2-DIC-2020 Discurso De Trump Sobre Fraude Electoral

Comparte este artículo:

Discurso del Presidente Trump, en mensaje directo al pueblo estadounidense, comentando la inmensa cantidad de evidencia de fraude electoral que se ha encontrado en varios estados de los Estados Unidos.



Transcripción:

Gracias. Este puede ser el discurso más importante que haya pronunciado jamás. Quiero proporcionar una actualización sobre nuestros esfuerzos en curso para exponer el tremendo fraude electoral y las irregularidades que tuvieron lugar durante las ridículamente largas elecciones del 3 de noviembre. Solíamos tener lo que se llamaba día de elecciones. Ahora tenemos días, semanas y meses de elecciones, y pasaron muchas cosas malas durante este ridículo período de tiempo, especialmente cuando no tienes que demostrar casi nada para ejercer nuestro mayor privilegio, el derecho al voto. Como presidente, Tengo el deber más alto de defender las leyes y la Constitución de los Estados Unidos. Por eso estoy decidido a proteger nuestro sistema electoral, que ahora se encuentra bajo asalto y asedio coordinados.

Durante meses, antes de las elecciones presidenciales, se nos advirtió que no deberíamos declarar una victoria prematura. Se nos dijo repetidamente que tomaría semanas, si no meses, el determinar el ganador, contar las boletas de ausentes y verificar los resultados. A mi oponente se le dijo que se mantuviera alejado de las elecciones, que no hiciera campaña. «No te necesitamos. Lo tenemos. Esta elección está hecha». De hecho, estaban actuando como si ya supieran cuál sería el resultado. Lo tenían cubierto y quizás lo hicieron, muy tristemente para nuestro país. Todo fue muy, muy extraño. Pocos días después de las elecciones, fuimos testigos de un esfuerzo orquestado para ungir al ganador incluso cuando todavía se contaban muchos estados clave.

Debe permitirse que continúe el proceso constitucional. Vamos a defender la honestidad del voto asegurándonos de que se cuente cada boleta legal y que no se cuente ninguna boleta ilegal. No se trata solo de honrar los votos de 74 millones de estadounidenses que votaron por mí, se trata de garantizar que los estadounidenses puedan tener fe en esta elección y en todas las elecciones futuras.

Hoy detallaré algunas de las impactantes irregularidades, abusos y fraudes que se han revelado en las últimas semanas, pero antes de exponer solo una pequeña parte de la evidencia que hemos descubierto, y tenemos tanta evidencia, quiero explicar el corrupto esquema de votación por correo que los demócratas implementaron sistemáticamente y que permitió alterar la votación, especialmente en los estados indecisos, que ellos tenían que ganar. Simplemente no sabían que iba a ser tan difícil, porque estábamos liderando en cada uno de los estados indecisos por mucho, mucho más de lo que jamás creyeron posible. Si bien durante mucho tiempo se ha entendido que la maquinaria política demócrata se involucra en fraude electoral desde Detroit hasta Filadelfia, Milwaukee, Atlanta y muchos otros lugares. Lo que cambió este año fue el implacable impulso del Partido Demócrata para imprimir y enviar por correo decenas de millones de boletas enviadas a destinatarios desconocidos sin prácticamente ninguna protección de ningún tipo. Esto permitió que el fraude y el abuso ocurrieran en una escala nunca antes vista. Usando la pandemia como pretexto, los políticos y jueces demócratas cambiaron drásticamente los procedimientos electorales solo unos meses y, en algunos casos, semanas antes de las elecciones del 3 de noviembre.

Muy rara vez participaron las legislaturas y constitucionalmente, tuvieron que participar, pero muy, muy raramente, y verán eso a medida que continuamos presentando nuestras demandas, es constitucionalmente absolutamente incorrecto lo que ocurrió, incluso desde un punto de vista legal. Muchos estados, como Nevada y California, enviaron millones de boletas a cada persona en sus listas de votantes, ya sea que esas personas hayan solicitado boletas o no, ya sea que estén muertas o vivas, recibieron boletas. Otros estados, como Minnesota, Michigan y Wisconsin, instituyeron el voto ausente universal justo a la mitad del año electoral, enviando formularios de solicitud de voto ausente a todos los votantes en todas las listas. No importaba quiénes fueran. Esta colosal expansión de la votación por correo abrió las puertas al fraude masivo. Es un hecho ampliamente conocido que las listas de votantes están repletas de personas que no son legalmente elegibles para votar, incluidos aquellos que han fallecido, que se han mudado de su estado e incluso a los no ciudadanos de nuestro país.

Más allá de esto, los registros están plagados de errores, direcciones incorrectas, entradas duplicadas y muchos otros problemas. Esto no se discute. Nunca se ha disputado. Docenas de condados en los estados indecisos clave tienen más votantes registrados en las listas que ciudadanos en edad de votar, incluidos 67 condados en Michigan. Todo esto es evidencia. En Wisconsin, la Junta de Elecciones del estado no pudo confirmar la residencia de más de 100,000 personas, pero se negaron repetidamente a eliminar esos nombres de sus listas de votantes antes de las elecciones. Sabían por qué, nadie más lo sabía. Yo sabía por qué. Eran votantes ilegales. Es una farsa que en el año 2020, no tengamos ningún medio para verificar la elegibilidad de quienes votaron en una elección y una elección tan importante que es, o para determinar quiénes son, si viven en el estado o si incluso son ciudadanos estadounidenses. No tenemos ni idea.

Tenemos en todos los estados indecisos, infracciones importantes o fraude absoluto, que es mucho mayor en números o votos de lo que necesitamos para anular los resultados de un estado. En otras palabras, en Wisconsin, por ejemplo, donde estábamos muy arriba la noche de las elecciones, finalmente nos hicieron perder milagrosamente por 20.000 votos. Puedo mostrarles aquí mismo, que Wisconsin, estabamos liderando por mucho y luego a las 3:42 de la mañana, hubo esto, fue una gran cantidad de votos aumentados, principalmente Biden, casi todos Biden. Hasta el día de hoy, todos están tratando de averiguar: «¿De dónde vino?» Pero pasé de liderar por mucho a perder por poco y eso es justo aquí. Eso es a las 3:42 de la mañana, eso es Wisconsin, algo terrible, terrible, terrible.

Pero tendremos mucho más, muchas veces más que los 20.000 votos necesarios para ganar en el estado. Si tenemos razón sobre el fraude, Joe Biden no puede ser presidente. Estamos hablando de cientos de miles de votos. Estamos hablando de números como nadie ha visto antes. A modo de ejemplo, en ciertos estados estabamos abajo, digamos, 7,000 votos, pero más adelante encontramos 20,000, 50,000, 100,000, 200,000 discrepancias o votos fraudulentos, y eso incluye los votos que se aprobaron cuando no se  permitió que sean vistos por los observadores electorales republicanos, porque los observadores electorales fueron bloqueados fuera del edificio. O personas que vinieron inocentemente a votar el 3 de noviembre, que estaban todos entusiasmados con su voto, estaban felices. Estaban orgullosos de ser ciudadanos de los Estados Unidos de América, y fueron y dijeron: «Me gustaría votar». Se les dijo que no podían votar. «Lo siento», les dijeron, «lo siento. Usted ya votó por correo. Felicidades. Recibimos una boleta, por lo que usted ya no puede votar”.

No sabían qué hacer. No tenían a nadie con quien quejarse, la mayoría simplemente se fue y dijo: «Eso es extraño». Pero mucha gente se quejó y se quejó con vehemencia, y en muchos casos, llenaron una boleta provisional, que casi nunca se usó, pero en prácticamente todos los casos fue un voto por Trump. En otras palabras, fueron a votar y les dijeron que votaron y no votaron. Se fueron y sintieron horror y perdieron el respeto por nuestro sistema. Esto sucedió decenas de miles de veces en todo el país. Así de desesperados estaban los demócratas. Llenaron boletas de personas y ni siquiera sabían si estas personas iban a aparecer. Cuando aparecieron, les dijeron: «Lo siento, usted ya votó».

Además de todo lo demás, tenemos una empresa que es muy sospechosa. Su nombre es Dominion, con el giro de un dial o el cambio de un chip, puedes presionar un botón para Trump y el voto va para Biden. ¿Qué tipo de sistema es ese? Tenemos que ir al papel, tal vez tarde más. Pero el único sistema seguro es el papel. No estos sistemas que nadie entiende, incluidas en muchos casos, las personas que los ejecutan. Aunque, lamentablemente, creo que los entienden demasiado bien.

En un condado de Michigan, como ejemplo, que utilizó sistemas Dominion, encontraron que casi 6.000 votos se habían cambiado erróneamente de Trump a Biden, y esto es solo la punta del iceberg. Esto es lo que atrapamos. ¿Cuántos no atrapamos? ¿Hay cientos de otros ejemplos en todo el país? ¿Hay miles? Tuvimos suerte y lo llamaron una falla, pero encontramos numerosos fallos esa noche. El 96% de las donaciones políticas de la empresa (Dominion) fueron a los demócratas, lo cual no es sorpresa. Francamente, cuando nos fijamos en quién dirige la empresa, quién está a cargo, quién es el propietario, lo que no sabemos, ¿dónde se cuentan los votos? Que creemos que se cuentan en países extranjeros, no en los Estados Unidos, Dominion es un desastre. Las autoridades electorales en Texas han bloqueado repetidamente el despliegue de los sistemas Dominion debido a preocupaciones sobre las vulnerabilidades de seguridad y la posibilidad de errores y fraude total. Cada distrito que usa los sistemas Dominion debe ser monitoreado e investigado cuidadosamente.

Pero no solo para el futuro. En este momento, estamos preocupados por el presente y lo que sucedió con una elección que ganamos sin lugar a dudas. Bajo mi liderazgo, los republicanos ganaron casi todas las cámaras estatales de Estados Unidos, lo que no se esperaba que hicieran. Subimos 16 escaños en la Cámara de Representantes. Los números todavía se están tabulando, porque hay nueve escaños que nadie conoce realmente. No lo saben. Dos semanas después, todavía está bajo consideración, porque es un desastre. Se suponía que los republicanos iban a perder muchos escaños y, en cambio, ganaron esos escaños en la cámara, y una elección muy importante que se avecina determinará si mantenemos el Senado o no.

David Perdue y Kelly Leffler son dos personas tremendas. Desafortunadamente, en Georgia, están usando el mismo horrible sistema Dominion, y ya se ha sabido que, piénselo, se han solicitado cientos de miles de boletas ausentes. Fíjense quién solicita esas boletas. La diferencia es que es un estado, y tendremos los ojos puestos en él como nadie lo ha hecho antes, porque tenemos que ganar esos dos escaños en el Senado. El tremendo éxito que tuvimos en la Cámara de Representantes y el tremendo éxito que hemos tenido hasta ahora en el Senado, un éxito inesperado en todo el país y aquí mismo en Washington.

Es estadísticamente imposible que la persona, yo, que encabezó la cuenta perdiera. Los mejores encuestadores, los verdaderos encuestadores, no los que nos hicieron perder 17 puntos en Wisconsin cuando realmente ganamos, o los que nos hicieron perder cuatro o cinco puntos en Florida, y ganamos por muchos puntos, o incluso nos tuvieron empatados o debajo, en Texas, y ganamos por mucho, no esos encuestadores, sino los encuestadores reales. Los encuestadores que son justos y honestos me dijeron: «No podemos entender algo como esto. Nunca ha sucedido antes. Llevaste al país a la victoria y fuiste el único que perdió. No es posible.»

El presidente de la cámara de cierto estado dijo: “Señor, esperaba perder mi asiento y, en cambio, gracias a usted y a esa carga increíble, y todas esos discursos de campaña, obtuvimos una victoria tremenda y todos saben eso. Usted es mucho más popular que yo, señor, excepto que obtuve muchos más votos que usted, y es imposible que eso sucediera. Hay algo mal». Les diré lo que está mal, el fraude electoral. He aquí un ejemplo. Esto es Michigan. A las 6:31 de la mañana, se produjo inesperadamente un volcado de 149,772 votos. Fue inesperado. Estábamos ganando por mucho. Ese lote fue recibido con horror.

Nadie sabe nada al respecto. Por cierto, ahí está la línea. Este es uno de muchos. Esto es lo que es normal y, de repente, míralo. Esto es normal, normal. Mira incluso aquí, normal, y luego boom, de repente, pasé de ganar por mucho a perder una carrera reñida. Es corrupto. Detroit es corrupto. Tengo muchos amigos en Detroit. Ellos lo saben, pero Detroit es totalmente corrupto. Mira esto, mira esto. Eso es a las 6:31 de la mañana, llegó inesperadamente. En el recuento reciente en Georgia, lo que no significa nada porque no quieren verificar las firmas, y si no van a verificar las firmas en Georgia, no funciona, pero tenemos un secretario de estado y un gobernador que hicieron muy difícil verificar las firmas.

¿Por qué? Tendrán que preguntarles, pero sin una firma cotejada o revisada, no importa. Encontraron miles y miles de votos que estaban fuera de control, todos en mi contra. Esto fue durante un recuento que ni siquiera pensé que importara. Encontraron muchos miles de votos y ese recuento no importaba. Lo que importa es el que está pasando ahora, que por el hecho de que está tan cerca, por ley tenían que dar otro recuento, pero el recuento tiene que ser un recuento donde se comprueben las firmas. De lo contrario, solo están comprobando lo mismo que es deshonesto. No importará.

En este caso, las firmas en los sobres son lo único relevante. Compararemos la firma en el sobre con las firmas de elecciones pasadas y encontraremos que muchos miles de personas firmaron esas boletas ilegalmente. Los demócratas habían manipulado esta elección desde el principio. Usaron la pandemia, a veces llamada el virus de China, donde se originó, como una excusa para enviar por correo decenas de millones de boletas, lo que finalmente condujo a una gran parte del fraude, un fraude que todo el mundo está observando, y ahora no hay nadie más feliz que China.

Mucha gente recibió dos, tres y cuatro boletas. Fueron enviadas a personas muertas por miles. De hecho, gente muerta, y tenemos muchos ejemplos llenaron boletas, hicieron solicitudes y luego votaron, lo que es aún peor. En otras palabras, los muertos pasaron por un proceso. Algunos han estado muertos por 25 años. Millones de votos se emitieron ilegalmente sólo en los estados indecisos, y si ese es el caso, los resultados de los estados indecisos individuales deben anularse y anularse de inmediato. Algunas personas dicen que eso está demasiado lejos, es demasiado duro. Bueno, ¿eso significa que solo tomamos el precedente y acabamos de elegir a un presidente donde los votos fueron fraudulentos?

No, significa que tienes que revisar las elecciones, y todo el mundo lo sabe sin ir mucho más lejos, y han visto la evidencia, pero no quieren hablar sobre el desastre que fueron estas elecciones, una catástrofe total, pero lo vamos a mostrar, y ojalá los tribunales, en particular, la Corte Suprema de los Estados Unidos lo vean, y respetuosamente, ojalá, hagan lo correcto para nuestro país, porque nuestro país no puede vivir con este tipo de elección. Podríamos decir, pasemos a la siguiente, pero no, tenemos que mirar también a nuestro pasado. No podemos permitir que esto suceda.

Tal vez tengamos una nueva votación, pero no creo que sea apropiado. Cuando esos votos son corruptos, cuando son irregulares, cuando los atrapan, se eliminan y yo gano muy fácilmente. En todos los estados, gano muy fácilmente, los estados indecisos, al igual que los gané a las 10 de la noche, la noche de las elecciones. No buscamos mostrarles 25 votos defectuosos o fraudulentos, que no significan nada, porque no cambian el estado, ni cincuenta, ni cien. Les estamos mostrando cientos de miles mucho más de lo que necesitamos, mucho más que el margen, mucho más de lo que exige la ley. Podemos mostrar multiplicado varias veces lo que es necesario para ganar el estado.

Los medios lo saben, pero no quieren reportarlo. De hecho, se niegan rotundamente siquiera a cubrirlo, porque conocen el resultado si lo hacen. Incluso lo que estoy diciendo ahora será degradado y menospreciado, pero está bien. Sigo adelante, porque represento a 74 millones de personas y, de hecho, también estoy representando a todas las personas que no votaron por mí. La estafa del voto por correo es el más reciente de sus esfuerzos de cuatro años para anular los resultados de las elecciones del 2016, y ha sido como vivir en el infierno. Nuestros oponentes han demostrado muchas veces una y otra vez que dirán y harán cualquier cosa para volver al poder.

Las fuerzas corruptas que están registrando votantes muertos y llenando las urnas de votación, son las mismas personas que han perpetrado un engaño falso y fraudulento tras otro. Ustedes lo han visto durante cuatro años. Esos intereses arraigados se oponen a nuestro movimiento, porque ponemos a Estados Unidos primero. Ellos No ponen a Estados Unidos primero y estamos devolviendo el poder a ustedes el pueblo estadounidense. Ellos no quieren a Estados Unidos primero, solo quieren poder para ellos mismos. Quieren ganar dinero, por eso no me quieren como presidente. He sido investigado desde poco después de anunciar que me presentaba a la presidencia. Cuando fui inmediatamente al número uno en las elecciones primarias republicanas, las investigaciones nunca se detuvieron. Continuaron durante cuatro años y las gané todas, les gané a todos. Rusia, Rusia, Rusia, el engaño del impeachment (juicio político) y mucho más. Robert Mueller gastó $48 millones del dinero de los contribuyentes, investigándome durante dos años y medio, emitió más de 2.800 citaciones, ejecutó casi 500 órdenes de registro, emitió 230 órdenes de registros de comunicaciones y realizó 500 entrevistas con testigos, todo con la intención de detenerme. Al final no hubo colusión, ninguna. El senador Marco Rubio, jefe del Comité de Inteligencia del Senado, declaró: “El comité no encontró evidencia de que el entonces candidato Donald Trump o su campaña se confabularan con el gobierno ruso”. Y agradezco al senador Rubio por esa declaración.

Ahora, escuché que esas mismas personas que no lograron eliminarme en Washington han enviado toda la información a Nueva York para que puedan intentar eliminarme allí. Todo ha sido repasado una y otra vez. Por $48 millones revisan declaraciones de impuestos, revisan todo. La fiscal general de Nueva York, que recientemente se postuló para un cargo, hizo una campaña sin conocerme diciendo: «Nos uniremos a las fuerzas del orden y otros fiscales generales de todo el país para destituir a este presidente de su cargo». Nunca la conocí. Es importante que todos comprendan (dijo ella), «que los días de Donald Trump están llegando a su fin».

Y todo ha sido una gran investigación en Washington y Nueva York y en cualquier otro lugar que puedan investigar porque eso es lo que quieren hacer. No quieren derribarme a mí, sino a nosotros. Entonces nunca debemos dejar que hagan eso. Han revisado todo. Un amigo mío, que es muy inteligente, dijo: «Probablemente hayas sido el más visto. Probablemente te hayan investigado más que a nadie. Y que salgas con un certificado de buena salud te convierte probablemente en la persona más limpia de este país»

Algunas personas en esta administración, pero afortunadamente no todas han sido golpeadas y menospreciadas. Simplemente desaparecieron. Nadie sabe qué les pasó. ¿Por qué no están activos? ¿Por qué no están involucrados? Hay mucho en lo que estar involucrado. La corrupción es tan desenfrenada. Simplemente no pudieron soportarlo más. Los demócratas los amenazaron con un impeachment (juicio político) y se dijeron cosas horribles sobre ellos. Y son buenas personas. Incluso recientemente, la directora de la GSA fue amenazada y acosada como ella informó, como nunca antes le había ocurrido. ¿Qué puedo decir? Agarramos frío a Comey, agarramos frío a McCabe. Los atrapamos a todos. Todavía estamos esperando un informe de un hombre llamado Durham, con quien nunca he hablado ni me he reunido. Pueden perseguirme antes de las elecciones tanto como quieran, pero desafortunadamente el Sr. Durham no quería perseguir a esas personas, ni tenía nada que ver con perseguirlas antes de las elecciones. Entonces, quién sabe si alguna vez va a hacer un informe.

Pero si nos fijamos en las mentiras, las filtraciones y los actos ilegales de comportamiento cometidos por tanta gente y su deseo de herir al presidente de los Estados Unidos, algo debería suceder. Lo más difícil que tengo que hacer es explicar por qué no pasa nada con todas esas personas que fueron atrapadas espiando mi campaña. Nunca ha sucedido antes y nunca debería volver a sucederle a un presidente de los Estados Unidos. Todo lo que tienes que hacer es ver las audiencias y comprobarlo por tí mismo. La evidencia es abrumadora. El fraude que hemos recopilado en las últimas semanas es abrumador y tiene que ver con nuestra elección. Todo el mundo está diciendo, «Vaya, la evidencia es abrumadora», cuando llegan a verla. Pero realmente es demasiado tarde para cambiar el curso de una elección. Es demasiado tarde para cambiar el resultado.

De hecho, todavía hay mucho tiempo para certificar al ganador correcto de las elecciones y eso es lo por lo que estamos luchando. Pero no importa cuándo suceda, cuando ven fraude, cuando ven votos falsos y cuando esos votos suman mucho más de lo necesario, no puedes permitir que otra persona te robe esa elección. En todo el país, la gente está unida sosteniendo carteles, «Detengan el robo». Para comprender cómo desafiaremos este fraude, es importante conocer los problemas con la votación por correo. Pensilvania, Michigan, Nevada, Georgia, Arizona y la mayoría de los demás estados permitieron que cualquier persona obtuviera una boleta de voto en ausencia y emitiera su voto sin mostrar ninguna identificación. La votación se llevó a cabo íntegramente en el sistema de honor, no se requirió identificación de ningún tipo.

La mayoría de los estadounidenses también se sorprenderán al saber que ningún estado del país verifica la ciudadanía estadounidense como condición para votar en las elecciones federales. Esta es una desgracia nacional. Ningún otro país avanzado lleva a cabo elecciones de esta manera. Muchos países europeos han instituido restricciones importantes al voto por correo, específicamente, porque reconocen el potencial casi ilimitado de fraude. De 42 países europeos, todos menos dos prohíben el voto en ausencia por completo para las personas que residen dentro del país, o de lo contrario requieren que aquellos que necesitan el voto en ausencia muestren una identificación muy, muy poderosa.

A lo largo del esfuerzo demócrata para expandir drásticamente la votación por correo, los líderes del partido demócrata también trabajaron febrilmente para bloquear medidas, diseñadas para proteger contra el fraude, como la verificación de firmas, la verificación de residencia o la identificación de votante. Y la confirmación de la ciudadanía era casi impensable que debiéramos pedirla. ¿Pueden creerlo? Estas no son acciones de personas que quieren elecciones justas. Estas son las acciones de personas que quieren robar elecciones, que están dispuestas a crear fraude. La única razón concebible por la que bloquearías las medidas de sentido común para verificar la elegibilidad legal para votar es que estás tratando de alentar, habilitar, solicitar o llevar a cabo el fraude.

Es importante que los estadounidenses comprendan que estos cambios destructivos en nuestras leyes electorales no fueron una respuesta necesaria a la pandemia. La pandemia simplemente les dio a los demócratas una excusa para hacer lo que han estado tratando de hacer durante muchos, muchos años. De hecho, el primer proyecto de ley que presentaron los demócratas de la Cámara cuando Nancy Pelosi asumió la presidencia de la Cámara fue un intento de exigir el voto universal por correo y eliminar medidas como la identificación de votantes, que es tan necesaria. Erosionar drásticamente la integridad de nuestras elecciones fue la prioridad número uno de los demócratas por una sencilla razón: querían robar las elecciones presidenciales del 2020. Todos los esfuerzos demócratas por expandir la votación por correo sentaron las bases para el fraude sistemático y generalizado que ocurrió en esta elección.

En Pensilvania, se procesaron ilegalmente grandes cantidades de boletas por correo y de ausentes. Y en secreto, en Filadelfia, en los condados de Allegheny, sin la presencia de nuestros observadores. No se les permitió estar presentes. De hecho, ni siquiera se les permitía estar en la misma habitación. Los echaron fuera del edificio y miraron desde afuera, pero no tenían forma de ver siquiera, porque no había ventanas. Y las ventanas que estaban allí estaban tapadas. Los demócratas incluso acudieron a la Corte Suprema de Pensilvania para impedir que los observadores recibieran acceso. Solo hay una razón posible por la que la corrupta maquinaria política demócrata se opondría a la transparencia durante el recuento de votos. Es porque saben que están ocultando actividades ilegales. Es muy simple.

Este es un daño atroz, imperdonable e irreversible que mancha toda la elección, sin embargo, esta práctica sin precedentes de excluir a nuestros observadores, nuestros observadores de votos, como algunos los llaman, ocurrió en ciudades y estados clave controlados por demócratas en todo el país. Estos son solo algunos de los datos adicionales que hemos descubierto. Muchos votantes de todo Pensilvania recibieron dos boletas por correo y muchos otros recibieron boletas por correo que nunca solicitaron. Tantos recibieron boletas, que ni siquiera sabían para qué eran. Y nuevamente, muchos recibieron más de una boleta. En algunos casos, más de dos boletas. Y resultó que eran, en su mayor parte, demócratas.

En el condado de Fayette, Pensilvania, varios votantes recibieron boletas que ya estaban llenas. No sabían lo que pasó. En el condado de Montgomery, Pensilvania, un observador de las urnas escuchó a los votantes no registrados que se les decía que regresaran más tarde para intentar votar con un nombre diferente. Decenas de miles de votantes en Pensilvania fueron tratados de manera diferente dependiendo si eran republicanos o demócratas. Los votantes que presentaron boletas con errores en algunos distritos demócratas fueron notificados y se les pidió que arreglaran sus boletas, mientras que los distritos republicanos, y en particular los votantes republicanos, no fueron notificados, lo que claramente viola la Cláusula de Protección Igualitaria de la Constitución de los Estados Unidos. «Si eres demócrata, vamos a arreglar tu boleta. asegurandonos de que sea perfecta. Si eres republicano, ni siquiera hables al respecto».

En Michigan, un empleado de carrera de la ciudad de Detroit, con los trabajadores de la ciudad, entrenaba a los votantes para que votaran solo por los demócratas, mientras los acompañaba para ver por quién votaban, violando la ley y la santidad del voto secreto. No puedes hacer eso. La misma trabajadora dice que se le indicó que no pidiera ninguna identificación y que no intentara validar ninguna firma. También le dijeron que pusiera ilegalmente fecha anterior a las boletas, muchas, muchas, recibidas después de la fecha límite. Esto es algo que es tan inconstitucional y ella estima que miles y miles de boletas fueron retro-fechadas indebidamente por ella y muchos otros.

Otros testigos en Detroit también vieron a nuestros funcionarios electorales contar lotes de las mismas boletas muchas veces, así como duplicando ilegalmente boletas. Un observador testificó haber visto cajas y cajas de boletas, todas con la misma firma. Otro observador en Detroit dio testimonio bajo juramento de que vio incontables boletas no válidas que no pertenecían a votantes debidamente registrados y luego fue testigo de cómo los trabajadores electorales en el condado de Wayne ingresaron fechas de nacimiento falsas en el sistema para contarlas ilegalmente. Los testigos han firmado declaraciones juradas, en otras palabras, vas a la cárcel si mientes, testificando que después que los funcionarios electorales anunciaron que se habían recibido los últimos votos de ausentes, llegó un lote de decenas de miles de boletas, muchas sin sobres, todas votando por los demócratas.

En Wisconsin, un número récord de votantes fue clasificado como confinado indefinidamente. Un estatus reservado para personas con discapacidad severa, también para personas mayores que les permiten votar sin mostrar identificación. El año pasado, aproximadamente 70,000 personas reclamaron esa categoría en todo el estado. Este año, el número fue milagrosamente de casi 250.000 votantes, después de que los funcionarios electorales en Milwaukee y el condado de Dane, dos de los lugares políticos más corruptos de nuestro país, instaran a los ciudadanos a registrarse de manera indebida bajo ese estado. Y los registrararon en niveles que no existen.

En Wisconsin, hay aproximadamente 70,000 boletas de votantes ausentes que no tienen solicitudes de boletas coincidentes como lo requiere la ley, en Georgia, nueve observadores han testificado haber visto innumerables boletas irregulares sin los pliegues o las marcas típicas que indican que las boletas no llegaron en sobres como se requiere. Un observador de la votación en el condado de Fulton estimó que aproximadamente el 98% de la gran cantidad de boletas inusualmente nuevas que presenció eran para Biden. Número muy inusual. Además, se descubrieron miles de boletas sin contar en los condados de Floyd, Fayette y Walton semanas después de la elección, y esas boletas fueron en su mayoría de votantes por Trump. No fueron contados. Eran de votantes por Trump.

En Detroit, todo el mundo vio el tremendo conflicto y la forma horrible en que los dos obervadores republicanos fueron tratados, tan horriblemente, porque no votarían cuando vieron que el 71% de los distritos no estaban equilibrados. Además, hubo más votos que votantes. Piensa en eso. Tenían más votos que votantes. Eso es fácil de calcular, y es por miles. En Arizona, a los votantes en persona cuyo balance produjo mensajes de error de las máquinas de tabulación se les dijo que presionasen un botón que resultó en que sus votos no fueran contados. También en Arizona, el fiscal general anunció que las boletas por correo habían sido robadas de los buzones y escondidas debajo de una piedra.

En el condado de Clark, Nevada, donde reside la mayoría de los votantes del estado, los estándares para hacer coincidir una firma utilizando la máquina de verificación de firmas se redujeron intencionalmente para permitir que se contaran grandes cantidades de boletas que de otro modo nunca habrían pasado la prueba. Esa máquina se configuró en el nivel más bajo. Según un informe, para probar el proceso, nueve votantes en el condado de Clark emitieron sus votos con firmas intencionalmente incorrectas, y ocho de las nueve boletas fueron aceptadas y contadas. Dijeron que podías firmar tu nombre como Santa Claus y sería aceptado. La semana pasada, la Comisión del Condado de Clark descartó los resultados de una elección local después de que el registrador informara haber encontrado, citando, «discrepancias que no podemos explicar». También en Nevada, algunos votantes participaron en una rifa por más de una docena de tarjetas de regalo por valor de hasta $250 si podían demostrar que habían votado.

Esto tuvo lugar en las reservas indias. Uno de los indicios más importantes de fraude generalizado son las tasas de rechazo extraordinariamente bajas de las boletas de votación por correo en muchos estados clave. Estos son los estados que yo tenía que ganar. En estado indeciso tras estado incesido, el número de boletas rechazadas ha sido dramáticamente más bajo de lo que se hubiera esperado según experiencia anterior. Eso significa años y años de votación. En Georgia, solo el 0,2%, es decir, sustancialmente menos del 1%, de las boletas de voto por correo han sido rechazadas. En otras palabras, casi ninguna ha sido rechazado. Tomaron todo. Nada fue rechazado, prácticamente, comparado al 6,4% del 2016. Y hay quienes piensan que 6,4 era un número bajo.

Piénsalo. Casi ninguno fue rechazado. Y la elección anterior, el 6,4% fueron rechazados. Hemos visto descensos similares en Pensilvania, Nevada y Michigan. Las boletas no fueron rechazadas, especialmente si se encuentran en áreas demócratas. Estas irregularidades son inexplicables a menos que se haga un esfuerzo deliberado para aceptar boletas no elegibles o boletas fraudulentas.

En Pensilvania, el secretario de estado y la corte suprema del estado, en esencia, abolieron los requisitos de verificación de firmas solo unas semanas antes de las elecciones, en violación de la ley estatal. No tienes permitido hacer eso. Tiene que ser aprobado por la legislatura. Un juez no puede hacerlo. Un estado no puede hacerlo. Un funcionario no puede hacerlo. El único que puede hacerlo es la legislatura.

La razón para esto es clara. No estaban verificando firmas porque saben que las boletas no han sido completadas por los votantes en cuyo nombre fueron emitidas. En otras palabras, la gente los llenó que no tenían nada que ver con los nombres en la boleta. Un simple recuento de los votos en estas circunstancias solo agrava el fraude. La única forma de determinar si hubo un voto honesto es realizar una revisión completa de los sobres en los estados relevantes. Verán que muchos de ellos, decenas de miles, tienen firmas fraudulentas. Se requiere una auditoría forense completa para garantizar que solo se incluyan en el recuento final las boletas legales de votantes registrados legalmente que se emitieron correctamente.

Esta elección trata de un gran fraude electoral, un fraude como nunca antes se había visto. Se trata de observadores electorales a los que no se les permitió mirar. Tan ilegal. Se trata de beletas que llegaron a raudales y nadie, salvo unos pocos, sabían de dónde venían. Pero fueron contadas y no eran para mí. Se trata de grandes ventajas en la noche de las elecciones, tremendas ventajas, ventajas de votos por las que me felicitaban por una victoria fácil y decisiva. y de repente, por la mañana o un par de días después, esas ventajas se evaporaron rápidamente. Se trata de un número de boletas que se enviaron sin que nadie sepa de dónde vinieron. Se trata de maquinaria que estaba defectuosa, maquinaria que se paró en ciertos momentos de la noche, para milagrosamente abrirse con más votos.

Se trataba de muchas otras cosas, pero por sobre todo, se trataba de fraude. Esta elección fue manipulada. Todo el mundo lo sabe. No me importa si pierdo una elección, pero quiero perder una elección justa. Lo que no quiero es que se la roben al pueblo estadounidense. Eso es por lo que estamos luchando. No tenemos otra opción que hacer eso. Ya tenemos la prueba. Ya tenemos la evidencia y está muy clara. Muchas personas en los medios de comunicación e incluso los jueces hasta ahora se han negado a aceptarla. Saben que es verdad. Saben que está ahí. Saben quién ganó las elecciones, pero se niegan a decir: «Tienes razón». Nuestro país necesita que alguien diga: «Tienes razón».

En última instancia, estoy dispuesto a aceptar cualquier resultado electoral exacto y espero que Joe Biden también lo esté. Pero ya tenemos la prueba. Ya tenemos decenas de miles de boletas más de las que necesitamos para revocar todos esos estados de los que estamos hablando. Esta es una elección para el cargo más alto en el país más grande de la historia del mundo. Todo estadounidense razonable debería poder estar de acuerdo, sobre la base de lo que ya hemos documentado, que necesitamos un análisis sistemático de las boletas electorales por correo para revisar los sobres. Se trata de la firma. Si están en los sobres, solo podemos revisar los sobres, y eso nos lo dirá todo.

Este es el mínimo absoluto que debemos esperar. No se trata solo de mi campaña, aunque tiene mucho que ver con quién será su próximo presidente. Se trata de restaurar la fe y la confianza en las elecciones estadounidenses. Se trata de nuestra democracia y los derechos sagrados por los que generaciones de estadounidenses han luchado, desangrado y muerto por asegurar. Nada es más urgente o más importante. Las únicas boletas que deben contar en esta elección son las emitidas por votantes elegibles que son ciudadanos de nuestro país, residentes de los estados en los que votaron y que emitieron sus boletas de manera legal antes de la fecha límite legal.

Además, nunca más debemos tener una elección en la que no exista un sistema confiable y transparente para verificar la elegibilidad, identidad y residencia de cada persona que vota, con una boleta muy, muy apreciada. Mucha gente muy inteligente me ha felicitado por todo lo que hemos hecho: los mayores recortes de impuestos de la historia, recortes de regulaciones, los más grandes de la historia. Reconstruimos nuestros militares. Cuidamos a nuestros veteranos como nunca antes, la Fuerza Espacial y mucho más. Luego continuaron diciendo, a pesar de lo grandes e importantes que fueron estos eventos, el mayor logro en su presidencia será exactamente lo que está haciendo en este momento: la integridad de los votantes para nuestra nación. Es más importante que cualquiera de las cosas que hemos comentado.

Si no erradicamos el fraude, el tremendo y horrible fraude que ha tenido lugar en nuestras elecciones del 2020, ya no tendremos un país. Así que con la determinación y el apoyo del pueblo estadounidense, restauraremos la honestidad y la integridad en nuestras elecciones. Restauraremos la confianza en nuestro sistema de gobierno. Gracias. Dios los bendiga. Y Dios bendiga a Estados Unidos.


Fuente: https://youtu.be/720O_yBLrTs


 

18 respuestas a «2-DIC-2020 Discurso De Trump Sobre Fraude Electoral»

  1. Excelente trabajo, muchas gracias por ello.
    Gran discurso del presidente Trump.
    Dios bendiga a Trump, Dios bendiga al mundo entero, estamos en sus manos y su palabra.
    MAGA WWG1WGA

  2. Esta es la batalla por la libertad y la democracia real en el mundo no sólo en EEUU. Dios bendiga al presidente Donald Trump y a todos los que están a su lado, en el lado del bien y de la justicia.

  3. Muchas gracias chicos por su trabajo de traducción, ayuda mucho a tener la información completa, sin las interpretaciones de los médias fake news.
    Saludos desde Francia !

  4. En cada estado que se estaba haciendo los juicios y tomando declaración de testigos, todos los votantes deberían haber estado a las afueras del lugar. Sería el reflejo de los votantes verdaderos y la presión al mismo tiempo a todos los corruptos que están ocupando puestos ilegalmente por votaciones fraudulentas en el pasado.
    Si los estadounidense deberían estar en las calles defiendo las votaciones y al presidente Donald Trump. LA UNIDAD ES LA FUERZA!!!!

  5. Esto que está sucediendo en Estados Unidos no es nuevo en el resto del mundo ya otros países lo vivieron y lo seguirán viviendo si no despertemos de una vez por todas, que la libertad en este mundo hay que defenderla todos los dias vivas donde vivas.
    Un equipo pequeño como el que está trabajando en estado unidos liderado por Un hombre que está dispuesto a que lo maten por DEFENDER LOS DERECHOS
    DE SER LIBRES. Lucha contra las mentes distorsionadas por la ambición de poder y hacernos esclavos para sus propios interés, eso sería el fin del ser humano.
    Por eso todos debemos apoyar a este hombre en este momento crucial para todos los pueblos que deseamos vivir en paz y libertad.
    APOYEMOS CON NUESTRO CORAZON Y PENSAMIENTOS A ESTOS SERES MARSVILLOSOS QUE QUIEREN LO MISMO QUE QUEREMOS TODOS LOS QUE AMAMOS LA VERDAD ASI ES Y ASI SERÁS

  6. Exelente discurso de Trump , y tú trabajo de traducción Fernando ojalá tuviéramos todos los países latinos un presidente como Trump .Felicitaciones

  7. Les agradezco la transición del vídeo y valoro su esfuerzo. Así pueden tener acceso a la información los q tienen alguna limitación para leer la traducción.

  8. Mil gracias a Fer e Ileana por este monumental trabajo que hacen al analizar traducir de las mejores fuentes de informacion y, en este caso, de la mas importante de todas las fuentes cual es directamente el Potus. Dios los bendiga siempre y podemos estar seguros que la Verdad prevalecerá por encima de todo.

  9. Felicitaciones al Presidente Donald Trump y a todo su equipo, por demostrar como se han hecho otras elecciones en otros países usando ese mismo método Dios los bendiga, gracias por tan excelente traducción e información

  10. Desde un principio se vio el Fraude, el dia 3 por la noche ya se conocia el resultado de La Florida Hora Atlantica y California Hora Pacifico, siendo Estados con mucho mas Votantes que Pensilvania, Georgia ,Carolina del Norte , Michigan y Wisconsin. Sera que ellos Creen que los demas son estupidos!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *