Por qué la pedofilia es algo funesto

Si una persona siente atracción sexual por un niño pero no lleva a cabo sus deseos, es esta una buena persona? Debería ser perdonada? Debería la pedofilia ser aceptada como orientación sexual? A título personal mi respuesta es un gran NO! Obviamente y, lamentablemente debo decir, hay personas que piensan que sí. Obviamente, a estas personas les podríamos decir que son enfermas. En este articulo traducido del blog de Larry Sanger, el escritor nos explica el por qué la pedofilia es tan mala. Nosotros ya sabemos porqué, pero es siempre interesante leer qué opinan otras personas.

Independientemente de cómo se defina, la pedofilia está mal; pero más allá de eso, es algo funesto. En una tendencia profundamente inquietante en las últimas décadas, los apologistas de la pedofilia han tratado de suavizar la condena de este horrible crimen y esta idea criminal. Están muy equivocados. He aquí el por qué.

Notas preliminares, 13 de julio del 2019: escribí el primer borrador del siguiente ensayo sobre el horror de la pedofilia a fines del 2016 o principios del 2017 y lo publiqué en Medium y en Quora, donde recibió bastante atención. Desde que eliminé mis cuentas en esos sitios el invierno pasado, este ensayo (y varios otros) no han estado disponibles. Pero quiero que este y otros ensayos sigan circulando, así que los publicaré aquí en mi blog. El siguiente ensayo en particular parece importante a la luz del embrollo de Jeffery Epstein.

Pero no fue el caso Epstein, ni ningún caso en particular, lo que originalmente me llevó a escribir sobre la pedofilia. Fue, más bien, un interés de larga data en la ética aplicada en general, junto con el hecho asombrosamente increíble (para mí) de que hay gente que defiende a los pedófilos. (Como fue el caso del filósofo G.E. Moore, gran parte de mi escritura filosófica es básicamente una reacción a las posiciones absurdas que adoptan otras personas). Cuando encontré este fenómeno retórico por primera vez en el 2002, que fue cuando los pedófilos llegaron por primera vez a Wikipedia, simplemente no podía creerlo. Mi ingenua incredulidad desapareció tras repetidos encuentros con pedófilos en conexión con Wikipedia. De hecho, llegué a creer que tenía la obligación de hacer al menos algo al respecto, por lo que denuncié las páginas de pedofilia de Wikimedia Commons al FBI en el 2010 (quienes no tomaron ninguna medida que yo sepa).

Dicho esto, esta no es una causa favorita más que cualquier otra en la ética aplicada. También he escrito sobre los males del asesinato, el racismo, el antivitismo (un neologismo mío), la censura, las violaciones de la privacidad y otros temas de la ética aplicada. Me gusta especialmente mi ensayo sobre «Our Moral Abyss» (nuestro abismo moral).

He reescrito ligeramente el ensayo y lo continúo con algunas respuestas que hice a los comentarios de pedófilos reales (están en línea y son bastante descarados, de hecho) que espero aclaren mis argumentos.

Actualizado nuevamente el 6 de diciembre del 2019.

La palabra «pedofilia» tiene dos sentidos. Quiero defender la tesis de que la pedofilia en ambos sentidos no es solo algo “malo” sino profundamente malvado. No se trata de una tesis sobre psicología o derecho, sino sobre moralidad.

Todo el mundo parece estar de acuerdo en que la palabra puede significar (a) atracción sexual por niños prepúberes (o, a veces, cualquier niño menor de la edad de consentimiento). Esta es la definición clínica. Pero a menudo usamos la palabra de manera más coloquial para querer decir (b) sexo real con niños, es decir, lo que se describe más correctamente como abuso sexual infantil o (estos significan lo mismo) violación infantil. (Los pedófilos a veces objetan, de manera absurda, que solo el sentido (a), solo la atracción por los niños, cuenta como pedofilia; pero no necesitamos considerar el extraño caso en el que un adulto tiene relaciones sexuales con un niño sin sentir atracción sexual por el niño. Es razonable suponer que si se aplica el sentido (b), también lo hace el sentido (a)).

Es angustiante lo mal que parece entenderse la maldad de la pedofilia. Cuando me senté por primera vez a escribir este ensayo, me sorprendió lo poco que había disponible en línea para explicar por qué es malvado. Así que deseo dejar esto muy claro, comenzando con (b) sexo real con niños. La maldad del acto es más fácil de explicar, y la maldad de la idea criminal depende en última instancia de la maldad del acto.

El horror moral de la violación infantil

La violación de niños (es decir, cualquier sexo entre adultos y niños. Dado que, como veremos a continuación, los niños no pueden dar su consentimiento, todo ese sexo constituye violación) es un mal terrible porque traumatiza al niño de por vida. En este sentido, puede compararse con la tortura y la violación de adultos; incluso después de que el acto haya terminado, sigue hiriendo. Llena al niño de una vergüenza inmerecida y una baja autoestima de por vida. Para algunos adultos sobrevivientes, este dolor se vuelve tan insoportable que se quitan la vida. Puede alterar permanentemente, pervertir la comprensión del sexo en el niño. Algunos sufren, y esa es la palabra correcta, de hipersexualidad (a veces llamada «ninfomanía»), y algunos se cierran completamente a todas las relaciones sexuales. Terriblemente, también hace que las víctimas sean más propensas a convertirse en abusadores cuando crecen, perpetuando lo que se ha llamado un «ciclo de abuso».

De modo que el horror moral inmediato, el impacto físico y el dolor del acto mismo a menudo dan paso a toda una vida de sufrimiento y disfunción psicológica. El acto de abuso sexual infantil es terriblemente dañino. Es un acto tan dañino y degradante, y al mismo tiempo escandalosamente egoísta, que merece ser llamado nefasto, si es que algo puede ser más nefasto: durante algunos momentos de placer, el adulto causa al niño un trauma de por vida (como lo expresé en mi ensayo en este blog, «Una teoría del mal», «El mal es desprecio por la humanidad, la vida humana de los demás». La violación infantil no es simplemente cruel, sino que manifiesta desprecio por la humanidad misma de los niños. Por lo tanto, es un claro ejemplo de maldad según mi definición).

Quiero afirmar muy clara y contundentemente que cualquiera que presuma de evaluar la moralidad del abuso sexual infantil sin discutir los horribles hechos sobre estas consecuencias está, por omisión, perpetuando el mal. La evaluación moral adecuada de la violación infantil requiere absolutamente enfrentar sus terribles consecuencias. Por eso debemos condenar a los defensores de los pedófilos que quieren hablar solo de experiencias positivas con los niños —como si eso fuera realmente posible— y quienes no discuten el trauma más típico y probable que causa el acto. Incluso si la probabilidad de un trauma fuera relativamente pequeña, la gravedad del daño puede ser tan extrema que el acto simplemente no es justificable.

De hecho, una de las indicaciones más impactantes de cuán extremo es el trauma causado a los niños por la violación es el hecho de que puede resultar en un trastorno de identidad disociativo (alguna vez conocido como «trastorno de personalidad múltiple»).

Cada discusión sobre el tema debe dejar inequívocamente en claro que el sexo con niños menores de edad es un mal terrible e intolerable. Desafortunadamente, la ignorancia ha significado que la pedofilia no se entienda lo suficientemente como para ser el terrible mal que es. Pero, como sea que se defina, los descarados defensores de la pedofilia realmente existen y se pueden encontrar en Internet, como explicaré a continuación. Así que, por el bien de aquellos que puedan estar algo confundidos sobre este punto, nos corresponde al resto de nosotros dejarlo bastante claro.

Otra postura sorprendentemente incorrecta sobre este tema es que el sexo con niños prepúberes está mal solo cuando el niño «no da su consentimiento». Por supuesto, podemos responder que legalmente, los niños no pueden dar su consentimiento. El sexo con niños prepúberes siempre es una violación. Esto se debe a una buena razón: los niños no son capaces de dar su consentimiento porque no comprenden la naturaleza del acto sexual ni sus consecuencias. Pero creo que una respuesta más contundente es la siguiente: el trauma descrito anteriormente ocurrirá independientemente de que el niño parezca o no dar el «consentimiento». Cualquiera que use frases como «si el niño da su consentimiento» está usando el lenguaje de la disculpa a la pedofilia y es muy sospechoso. Después de todo, es el diseño de muchos pedófilos reincidentes y confirmados para preparar a los niños para obtener su «consentimiento». Nadie debería dar crédito a lo que dice un niño en una situación tan repugnante; la culpa recae tanto en el adulto violador como en el caso en el que un niño dice “no” y se resiste.

Hay otras razones por las que el sexo con niños está mal. Los niños pueden sufrir lesiones físicas debido al sexo; hay casos en los que niños pequeños han muerto a causa de las lesiones sufridas por el abuso. Puede resultar en un embarazo entre niñas púberes de 11 o 12 años. Las ETS (enfermedes transmitidas sexualmente) pueden ser contraídas tanto por niños como por niñas, lo que agrava el horror. La violación infantil es una de las violaciones más atroces de los derechos de los padres de criar a sus hijos como mejor les parezca. Daña profundamente a las familias y la vida familiar. Y, por supuesto, es contra la ley, y las leyes sobre la edad de consentimiento existen por muy buenas razones, como espero haber explicado.

Pero se pone peor. Hay una dimensión de maldad en la violación infantil que merece una mención especial: al igual que con mujeres jóvenes, los niños pueden ser y son esclavizados y vendidos por sexo en todo el mundo. Se estima que quizás cientos de miles de niños, muchos de ellos adolescentes, son vendidos como esclavos sexuales, descritos incorrectamente como «prostitución», cada año en los EEUU, y dos millones en todo el mundo.

Pedófilos y traficantes sexuales de niños: el adinerado Jeffrey Epstein y el famoso Jimmy Savile.

La normalización de la pedofilia, por lo tanto, respalda no solo los casos individuales de violación infantil, sino toda una industria de tráfico sexual de $99 mil millones por año solo en los EEUU; comparado con la industria del cine, que obtuvo $43 mil millones en el 2017. Estamos luchando no solo contra un crimen individual, sino contra el crimen organizado. Consideremos que hombres y mujeres buscan niños esclavos para comprarlos y venderlos por sexo, lo que ya es un horror impensable.

Se pone aún peor. Hay múltiples casos de redes de tráfico sexual de niños no solo entre las clases bajas, sino también entre los escalas más ricas y poderosas. Solo es necesario investigar los casos de Jeffrey Epstein, Jimmy Savile, el culto NXIVM, la red de pedófilos del DEN y muchos más.

Cuando empecé a trabajar en este ensayo por primera vez, pensaba que la pedofilia era principalmente una cuestión criminal y moral. Pero ahora entiendo que es uno de los problemas cívicos más urgentes de nuestra época. Es fundamental que no excusemos a la pedofilia. Debemos llegar a verlo como el terrible mal que es.

A veces se escucha que la palabra “pedofilia” se aplica solo al deseo de tener relaciones sexuales con niños prepúberes, y que el sexo con niños mayores se denomina mejor como “hebefilia” y “efebofilia” dependiendo de la edad. Se puede establecer esta distinción, pero reducir el alcance del término tiene poca importancia moral. Precisamente por eso, la palabra “pedofilia” sigue utilizándose popularmente como término general. Se aplica al delito de tener sexo con personas demasiado jóvenes en general. Seamos bastante claros. El horror moral puede atribuirse tanto al sexo con adolescentes como con niños pequeños. Un ex-delincuente confesó, en respuesta a este blog, el profundo daño que le había hecho a la vida de una niña de 16 años. Muchas mujeres revelaron con valentía el gran daño que les hicieron, cuando eran adolescentes, Jeffrey Epstein y su grupo de élite de violadores. La sugerencia de que lo que les sucedió no es lo suficientemente malo como para ser tachado con el pincel de la “pedofilia” es profundamente despreciable.

“¡La esclava blanca! / ¡El miembro más siniestro y degradante de la raza! ¡La vergüenza de la civilización! // Ilustración de Winsor McCay: acordemos que el tráfico sexual es “la vergüenza de la civilización”.

Un desorden mental malvado

Algunos escritores exigen que todos utilicen las palabras «pedofilia» y «pedófilo» según el juicio definido por los psiquiatras. Pero, así como podemos optar por no extender nuestro uso diario de «fruta» a los tomates, aunque los biólogos nos digan que son frutas, podemos optar por seguir usando estas palabras en su sentido popular.

Como filósofo, es decir, alguien entrenado en la definición de conceptos y la argumentación sobre cómo aplicar las palabras, quiero aconsejar lo contrario: puedes y deberías continuar usando estas palabras como siempre lo has hecho, al menos en la mayoría de los contextos. Un pedófilo, en el sentido popular, es alguien que abusa sexualmente de niños, o que intenta hacerlo, o que quiere hacerlo. Para ser claros, no estoy diciendo que estos deban ser los usos científicos o clínicos de los términos. Estoy diciendo que el uso diario, del que estoy hablando aquí y que está catalogado en muchas definiciones de los diccionarios, no necesita reflejar el uso clínico.

Pero ahora hablemos del sentido clínico: el deseo de tener sexo con niños. Esto también es un mal moral.

Algunos se enfurecerán ante la mera afirmación de que esta «condición clínica» es mala. Actúan como si el hecho de que los psicólogos escriban sobre la pedofilia y la traten significara que, dado que la pedofilia es solo una condición médica, está fuera de los límites de la evaluación moral. Este argumento es tan obviamente falaz que en realidad sirve mejor como una reducción de la premisa; en otras palabras, la medicalización de una condición claramente no excluye su evaluación moral. Solo porque los psiquiatras, que hacen todo lo necesario para eliminar una condición, adopten lo que suena como una postura sin prejuicios, difícilmente dice que nosotros también necesitemos hacerlo.

Después de todo, considera lo que estamos hablando aquí: desear y fantasear con tener sexo con niños, también se llama violación infantil. La palabra para tales pensamientos es idea criminal, como los psiquiatras a menudo hablan de idea homicida.

Otros dirán que los meros deseos, obviamente, no pueden evaluarse moralmente. Entre las personas que escriben sobre este tema, es una postura menos popular decir que el deseo y no solo el acto es malo. Pero, de hecho, la mayoría de nosotros estamos perfectamente dispuestos a ponerle la etiqueta de «maldad». No hay encuestas disponibles, pero sin duda una gran mayoría consideraría la idea de la pedófila como «malvada».

Por supuesto, no presento esto como un argumento para afirmar que el deseo de tener sexo con niños es malo. Pero pone en un contexto más sobrio la práctica de algunos —que es francamente extraña y perturbadora— de tratar la pedofilia como un mero trastorno psiquiátrico, como si no fuera un problema muy grave también para otras personas. Concedamos que la pedofilia, en el sentido de deseo de tener sexo con niños, es de hecho un trastorno psiquiátrico; de hecho, no parece nada bien indicado. Pero a la mayoría de nosotros simplemente no nos importa en lo más mínimo que se trate de un trastorno psiquiátrico, es decir, no nos importa que haya algo malo en el cerebro de los pedófilos, excepto en la medida en que esas personas representen una amenaza para nuestros hijos. La pedofilia como un trastorno per se nos parece con razón una amenaza, y una amenaza tan monstruosa que es maligna.

Entonces, sí, bien visto, la pedofilia es un trastorno. Pero eso no es incompatible con que lo condenemos como algo bastante malo, y no solo como una condición clínica como, digamos, hipertensión arterial. Así que, la condeno, y todos deberíamos hacerlo.

¿Por qué estamos hablando de simpatía otra vez?

No quiero decir que no tenga absolutamente ninguna simpatía por la condición psicológica de una persona que se despierta un día y se da cuenta de que quiere violar a niños y niñas. Es, más bien, que le doy prioridad a la salud de familias y comunidades muy por encima de cualquier dolor que un deseo ilícito pueda causarle a esa persona. De hecho, la prioridad de la primera es mucho mayor que puedo decir que la única razón importante por la que la mayoría de nosotros necesitamos preocuparnos por la salud mental de un pedófilo es que, a través del cuidado, tal vez podamos prevenir el abuso sexual infantil. No hay otra razón importante. En algunos casos bien podría resultar que una fuerte condena moral, en lugar de simpatía, motivaría a los pedófilos a deshacerse de su deseo de manera más efectiva.

Podemos establecer una analogía con las personas que desean desesperadamente violar a las mujeres. Fantasean con eso, ven pornografía de violación, a veces pueden haber estado cerca de haberlo hecho. Algunos realmente lo han hecho, aunque otros nunca lo han hecho. Llama a esa persona un violador. Esa es una etiqueta que podríamos colocar bajo una forma extrema de la categoría DSM-5, el trastorno de sadismo sexual. Ahora bien, si la pedofilia es un trastorno mental, creo que es seguro decir que la violación también lo es. Sin duda, ser un violador puede causar una gran angustia mental a una persona; ciertamente debería. Pero en esta situación, ¿de quién me preocupo más: del violador o de las mujeres que posiblemente podrían estar en peligro por el violador? Obviamente, de las mujeres, incluso si el violador nunca ha actuado según sus deseos. Y la violación constituye una idea criminal, por supuesto: en una época en la que el establishment lucha contra la «cultura de la violación», ¿no la consideraríamos profundamente malvada?

¿Nos preocupamos menos por la violación de niños inocentes que por la violación de mujeres adultas? Seguramente no.

¿Cómo puede la pedofilia ser funesta si está fuera del control de una persona?

Pero, algunos críticos dirán con aire de suficiencia, que estás perdiendo una objeción obvia: ¿cómo puede la pedofilia ser malvada si está fuera del control de una persona? La respuesta corta es que no está completamente fuera del control de una persona. Pero primero quiero retroceder un poco.

Como profesor de filosofía durante muchos años, enseñé a los estudiantes universitarios la máxima común de que «deber implica poder»: si debes hacer algo, debes poder hacerlo. Eso, a su vez, significa que uno no puede ser responsable si no tiene la capacidad de hacer algo, si no tiene libertad; si debemos hacer algo, entonces debe ser el caso de que seamos libres de hacerlo. ¿Cómo podemos estar obligados a hacer algo que no está en nuestro poder?

Cuando los psiquiatras nos informan que la pedofilia es un trastorno mental y cuando ciertos activistas (creo que bastante despreciables) insisten en que los pedófilos no pueden controlar sus deseos, estas afirmaciones a veces se utilizan para sacar la conclusión definitivamente falsa de que la pedofilia, en el sentido psiquiátrico, no es mala.

Por eso niego la premisa. Afirmo que la pedofilia, o el deseo de tener sexo con niños, se puede controlar.

Otro desorden mental

El alcoholismo también es un trastorno mental y se puede controlar, aunque con gran dificultad. Por eso sostengo que el alcoholismo puede ser bastante malo moralmente, en el siguiente sentido. (Por cierto, muchos alcohólicos en recuperación están totalmente de acuerdo conmigo en esto). Todos reconocen que el alcoholismo es una adicción, y puedo admitir que presenta características de una enfermedad. Pero esto no absuelve a nadie atrapado en las garras de esta adicción de ninguna obligación moral. Pocos objetarían el buen consejo de que no debemos permitirnos hundirnos en ese pantano horrible en primer lugar, antes de que la adicción empeore tanto. De hecho, tenemos una gran obligación con nosotros mismos de evitarlo, especialmente si otros miembros de nuestra familia eran alcohólicos. Incluso si no podemos nada más dejar de beber una vez que somos adictos, podemos evitar el exceso si no somos adictos.

Es cierto que, una vez que somos adictos, se vuelve más comprensible si no nos deshacemos repentina y heroicamente de nuestra adicción. Aun así, soportamos una carga muy pesada (y es una carga moral, ¿qué más?) el salir de la adicción lo mejor que podamos y, después del hecho, todavía se nos puede culpar por permitirnos convertirnos en adictos. Quizás tengamos menos culpa si estamos genéticamente predispuestos a tal adicción; pero hay personas con esa predisposición genética que nunca tocan el alcohol por esa misma razón. Tenemos libre albedrío. Al salir de la adicción, soportaremos esta carga hasta que la adicción ya no nos aflija. Entonces todavía soportaremos la carga de no dejarnos hundir de nuevo en ella. Negar estos tópicos es negar tanto la experiencia común como la realidad del libre albedrío.

Los deseos y las compulsiones no son hechos inalterables de la naturaleza. Este hecho es un rasgo profundo de nuestra vida como seres morales con libre albedrío; no debe pasarse por alto a la ligera, y mucho menos descartarlo. Es totalmente irreal, además de cínico y corrupto, negar la maleabilidad del deseo. Después de todo, tanto la moral como la psiquiatría, así como la rehabilitación en la justicia penal, se preocupan por cambiar los desagradables deseos. Tratar los deseos y compulsiones como fuerzas inmutables de la naturaleza es esencialmente renunciar a la mejora moral, la recuperación psiquiátrica y la rehabilitación criminal.

La experiencia universal enseña que los deseos intensos rara vez llegan en toda regla a nuestras cabezas. Se infiltran, por así decirlo, experimentados como meras posibilidades. Los consideramos, quizás brevemente, reflexionando. Si algo es bastante tabú, por ejemplo, el asesinato, el incesto o pronunciar ciertas palabras y pensamientos prohibidos, entonces la mayoría de nosotros abandonará la idea de inmediato y el deseo tiene pocas posibilidades de germinar.

Supongamos que hay una persona que, por cualquier motivo, tiene un autocontrol inusualmente débil. Si esta persona se encuentra con un deseo, no tiene filtros para controlarlo; no se le ocurre que no deba rechazarlo. En cambio, alimenta su deseo. Piensa en ello. Considera y discute consigo mismo; se imagina; planea, pero sin actuar sobre los planes.

Supongamos que esa persona es un pedófilo.

El pedófilo entonces, finalmente, decide que tiene un problema, que podría estar mal para él tener esos deseos. ¿No es una persona así moralmente culpable, tonta al menos si no realmente malvada, por permitir que tales deseos crezcan sin control? ¿Por qué no lo estaría? Piensa en cualquier deseo ilícito o indeseable que hayas tenido en el pasado: cigarrillos, demasiada pornografía, postres, alcohol, drogas, juegos o lo que sea tu vicio. Puede ser difícil dejar de caer en los malos hábitos, especialmente si son bastante adictivos. Pero, ¿no recuerdas también cuando desarrollaste esos malos hábitos y cuando pudiste haberlos controlado con mucha más facilidad?

¿Por qué debería ser diferente el deseo de tener sexo con niños? No te limites a afirmar que es diferente; explica con mucho cuidado cómo y por qué es diferente. No lo es.

Alguien podría argumentar que estoy comparando malos hábitos como comer en exceso o beber demasiado alcohol, y esas son acciones, con un deseo despreciable, sobre el cual un pedófilo no actúa. Si él o ella nunca se entregan al deseo, ¿por qué pensar que el mero deseo es malo?

Esta es una pregunta justa, pero hay una respuesta clara. Los pensamientos son malos, por supuesto, porque las personas que carecen del autocontrol para ordenar sus pensamientos a menudo carecen del autocontrol para restringir el comportamiento al que les conduciría el deseo. No dejamos a los niños solos con personas que confiesan tener deseos pedófilos, porque los deseos pueden conducir a la acción.

El deseo es espantoso, porque puede conducir a una acción espantosa. ¿No nos horrorizaría también un gran hombre con poco autocontrol que confesó que recientemente había comenzado a pensar, constantemente, en violar mujeres? Ciertamente lo estaría. ¿Y por qué? Porque podría realmente estar empezando a actuar en base a sus pensamientos. ¿Deberíamos ignorar sus deseos porque son «solo deseos»?

Esta es la razón principal, entonces, por la que la pedofilia en el sentido clínico es terriblemente maligna: puede, y a veces lo hace, conducir a una acción terriblemente maligna. Es inútil e inmaduro insistir en que, después de todo, podría no conducir a esa acción. Una persona que permite que un deseo tan maligno se encone y se fortalezca, por esa misma razón ha demostrado una falta de autocontrol. El riesgo es significativo y es un riesgo de un gran mal.

Permíteme considerar una respuesta final. ¿Qué pasa si alguien dice tener este deseo pero que está completamente bajo control? Que nunca violaría a un niño y que solo fantasearía. Dejando a un lado las preocupaciones sobre el riesgo, seguramente el mero fantasear no lastima a nadie.

Bueno no; no es la fantasía per se lo que hace que la pedofilia sea tan malvada. Es, ante todo, el riesgo. Cualquiera que esté tan fuera de control como para permitir que estos sentimientos se enconen en sí mismo es un riesgo, por lo que el resto de nosotros sabemos, sin importar lo que diga. Y aunque el fantasear considerado por sí solo (sin tener en cuenta sus consecuencias) puede no dañar a nadie, ciertamente aumenta el riesgo.

Los sentimientos pedófilos tienen otros efectos nocivos. Pueden hacer que alguien busque pornografía infantil, lo que crea un mercado para la violación infantil real. Incluso la atracción por el abuso de menores puede aumentar las posibilidades de un deseo por algo real, creando así un mercado. Después de todo, si un pedófilo disfruta viendo dibujos de niños abusados sexualmente, seguramente se emocionará aún más con fotografías reales.

También es un deseo despreciable porque el pedófilo no debe nunca actuar en consecuencia. Por eso, además de ser terriblemente malvado, tampoco tiene sentido.

Permíteme aclarar un último punto. En esta sección he estado argumentando que la pedofilia, considerada simplemente como un deseo de tener sexo con niños, es espantosamente malvada. Pero no estoy diciendo que los psiquiatras o el clero u otras personas que trabajan directamente con pedófilos deban juzgar mucho. No tengo ninguna opinión sobre eso; supongo que los psiquiatras deberían hacer todo lo que, en su experiencia clínica, reduzca el trastorno de la manera más eficiente y permanente, sin dejar de ser humanos, por supuesto (Es interesante para mí, a este respecto, que un pedófilo escribió una respuesta quejumbrosa a este ensayo, a la que escribí una respuesta mordaz; luego respondió diciendo que este severo juicio era exactamente lo que necesitaba. Por supuesto, este caso demuestra poco en sí mismo con respecto a un curso de tratamiento adecuado).

Sofistería

Detengan las disculpas por pedofilia

Las discusiones en línea sobre la pedofilia deberían siempre aclarar cuán perverso es el abuso sexual infantil. Entonces, ¿lo hacen? Con demasiada frecuencia, no. La narrativa más típica es que la pedofilia es solo un sentimiento, y los sentimientos no se pueden controlar, por lo que los pedófilos no ofensores, «pedófilos virtuosos», en su orwelliana autodescripción, no son malos. Los horrores del abuso y el hecho de que “solo un sentimiento” puede y también con demasiada frecuencia conducir al abuso, usualmente no se mencionan o se pasan rápidamente por alto. Esta narrativa popular no solo es incorrecta, por razones que ya expliqué, también es bastante peligrosa.

Incluso aquellos que reconocen que la violación infantil es un gran mal pueden contribuir sin querer a esta narrativa problemática, cuando hablan como si los deseos pedófilos fueran hechos inalterables de la naturaleza. Cuando un comportamiento parece surgir de un deseo, tal vez especialmente cuando se trata de un diagnóstico psiquiátrico, los comentaristas modernos e incluso los psiquiatras tienen el desafortunado hábito de tratar el deseo o el diagnóstico como una condición médica moralmente neutral para la cual el «paciente» no es del todo responsable.

Para desacreditar esta narrativa, los servicios no de un médico sino de un filósofo están en orden. Hay una cosa curiosa sobre el libre albedrío: cuanto más creemos que algo está bajo nuestro control, más control tenemos sobre él. Por el contrario, cuanto más creemos que algo está fuera de nuestro control, menos inclinados estaremos a hacer algo al respecto. Es como si creer en el libre albedrío nos diera libre albedrío; más precisamente, sin embargo, la creencia en las cosas nos da la voluntad de ejercerlo. Y, por el contrario, el abandono de la creencia en el libre albedrío debilita tu motivación para actuar en contra de tus inclinaciones actuales.

Por tanto, me temo que quienes caracterizan la pedofilia como un deseo inmutable están contribuyendo al problema mismo de la pedofilia. Sería como decirle a los alcohólicos que no son responsables de convertirse en alcohólicos y que nunca podrán liberarse de su anhelo por el alcohol, como si su compulsión estuviera condenada a ser tan fuerte como lo es en su momento más fuerte. Si creyeran eso, ¿por qué intentarían siquiera vencer su adicción? Si el resto de nosotros creyéramos eso, ¿por qué trataríamos de resistir el deslizamiento hacia el alcoholismo en primer lugar? Imagínate diciendo algo similar en voz alta, nuevamente a esos “violadores”: “Es una vergüenza que te encuentres con una fuerte compulsión por violar mujeres. Pero no es tu culpa, porque es solo un deseo y los deseos están fuera de tu control. Aún así, ahora que lo tienes, asegúrate de no actuar nunca en consecuencia». No podemos imaginar a nadie con una actitud tan complaciente en la era del #MeToo. ¿Por qué tolerar tal actitud hacia quienes desean violar niños? Una vez más, ¿son los niños menos dignos de protección que las mujeres?

Si tus deseos ilícitos son absolutamente inalterables y no asumes ninguna responsabilidad por ellos, entonces ¿por qué luchar contra ellos? Este mensaje moralmente debilitante se repite en todas aquellas partes de nuestra cultura decadente que rechaza la responsabilidad personal. Los adictos en todas partes escuchan y obedecen.

Al prestar atención a este mensaje también muchos pedófilos consideran su condición como simplemente «otra orientación sexual» que puede ser complacida responsablemente (es decir, solo en la fantasía). Uno puede encontrar un grupo comprensivo para prácticamente cualquier cosa en línea, incluida la pedofilia. Lamento informar que los propagandistas de la pedofilia están en línea, activos y envalentonados.

El logo de la Asociación de amor hombre-niño de norte América

La propaganda producida por pedófilos, y en su nombre, es inquietante. Considera:

  • Las discusiones en los medios de comunicación sobre la pedofilia están dominadas por las súplicas de que debemos “entender” a los pedófilos en primer lugar. De alguna manera, esto hará que los niños estén más seguros. Estos artículos rara vez prestan mucha atención al riesgo de abuso y, por supuesto, nunca adoptan la posición de que la pedofilia es mala.
  • Las fuentes del Establishment han intentado, a lo largo de los años, normalizar la pedofilia a través de organizaciones. Todo el mundo ha oído hablar de la North American Man-Boy Love Association (asociación de amor hombre-niño de norte América), o NAMBLA, que todavía existe y está en línea. El miembro quizás más famoso de NAMBLA es su cofundador, el elogiado poeta Allen Ginsberg, y la organización fue defendida por la ACLU (american civil liberties union – union de libertades civiles estadounidenses). Increíblemente, estos «activistas» han abogado durante décadas por la «reforma de la edad de consentimiento», como si la defensa para abolir uno de los crímenes más horribles imaginables fuera de alguna manera «progresista». Otros grupos en línea incluyen «pedófilos virtuosos» y «pedófilos célibes», que se dedican a defender a los pedófilos no infractores en línea. Los pedófilos simplemente tienen otra «orientación sexual», una posición que se ha discutido en al menos un curso universitario.
  • Hay demandas agresivas de tolerancia de las representaciones de dibujos de abuso de menores, que son creadas por y para pedófilos, porque es un «crimen sin víctimas». No importa que lo que se describe es, para todas las personas decentes, uno de los delitos más atroces, peor que la violación ordinaria porque es la violación de niños. No importa que los consumidores de tales representaciones sean pedófilos y obtengan un gran placer de las fantasías de cometer este crimen y que deben abstenerse de ese crimen. Wikipedia documenta con notable detalle el estado de la ley al respecto en varios lugares del mundo (Informé a la Fundación Wikimedia al FBI sobre tales ilustraciones en el 2010, y muchas personas en el blog grupal Slashdot, por ejemplo, condenaron rotundamente mi posición).
  • Luego está el tono. El tono que se adopta es siempre altivo, como si los defensores de los pedófilos fueran mejores y más inteligentes que y que yo. Los escritores reprenden condescendientemente a la sociedad por no considerar que los pedófilos no ofensores y sufridos realmente existen. Un programa alemán trata a los pedófilos como «víctimas, no delincuentes». Parecen burlarse de que seamos ignorantes de la ciencia, debido a nuestro odio por lo que es un profundo mal moral y un cáncer social; la implicación es que la pedofilia es una cuestión de estudio y tratamiento clínico, nunca de evaluación moral, lo que de alguna manera sería poco científico y reaccionario. (Por supuesto, mi respuesta a esto es reír con desdén ante esta sorda propaganda).

Esa propaganda busca normalizar la pedofilia.

Si hay una razón por la que nosotros, como sociedad, deberíamos insistir en que la pedofilia constituye una idea criminal además de un trastorno, y que es terriblemente malvada, es que debemos tomar una posición firme contra aquellos que, deliberadamente, intentan normalizarla. Si se normaliza, este estado de cosas incentivará a demasiados débiles y malévolos para satisfacer sus deseos. De hecho, en la medida en que ya se ha normalizado, los débiles y malévolos ya han complacido sus deseos, y lo hacen con una frecuencia devastadora.

Quizás, de hecho, tengamos menos que temer de aquellos que tienen la voluntad suficiente para no actuar según sus deseos. Todo eso está muy bien, pero nadie va a admitir que es de voluntad débil, y la malevolencia siempre lleva una máscara de mentiras; los pedófilos criminales no son diferentes en este aspecto. Ante los cargos penales, la mayoría de los pedófilos infractores pretenderán ser «virtuosos». A pesar de toda su charla sobre la pedofilia virtuosa, muchos de los activistas y científicos activistas que escriben sobre este tema parecen curiosamente reacios a mencionar a los pedófilos viciosos. En ese sentido, me parecen, irónicamente irracionales y poco realistas. Una visión más realista y racional reconoce que el mundo está lleno de personas débiles y malévolas que satisfacen sus deseos con demasiada facilidad cuando surge la oportunidad y, de hecho, se desviven por darse oportunidades.

No se puede obtener ningún beneficio social o individual al normalizar la pedofilia. Si hay algo que merece seguir siendo tabú es esto. La pedofilia nunca debe normalizarse. No tengas reparos en llamarlo nefasto; es importante que lo llamemos nefasto; evitemos que este mal se propague identificándolo como tal.

Nuestra personificación de la maldad

Nota: lo que sigue son algunas de las respuestas a algunos pedófilos de la vida real, quienes comentaron sobre la copia de Medium del artículo anterior. No incluyo las respuestas de los pedófilos porque no guardé copias de lo que escribieron cuando dejé Medium.


Respuesta # 1

Esta es una respuesta a un pedófilo adolescente confeso que dijo que nunca había actuado de acuerdo con sus sentimientos y que yo era muy malo por no sentir empatía por su difícil situación.

Estoy escribiendo para que las mentes inmaduras, que podrían estar confundidas por personas como , no lo estén. No tengo absolutamente ningún deseo de tener «empatía» por los pedófilos, como tampoco quiero tener empatía por los violadores. Francamente, creo que el abuso de menores es considerablemente peor que la violación de adultos; es un crimen verdaderamente espantoso. Las «las personas no ofensoras atraídas por menores» no son más legítimas que, ni merecen más empatía que, los «hombres que quieren violar violentamente a las mujeres pero se restringen«. La única razón para sentir empatía por la pedofilia de una persona así es prevenir el crimen; y la forma en que la empatía podría prevenir el crimen no es haciendo que el criminal (o el posible criminal) se sienta mejor acerca de su idea criminal, sino entendiendo sus patrones, motivaciones y otras cosas que nos permitan (a) atrapar y castigar a los criminales y (b) prevenir agresivamente el abuso infantil real.

Si alguno de mis adolescentes confesara sentirse atraído sexualmente por niños pequeños, yo (a) le explicaría con gran detalle por qué la pedofilia no es solo un poco incorrecta, sino que es terriblemente malvada (y probablemente le haría leer el ensayo que escribí y le demostraría una excelente comprensión del mismo) y (b) buscaría inmediatamente ayuda profesional de un terapeuta que esté de acuerdo conmigo en que los deseos pedófilos deben ser tratados como idea criminal, con el objetivo de eliminarlos tanto como sea posible.

Es tonto y absurdo ser acusado de tener un tono de «mira lo moralmente honrado que soy» mientras explico pacientemente lo malvada que es la pedofilia. También he explicado con cuidado y paciencia por qué el asesinato está mal, y nadie me acusó de ser mojigato. Eso se debe a que la gente normal no cree que sea especialmente buena porque no comete delitos. Para la gente normal, eso es solo lo normal.

Pero, por supuesto, no mostraré ningún remordimiento al decirles a los pedófilos directamente y sin arrepentirme que no solo están «enfermos«, sino que son profundamente corruptos moralmente, y no me refiero a un poquito o de una manera muy vanguardista (como, por ejemplo, el abuso de drogas les parece a algunas personas), pero de una manera muy directa, su corazón es negro. Los pedófilos son malvados. No necesitan empatía. Necesitan terapia de la misma manera que los atracadores podrían usar la rehabilitación, no porque sintamos lástima por los pedófilos (o atracadores), sino porque la sociedad necesita desesperadamente que se abstengan de su mal comportamiento. Y la noción de que la pedofilia es una orientación sexual que necesita ser normalizada es horrorosa y más que obscena.

Respuesta # 2

Esta es una respuesta a alguien que se describe a sí mismo como un estudiante europeo graduado en humanidades, que pensó que estaba siendo inteligente al dar respuestas sofísticas a los argumentos de mi ensayo. Estas son mis impugnaciones.

Matt, como hablas como un apologista de la pedofilia, y como le hablas a alguien que cree que la pedofilia (en ambos sentidos definidos en mi ensayo original) es mala, no tienes credibilidad ni autoridad. Entonces, cuando adoptas un tono de condescendencia, simplemente te ves ridículo. Todavía me estoy riendo de ti; te mereces burla y desprecio. Y es por eso que no voy a responder a tus estúpidas ocurrencias; simplemente te hacen ver más asqueroso.

Aquí hay algunas respuestas:

Escribí: «‘Personas no ofensoras atraídas por menores’ no es más legítimo que, ni merece más empatía, que ‘Hombres que quieren violar violentamente a mujeres pero se restringen«.

Respondiste de manera irrelevante: “¿Exactamente cómo es no legítimo? ¿Estás sugiriendo que es imposible que un pedófilo controle sus acciones? Ya dijiste que pueden hacerlo en tu artículo anterior».

La “violación”, definida, digamos, como el deseo exclusivo o predominante de violar a mujeres, es tan legítima como la pedofilia, definida de manera similar pero con respecto a los niños. Así que imagina que a alguien se le ocurriera “Personas no ofensoras atraídas por la violación”, o NORAP, y dijeran los diversos tipos de cosas sobre sus deseos de violar mujeres que dices con respecto a la atracción hacia los niños. Solo necesitan ayuda; no deberían ser relegados; deberían ser “entendidos”; no juzgarlos como posibles violadores porque la mayoría de ellos no violan; etc. Bueno, es bastante obvio que decir estas cosas en defensa de una categoría NORAP ficticia no es diferente de decir cosas similares en defensa de los NOMAP (es decir, pedófilos). Teniendo en cuenta que la defensa de la violación es completamente ilegítima, también podemos decir que la defensa de la pedofilia es completamente ilegítima.

Ahora, me alegro de que al menos hables sin saber sobre la idea de que los pedófilos pueden controlarse a sí mismos. Pero digo más que eso, pueden evitar violar a los niños. Digo, además, que soportan la pesada carga de negar y deshacerse de su deseo de violar a los niños, que debieron haber negado y reprimido en el momento en que apareció. En cambio, continuaron. Es jugar con fuego para complacer a criminales potenciales diciendo que su deseo de violar niños es una «orientación sexual» a la par con la heterosexualidad o la homosexualidad, diciendo que no hay nada de malo en fantasear, etc. Imagínate un grupo de personas, los peores son violadores habituales, que dicen: “No hay nada moralmente malo en las personas que solo pueden salir adelante con fantasías de violación. No pueden controlarse a sí mismos. Deberíamos entenderlos. Algunas mujeres en realidad quieren ser violadas en secreto, sabes?, pero, por supuesto, creemos que la violación está muy, muy mal. (Excepto, por supuesto, para las personas que piensan que está bien, ¿verdad?)».

Ni siquiera eres tan inteligente como crees. Eres un idiota. Tu inclinación a favor de las personas que cometen crímenes horribles te ha hecho incapaz de comprender el razonamiento básico. No tengo muchas opiniones sobre la mejor forma de rehabilitar a los pedófilos. Sé que no soy psicólogo, por lo que generalmente no opino sobre esas cosas. Pero tengo una opinión sobre las costumbres sociales: nunca debería ser parte aceptable de la sociedad alentar a los adultos a aceptar su atracción por los niños. Ese es, y debe seguir siendo, uno de los tabúes más fuertes por los que vivimos. No sé ni me importa en particular lo que los terapeutas les digan a los pedófilos en sus sesiones de terapia.

También tengo una opinión acerca de que el objetivo de la terapia es el mismo que el objetivo de la terapia con violadores o alcohólicos o drogadictos: librarse del deseo. En este sentido, es muy, muy diferente al objetivo de la terapia para los homosexuales. La mayoría de la gente piensa que no deberíamos intentar «curar» a los homosexuales; yo soy de los que piensa que no deberíamos. En ese sentido, la homosexualidad puede considerarse una orientación sexual, mientras que la pedofilia y la violación no. Del mismo modo, la cata de vinos y ser un conocedor de whisky pueden considerarse pasatiempos más o menos saludables; el alcoholismo no lo es, y los alcohólicos soportan la pesada carga de librarse de su compulsión.


A las personas que saben inglés, les recomiendo que vayan a la página original del documento arriba traducido y lean los comentarios de la gente en respuesta a este articulo. Hay cosas muy interesantes, por decir lo menos.


https://larrysanger.org/2019/12/why-pedophilia-is-evil/

6 respuestas a «Por qué la pedofilia es algo funesto»

  1. La pedofilia debe ser erradicada, cortada,!! de la faz de la tierra, el ser humano debe transformarse en
    un ser sano. Que influya y promueva bienestar al mundo.

  2. Me opongo a la normalización del abuso a menores.Es cierto que la OMS ya lo ha normalizado?.Discrepo en que todos los pedófilos tienen enfermedad mental,por qué algunos están sanos y lo hacen a conciencia,más que enfermos serían delincuentes sin más.Algunos psiquiatras ponen trabas a las personas abusadas,dando a entender que se lo inventan,por qué?.También el cine y los medios,parece que alienten la actividad del malo,como dándole mérito a sus maldades.Me centraría en el terrible trauma psicológico de las víctimas,algo que parece insensibilizar a la sociedad,la turbación y el daño físico y moral son de por vida,no todos los abusados seran abusadores en potencia,y los adultos abusados viven el estigma social y profesional.Todo esto hay que cambiarlo ya,como? no lo sé,quizás con este tipo de reportajes,con concienciación y con medidas legales más duras contra los delincuentes sexuales,en especial contra los pederastas y muy especialmente contra los pedosatanistas.Stop pedofilia!.

  3. Vivimos en tiempos totalmente torcidos. Y una de las cosas que ha tomado mucha fuerza en estos últimos tiempos, es esa. Ahora se aplicó aquí en USA una ley dónde se castra al abusador con una inyección. Para mí deberían de ser dos: una para el cerebro y la otra para que pierda el poder del sexo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *