Declaración Escrita del Fiscal General Barr

Traducción de la declaración del Fiscal General William Barr durante su audiencia del 28 de julio del 2020 en el Congreso de los EEUU.


Declaración escrita del Fiscal General William P. Barr

Comité judicial de la Cámara de Representantes de EEUU
28 de julio de 2020

Presidente Nadler, Congresista Jordan, miembros del Comité, me complace estar aquí esta mañana. A fines de marzo acepté una invitación para testificar ante este Comité, pero fue pospuesta como resultado de la pandemia que continúa planteando desafíos para todos nosotros. Sé que otras audiencias de esta semana se han pospuesto para honrar a su difunto colega, el congresista John Lewis de Georgia. En nombre del Departamento de Justicia, quiero presentar mis respetos al congresista Lewis, un defensor indomable de los derechos civiles y el estado de derecho. Creo que es especialmente importante recordar hoy que él persiguió su causa apasionadamente y exitosamente, con un compromiso inquebrantable con la no violencia.

Estamos en un momento en que el discurso político en Washington a menudo refleja la nación políticamente dividida en la que vivimos, y con demasiada frecuencia impulsa esa división aún más profundamente. La retórica política es inherente a nuestro sistema democrático, y la política es esperada de parte de los políticos, especialmente en un año electoral. Si bien eso puede ser apropiado aquí en Capitol Hill o en las noticias por cable, no es aceptable en el Departamento de Justicia. En el Departamento, las decisiones deben tomarse sin tener en cuenta la presión política, la presión de cualquiera de los extremos de Pennsylvania Avenue, o de los medios de comunicación o las multitudes.

Desde que dejé en claro que iba a hacer todo lo posible para llegar al fondo de los graves abusos involucrados en el falso escándalo «Russiagate», muchos de los demócratas en este Comité han intentado desacreditarme al evocar una narrativa de que simplemente soy un sirviente del presidente que elimina los casos penales de acuerdo con sus instrucciones. A juzgar por la carta que me invita a esta audiencia, esa parece ser su agenda hoy. Así que déjenme pasar a eso primero.

Como dije en mi audiencia de confirmación, el Fiscal General tiene una obligación única. Se le confía la administración justa e imparcial de la justicia. Debe asegurarse de que haya un estándar de justicia que se aplique a todos por igual y que los casos penales se manejen de manera imparcial, de acuerdo con la ley y los hechos, y sin tener en cuenta consideraciones políticas o personales. Puedo decirle que he manejado de esa manera los asuntos penales que se me han presentado sobre los que tomé una decisión .

El Presidente no ha intentado interferir en esas decisiones. Por el contrario, me ha dicho desde el principio que espera que ejerza mi juicio independiente para tomar cualquier decisión que yo considere correcta. Eso es precisamente lo que he hecho.

Desde mi experiencia, el Presidente ha desempeñado un papel adecuado y tradicionalmente hecho por los presidentes. Al igual que sus predecesores, el presidente Trump y su Consejo de Seguridad Nacional han intervenido adecuadamente en las decisiones de aplicación de la ley que implican directamente la seguridad nacional o la política exterior, porque esas decisiones necesariamente implican consideraciones que trascienden los factores procesales típicos. Además, cuando ocurre un evento notable que potencialmente tiene ramificaciones legales, como filtraciones de información clasificada, posibles abusos de los derechos civiles por parte de la policía o arreglo ilegal de precios o especulación, el Presidente ha confirmado ocasionalmente, y de manera apropiada, que el Departamento está al tanto del asunto. Pero el manejo del asunto y mis decisiones sobre asuntos penales, se han dejado a mi criterio independiente, basado en la ley y los hechos, sin ninguna dirección o interferencia de la Casa Blanca o cualquier persona ajena al Departamento.

De hecho, es precisamente porque siento total libertad para hacer lo que creo que es correcto, lo que me indujo a servir una vez más como Fiscal General. Como saben, fui Fiscal General bajo la presidencia de George H. W. Bush. Después de eso, pasé muchos años en el mundo corporativo. Tenía casi 70 años y me estaba retirando felizmente mientras disfrutaba de mis nietos. No tenía nada que demostrar y no deseaba volver al gobierno. No tuve una relación previa con el presidente Trump.

Pero como alguien de fuera, me sentí profundamente preocupado por lo que percibí como el uso cada vez mayor del proceso de justicia penal como arma política y el surgimiento de dos estándares separados de justicia. El Departamento había sido atraído por la vorágine política y estaba siendo golpeado por todos lados. Cuando me pidieron que considerara regresar, lo hice porque veneraba al Departamento y creía que mi independencia me permitiría ayudar a llevarlo de regreso a su misión central de aplicar un estándar de justicia para todos y hacer cumplir la ley de manera imparcial, sin consideraciones partidistas. Desde que regresé al Departamento, he hecho precisamente eso. Mis decisiones sobre asuntos penales ante el Departamento han sido mías, y se tomaron porque yo creía que eran correctas según la ley y los principios de justicia.
Permítanme pasar brevemente a varios asuntos urgentes del día.

El horrible asesinato de George Floyd en Minneapolis, comprensiblemente, sacudió a todo el país y nos obligó a reflexionar sobre cuestiones de larga data en nuestra nación. Esos problemas obviamente se conectan con la relación entre la policía y la comunidad afroamericana.

Dada nuestra historia, es comprensible que, entre los estadounidenses negros, haya al menos cierta ambivalencia, y a menudo desconfianza, hacia la policía. Hasta los últimos 50 años más o menos, nuestras leyes e instituciones fueron explícitamente discriminatorios. No fue hasta los años 60 que el movimiento de Derechos Civiles finalmente logró derribar el edificio de Jim Crow. Nuestras leyes finalmente llegaron a encarnar formalmente la garantía de protección igualitaria. Desde entonces, el trabajo de asegurar los derechos civiles se ha centrado correctamente en reformar nuestras instituciones para garantizar que se ajusten mejor a nuestras leyes y aspiraciones.

Es importante reconocer que ese trabajo ha sido cada vez más exitoso. Las fuerzas policiales de hoy son mucho más diversas que nunca; hay más jefes de policía negros y más oficiales negros en sus filas. Aunque la muerte de George Floyd, un hombre negro desarmado, a manos de la policía fue un evento impactante, el hecho es que tales eventos son afortunadamente bastante raros. Según las estadísticas compiladas por el Washington Post, el número de hombres negros desarmados asesinados por la policía en lo que va del año es 8. El número de hombres blancos desarmados asesinados por la policía durante el mismo período es 11. Algunos sospechosos desarmados, además, estaban atacando físicamente a los oficiales o amenazando a otros en el momento en que les dispararon. Y el número total de tiroteos policiales ha ido disminuyendo. Sin embargo, cada instancia de fuerza excesiva es inaceptable y debe abordarse, como está sucediendo ahora en Minneapolis.

Además de sus números, creo que estos eventos tocan un acorde profundo en la comunidad negra porque son percibidos como una manifestación de la preocupación más profunda y persistente de que, en los encuentros con la policía, los negros no serán tratados de manera imparcial; no se les dará el beneficio de la duda; serán tratados con mayor sospecha que una persona blanca en las mismas circunstancias. El senador Tim Scott ha contado las numerosas veces que ha sido detenido injustificadamente en Capitol Hill. Como me dijo un destacado profesional negro en Washington, los afroamericanos a menudo se sienten «tratados primero como sospechosos y segundo como ciudadanos». Creo que estas preocupaciones son legítimas.

Al mismo tiempo, creo que sería una simplificación excesiva tratar el problema como parte de un racismo profundamente arraigado que generalmente infecta nuestros departamentos de policía. Parece mucho más probable que el problema surja de una compleja combinación de factores, los cuales pueden abordarse con atención focalizada a lo largo del tiempo. En la aplicación de la ley debemos ser conscientes de las preocupaciones y asegurarnos de que
no tengamos dos sistemas de justicia diferentes. En una sociedad pluralista como la nuestra, compuesta de muchas razas y etnias, todos debemos esforzarnos por no reducirnos mutuamente a los estereotipos o permitir que esos estereotipos rijan como tratamos a nuestros conciudadanos. Más bien, tenemos una obligación básica y primordial de tratarnos unos a otros como individuos, creados iguales y con derecho al beneficio de la duda en lugar de suposiciones basadas en el color de la piel.

Un nuevo compromiso con ese principio, particularmente por aquellos a quienes se les confían las pesadas responsabilidades de la aplicación de la ley, sería una respuesta digna a la muerte de George Floyd. Eso aseguraría que lo bueno salga de lo malo. El Departamento de Justicia honrará ese compromiso. Entre otros pasos, estamos implementando la Orden Ejecutiva del Presidente, la cual describe una serie de medidas para impulsar la profesionalización contínua de la policía, incluido el establecimiento de estándares claros para el uso apropiado de la fuerza.

Desafortunadamente, algunos han optado por responder a la muerte de George Floyd de una manera mucho menos productiva: demonizando a la policía, promoviendo lemas como ACAB (All Cops Are Bastards=Todos los policías son bastardos) y haciendo propuestas groseramente irresponsables para desfinanciar a la policía. La demonización de la policía no solo es injusta e inconsistente con el principio de que todas las personas deben ser tratadas como individuos, sino que son gravemente perjudiciales para nuestras comunidades urbanas. No hay trabajo más difícil en Estados Unidos hoy que el ser un oficial de policía. Cuando los oficiales responden a una emergencia, ya sea una catástrofe como el 11 de septiembre o un crimen cotidiano, no se proponen proteger a los blancos ni a los negros. Arriesgan y a veces dan sus vidas para proteger y servir a todas las personas, y todas las personas les deben las gracias.

Cuando una comunidad se enciende y se burla de su propia policía, los oficiales naturalmente se vuelven más reacios al riesgo y las tasas de criminalidad aumentan. Desafortunadamente, estamos viendo eso ahora en muchas de nuestras principales ciudades. Este es un problema crítico que existe aparte de los desacuerdos sobre otros temas. La amenaza a la vida de los negros que plantea el crimen en las calles es enormemente mayor que cualquier amenaza planteada por la mala conducta de la policía. La principal causa de muerte de los jóvenes varones negros es el homicidio. Cada año, aproximadamente 7.500 negros estadounidenses son víctimas de homicidios, y la gran mayoría de ellos, alrededor del 90 por ciento, son asesinados por otros negros, principalmente por disparos. Cada una de esas vidas importa.

Y no es solo que el crimen que apaga vidas. El crimen apaga la oportunidad. Los niños no pueden prosperar en parques infantiles y escuelas dominadas por pandillas y traficantes de drogas. Los negocios no se ubican en vecindarios inseguros. Cuando la policía es atacada, cuando es desfinanciada, cuando es expulsada de las comunidades urbanas, son las vidas negras las que más sufrirán por su ausencia.

Es por esa razón que, en ciudades selectas donde ha habido un aumento de la delincuencia violenta, estamos intensificando y reforzando las actividades de nuestras fuerzas conjuntas de trabajo contra el crimen, las cuales han tenido éxito en el pasado. En esas ciudades, estamos agregando investigadores experimentados, analistas de armas de fuego y balística, y expertos en la captura de fugitivos violentos. También estamos ofreciendo fondos para apoyar a más policías que pueden ser asignados a esos grupos de trabajo contra el crimen. Para ser claros, esta iniciativa no tiene nada que ver con el problema de los disturbios violentos de la mafia que discutiré en un momento; en cambio, está diseñado para ayudar a las fuerzas del orden público estatales y locales a cumplir con su responsabilidad básica de resolver crímenes y mantener a sus comunidades seguras.

Finalmente, quiero abordar un desglose diferente en el estado de derecho que hemos presenciado en los últimos dos meses. A raíz de la muerte de George Floyd, alborotadores y anarquistas violentos han secuestrado protestas legítimas para causar estragos y destrucción sin sentido a víctimas inocentes. La situación actual en Portland es un ejemplo revelador. Todas las noches durante los últimos dos meses, una multitud de cientos de alborotadores ha asediado la corte federal y otras propiedades federales cercanas. Los alborotadores llegan equipados para una pelea, armados con poderosas hondas, tasers, mazos, sierras, cuchillos, rifles y artefactos explosivos. Dentro del la corte hay un número relativamente pequeño de personal policial federal encargado de una misión defensiva: proteger la corte, hogar de los jueces federales del Artículo III, que no sea invadido y destruido.

Lo que se desarrolla todas las noches alrededor de la corte no se puede llamar razonablemente una protesta; es, por cualquier medida objetiva, un asalto al gobierno de los Estados Unidos. En las últimas noches, los alborotadores han cercado la puerta de entrada a la corte, han retirado con palancas la madera contrachapada de las ventanas y arrojado fuegos artificiales de tipo comercial al edificio en un aparente intento de incendiarlo con personal federal dentro. Los alborotadores comenzaron incendios fuera del edificio y luego atacaron sistemáticamente a los agentes federales de la ley que intentaron apagarlos, por ejemplo, arrojando piedras, botellas de agua congelada, latas de comida y globos llenos de materia fecal. Un video reciente mostró a una turba golpeando con entusiasmo a un Marshal de los EEUU que intentaba proteger la corte de una mayor destrucción, una propiedad del gobierno de los Estados Unidos financiado por este Congreso. Varios oficiales federales han resultado heridos, incluido uno gravemente quemado por un fuego artificial de mortero y tres que han sufrido lesiones oculares graves y quizás queden permanentemente ciegos.

Son en gran parte ausentes de estas escenas de destrucción, los intentos superficiales de los manifestantes de conectar sus acciones con la muerte de George Floyd o cualquier llamado legítimo a la reforma. Tampoco podrían tales actos descarados de ilegalidad ser plausiblemente justificados por la preocupación de que los agentes de policía en Minnesota o en cualquier otro lugar desafiaron la ley.

Sorprendentemente, la respuesta a este asalto organizado, de muchos medios de comunicación y funcionarios locales elegidos,  ha sido culpar al gobierno federal. Para decir lo que debería ser obvio, los manifestantes pacíficos no arrojan explosivos en las cortes federales, destrozan madera contrachapada con palancas o lanzan materia fecal a los funcionarios federales. Dichos actos son, de hecho, delitos federales bajo los estatutos promulgados por este Congreso.

Como funcionarios electos del gobierno federal, cada uno de los miembros de este Comité, independientemente de sus puntos de vista políticos o sus sentimientos sobre la Administración Trump, deben condenar la violencia contra los funcionarios federales y la destrucción de la propiedad federal. También deberían hacerlo los líderes estatales y locales que tienen la responsabilidad de mantener seguras sus comunidades. Condonar tácitamente la destrucción y la anarquía es abandonar los principios básicos del estado de derecho que deberían unirnos incluso en un tiempo políticamente divisivo. Como mínimo, todos deberíamos estar de acuerdo en que no hay lugar en este país para las multitudes armadas que buscan establecer zonas autónomas más allá del control del gobierno, o derribar estatuas y monumentos que las comunidades respetuosas de la ley eligieron erigir, o para destruir la propiedad y los medios de vida de dueños de negocios inocentes. La responsabilidad más básica del gobierno es garantizar el estado de derecho, para que las personas puedan vivir sus vidas de manera segura y sin temor. El Departamento de Justicia continuará trabajando para cumplir con esa solemne responsabilidad.


Fuente en inglés:

https://assets.documentcloud.org/documents/7008067/Written-Statement-of-AG-Barr-HJC-07-28-20.pdf


 

13 respuestas a «Declaración Escrita del Fiscal General Barr»

  1. Cuanta solemnidad y respeto para los delincuentes… y los delincuentes mayores se están riendo de sus hazañas crimínales… me refiero a demócratas y grupos de poder…

  2. Excelente, que el universo lo ayude e ilumine para poner ORDEN y JUSTICIA. Creo que no estar de acuerdo con una ideología política no le da derecho a nadie a destrozar, romper, robar, golpear y en muchos casos matar a nadie, para eso la JUSTICIA debe actuar.
    En mi país Argentina, tenemos lamentablemente un gobierno globalista, autoritario y estamos en el camino de Venezuela, cualquier patotero, ladrón o que no trabaje tiene mas derechos que la persona que paga sus impuestos, trabaja. Gracias y a seguir luchando

    1. No podemos negar q todos los incidentes suscitados en los últimos tiempos en los EEUU han sido premeditados sigilosamente y dirigidos malsanamente para no solo desprestigiar la administración del Psdte Trump sino para unirse juntamente con la Plandemia a frustrar las próximas elecciones presidenciales. La Élite se valdrá de toda artimaña maligna. Dios proteja a Donald Trump, América y al mundo. Un abrazo de luz dsd Lima Perú

  3. No podemos permitir que un pequeño grupo irresponsable y violadores de la Ley y el orden destabilize e infunde terror a la población y a la gente honesta y de bien q realiza su trabajo en la corte federal . Esto hay que pararlo y peso de la Ley debe caer sobre esa gente que con violencia quieren amedrentar a la mayoría honesta y trabajadora de los ciudadanos .Ellos han confundido la Libertad con el Desorden y el Terror.

  4. Por todo ese vandalismo propiciado por el estado profundo, el pueblo se ha dado cuenta de la falsedad en la protesta por la violencia generada por un grupito pagado.
    Los buenos somos más y por eso prevalece la verdad y la justicia.

  5. La actitud de los democratas ante la comparecencia del Fiscal General Mr. William Barr fue equivalente a lo que arrojas en el WC despues de una abundante y picante comida. Entre mas agresivos mayor se manifiesta el miedo que tienen los «demoratas» a los futuros escandalos que les esperan. La verdad admiro su paciencia su atinada calma y fina actitud ante una manada de puercos.

  6. La Izquierda jamás será pacífica , decente y cumplidora de la Ley y el Orden !. Todo lo contrario : Será eternamente enemiga de esas NORMAS !. Sólo serán capaces de hacer cumplir las mismas , cuando tengan el poder total en sus criminales y sangrientas manos !. Entonces sí que serán crueles contra todos los que infrinjan sus leyes y estatutos comunistas y fusilaran y encarcelaran a mansalva a quien no cumpla con su odiosa DOCTRINA TOTALITARIA aún contra sus propios SEGUIDORES !. Serán Implacables pues Seran los dueños de Vidas y Haciendas Ciudadanas !. Éso quieren implantar AQUÍ con toda la virulenta violencia a que están acostumbrados actuar !. No podemos permitir jamás que tomen el PODER !. TRUMP 2020. MAGA .

    1. Tienes el enemigo equivocado. Nuestro enemigo común es el NOM globalista Satanista. Este grupo está detrás de todos los partidos, de izquierda, y de derecha, verdes, azules, además de los jueces, funciónarios públicos, y hasta las iglesias! Investiga, por ej. en He aquí un caballo pálido, libro de William Cooper, sobre el NuevoOrdenMundial

  7. Muy bueno , ese es un fiscal que quiere y aplica la ley , cosa que es atacado constantemente por el partido demócratas, mis respetos para el , esos vándalos, deben estar tras las rejas sin derecho a fianza alguna , esto tiene que ser detenido ya

  8. La muerte de Floyd,tiene un impacto extraordinario en las TV españolas,los
    periodistas se sienten justificados en
    criticar subjetivamente el sistema policial de USA,cuando saben que de haber racismo,Obama no hubiera sido el primer presidente de color.De este modo también justifican la anarquía y
    violencia de los grupos de presión,de los que no ven nada malo en sus acciones:destruir negocios,vandalismo,violencia gratuita y esta es la gran hipocresía de la izquierda.

  9. Hombres de bien como el Fiscal General son dignos de admirar y apoyar.
    La justicia tiene que prevalecer y se debe restablecer la ley y el orden.
    Dios bendiga a W. Barry, a Donald Trump y administración.
    Dios bendiga al mundo…
    WWG1WGA

    GRACIAS MUCHACHOS POR SU VALIOSO TRABAJO Y GRAN APORTE AL TRADUCIR ESTE DOCUMENTO…
    BENDICIONES TOTALES!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *