica necesariamente que la soberanía del territorio ocupado no está conferida a la Potencia ocupante. La ocupación es esencialmente provisional.
Dado que la soberanía no está conferida a la Potencia Ocupante, el hecho de la ocupación militar no autoriza a la Potencia Ocupante a realizar determinadas acciones. Por ejemplo, la Potencia ocupante no está autorizada por el hecho de la ocupación beligerante para anexar territorio ocupado o para crear un nuevo Estado. Además, la Potencia ocupante no puede obligar a los habitantes del territorio ocupado a que se conviertan en ciudadanos suyos ni a que le juren lealtad. De manera similar, en vista del carácter provisional de la ocupación beligerante, se ha interpretado que la autoridad de la Potencia Ocupante en virtud de la ley de ocupación, está sujeta a limitaciones sobre la capacidad de la Potencia Ocupante para alterar las instituciones de gobierno de forma permanente o cambiar la constitución de un país.

La Sección 11.5 se refiere al orden público y la seguridad:

11.5 DEBER DEL PODER OCUPANTE DE GARANTIZAR EL ORDEN PÚBLICO Y LA SEGURIDAD
Habiendo pasado la autoridad del poder legítimo efectivamente a manos de la Potencia Ocupante, ésta tomará todas las medidas a su alcance para restaurar y asegurar, en la medida de lo posible, el orden público y la seguridad, respetando, salvo que se prevenga absolutamente, las leyes vigentes en el país. Este principio ha sido reconocido como derecho internacional convencional.
La Potencia ocupante tiene el deber general de mantener el orden público y velar por la preservación de los derechos de los habitantes, incluidos los derechos a su propiedad privada.

La sección 11.6 dice:

11.6 PROTECCIÓN DE LA POBLACIÓN DE UN TERRITORIO OCUPADO
Según la ley de ocupación beligerante, la Potencia Ocupante tiene ciertos deberes con respecto a la población de un territorio ocupado, incluidas las personas protegidas bajo la Convención de Ginebra.
11.6.1 Protecciones Generales, Incluido el Trato Humano, de la Población de un Territorio Ocupado. La población de un territorio ocupado, al igual que otras personas protegidas por la Convención de Ginebra, tiene derecho, en toda circunstancia, al respeto de su persona, su honor, sus derechos familiares, sus convicciones y prácticas religiosas, y sus maneras y costumbres. En todo momento serán tratados con humanidad, y serán protegidos especialmente contra todos los actos de violencia o amenazas de violencia, y contra los insultos y la curiosidad pública.
Otras disposiciones para el trato humano de las personas protegidas, establecidas en los artículos 27 al 34 de la Convención de Ginebra se aplican a la población de un territorio ocupado. Por ejemplo, las mujeres deben estar especialmente protegidas contra cualquier ataque a su honor, en particular contra la violación, la prostitución forzada o cualquier forma de asalto indecente. Se prohíben las represalias contra las personas protegidas y sus bienes. Se prohíbe la toma de rehenes.


Estas son solo algunas de las disposiciones y regulaciones legales para un territorio enemigo ocupado.

El documento de más de 120 páginas tiene muchos detalles y miles de referencias para todas estas disposiciones que los militares estadounidenses deben cumplir, letra por letra.

Pronto publicaremos más datos en relación a esta información.


Fuente – Sitio web oficial del Centro de Información Técnica de Defensa militar:

https://apps.dtic.mil/dtic/tr/fulltext/u2/1023075.pdf


RELACIONADO:

12-ENE-2021 Memorandum de las Fuerzas Armadas de EEUU

VIDEO RELACIONADO:

01-FEB-2021 Qué es 11.3, 11.4, 11.6 | Divulgación Total (divulgaciontotal.com)


 

Salir de la versión móvil