No se usó gas lacrimógeno para la foto de Trump frente a iglesia.

Comparte este artículo:

Traducimos un artículo escrito por Mollie Hemingway para TheFederalist.com en el que confirma que casi todos los medios masivos mintieron diciendo que la policía de Washington D.C. tiró gas lacrimógeno a manifestantes pacíficos para que Trump pueda ir a tomarse una foro frente a la iglesia St. John en Lafayette Park.

Artículo traducido:


Los medios de comunicación afirmaron que los disturbios violentos fueron pacíficos y que se usaron gases lacrimógenos contra los manifestantes

Toda la narrativa que los medios de comunicación abordaron en secreto fue que Trump era un monstruo que lanzó gases lacrimógenos a los manifestantes pacíficos para hacer algo sin sentido. Nada de eso era cierto.
Por Mollie Hemingway

Después de días de disturbios violentos y saqueos en ciudades de todo el país, Washington, D.C., anunció un toque de queda a las 7 p.m. el lunes por la noche. Casi al mismo tiempo, el presidente Donald Trump se dirigió a la nación desde el Rose Garden. Luego, caminó por el Parque Lafayette hasta la Iglesia Episcopal de Saint John, que los manifestantes habían incendiado la noche anterior. De pie ante el letrero de la iglesia, que dice «Todos son bienvenidos«, el presidente Trump, quien previamente dijo que presentaría sus respetos a un lugar muy especial, en el lugar levantó una Biblia.

El discurso que anunciaba que el país volvería al estado de derecho y la protección de las libertades civiles, la caminata por un parque que la noche anterior había sido rendida a los manifestantes y la visita a la histórica iglesia destrozada donde cada presidente ha acudido desde James Madison, fueron tranquilizadores para muchos en el país.

Sin embargo, para los medios, estas acciones fueron una prueba más de que Orange Man Bad (Hombre Naranja Malo es una manera despectiva de llamar a Trump) es literalmente lo peor, que restaurar el estado de derecho es criminal, y estar frente a una iglesia sosteniendo una Biblia es un asalto a la conciencia estadounidense. Se centraron en cómo Park Police (la policía del parque o el área) había despejado el área antes del toque del queda declarado en toda la ciudad por el alcalde de DC Muriel Bowser.

Los hechos no fueron una barrera para su narrativa. Crearon una historia de policías violentos con botas que corrían desenfrenadamente por las calles sobre inocentes manifestantes dóciles, usando gases lacrimógenos para limpiar el área. Resulta que nada de eso era cierto.

Todos y cada uno de los principales medios de comunicación informaron falsamente que Park Police no fueron provocados cuando usaron «gases lacrimógenos» para despejar el área. Si algo de eso fuera cierto, podría ser la primera vez en la historia que policías sin máscaras de gas lanzaron gases lacrimógenos en un área que el presidente de los Estados Unidos atravesó fácilmente minutos después.

Después de miles de tuits falsos, imprimir historias y transmitir historias en sentido contrario, el periodista local Neal Augenstein de WTOP informó que una fuente de Park Police dijo que «nunca se usaron gases lacrimógenos, sino que se desplegaron latas de humo, las cuales no tienen un irritante incómodo.» Además, la fuente dijo que la multitud fue dispersada debido a los proyectiles lanzados por los «manifestantes pacíficos» contra la Policía y porque los «manifestantes pacíficos» habían subido a la cima de una estructura en el Parque Lafayette que había sido quemada la noche anterior.

El sargento Eduardo Delgado, el oficial de información pública dePark Police, confirmó que la agencia no utilizó gases lacrimógenos. Y más tarde, el jefe interino de United States Park Police (USPP), Gregory T. Monahan, destrozó toda la narrativa falsa:

«El lunes 1 de junio, el USPP trabajó con el Servicio Secreto de los Estados Unidos para instalar cercas temporales dentro del Parque Lafayette. Aproximadamente a las 6:33 pm, manifestantes violentos en H Street NW comenzaron a lanzar proyectiles que incluían ladrillos, botellas de agua congelada y líquidos cáusticos. Los manifestantes también se subieron a un edificio histórico en el extremo norte del Parque Lafayette que fue destruido por un incendio provocado días antes. La inteligencia había revelado llamados a la violencia contra la policía, y los agentes encontraron escondites de botellas de vidrio, bates de béisbol y tubos de metal escondidos a lo largo de la calle.

Para reducir la violencia que estaba en curso, el USPP, siguiendo una política establecida, emitió tres advertencias a través de un altavoz para alertar a los manifestantes en la calle H para evacuar el área. Se utilizaron patrullas montadas a caballo, unidades de disturbios civiles y personal adicional para despejar el área. A medida que muchos de los manifestantes se volvieron más combativos, continuaron arrojando proyectiles e intentaron agarrar las armas de los oficiales, los oficiales emplearon el uso de latas de humo y bolas de pimienta. Los oficiales de la USPP u otros socios asistentes de las fuerzas del orden no utilizaron gases lacrimógenos para cerrar el área en el Parque Lafayette. Posteriormente, se instaló la cerca.»

Antes de obtener los hechos reales, casi todos los principales medios de comunicación informaron falsamente que se utilizaron latas de gas lacrimógeno, no latas de humo, contra manifestantes pacíficos. La falsa historia se extendió internacionalmente a pesar de su falta de evidencia. Estos son solo algunos de los innumerables ejemplos.

Reuters publicó un video que, según afirma, mostraba que la policía de parques de EE. UU. Usaba gas lacrimógeno. El video no mostró tal cosa.

Un reportero del New York Times, ganador del Premio Pulitzer, tuiteó un artículo de NPR titulado «Park Police lanza gas lacrimógeno a manifestantes pacíficos para despejar el camino para la sesión de fotos de Trump en la Iglesia».

Yamiche Alcindor de PBS informó erróneamente que «todavía estaba procesando que vi a manifestantes pacíficos atacados con gas lacrimógeno  fuera de la Casa Blanca para que el Presidente Trump pudiera caminar a la Iglesia Episcopal de Saint John».

The Washington Post publicó un artículo titulado falsamente: «Detrás del impulso por lanzar gases lacrimógenos antes de una sesión de fotos de Trump», escrito por Ashley Parker, Josh Dawsey y Rebecca Tan. La reportera del Washington Post, Hannah Natanson, afirmó que Tan «recibió gases lacrimógenos al informar esta historia«. La reportera de problemas de género y familia Samantha Schmidt retuiteó esa afirmación y agregó: «Habíamos cinco reporteros del Post, todas mujeres jóvenes, cerca de Lafayette Square cuando los oficiales federales comenzaron a rociar gas y balas de goma».

El New York Times tituló falsamente su artículo, «El gas lacrimógeno despeja el camino para que Trump visite iglesia». Un video adjunto muestra el que resultado de las latas de humo fue falsamente titulado:

«Su caminata se produjo después de que la policía antidisturbios y las tropas de la Guardia Nacional utilizaron gases lacrimógenos y granadas de destello para despejar el camino a través de una protesta pacífica en un parque de la ciudad», informó el New York Times falsamente sobre el uso del gas lacrimógeno y sobre si las protestas fueron pacíficas . No lo fueron.

En respuesta a Augenstein, Garrett Haake afirmó: «Definitivamente se usaron gases lacrimógenos, y la policía del parque no puede hacer eso. Cuando se le preguntó que confirme su denuncia, él citó su «experiencia, la sensación de ardor que causó en mis pulmones y experiencia como marino de seguridad retirado».

Aquí hay un video real de los efectos del gas lacrimógeno utilizado en un  entrenamiento.

MSNBC informó falsamente: «Trump visita iglesia después de que la policía despeja a los manifestantes con gases lacrimógenos».

George Stephanopoulos, de ABC News, reportó la doble falsedad de que «La policía usa gases lacrimógenos y hace retroceder a los manifestantes pacíficos para la visita a la iglesia de Trump».

El dramático Philip Rucker del Washington Post afirmó falsamente en un tuit que «la policía militar disparó gases lacrimógenos contra manifestantes pacíficos para despejar la calle frente a St. John’s».

Peter Baker, del New York Times, reportó falsamente sobre las amenazas de seguridad y cómo fueron eliminados, diciendo: «la policía y las tropas se han movido contra los manifestantes pacíficos con gases lacrimógenos y explosiones».

Aquí, el New York Times afirmó falsamente que los manifestantes fueron pacíficos y que se utilizó gas lacrimógeno contra ellos:

Brett LoGiurato, el editor principal de Wharton Press vendió la mentira de gas lacrimógeno e instruyó a sus aliados políticos a censurar la noticia:

Maggie Haberman del New York Times también vendió las mentiras sobre el gas lacrimógeno y los manifestantes pacíficos:

NPR logró una trifecta al informar falsamente sobre gases lacrimógenos, informar falsamente sobre protestas pacíficas y como un bono que minimiza el incendio provocado contra la iglesia:

Jack Jenkins de Religion News Service reportó la historia incorrecta.

Jackie Kucinich de Daily Beast / CNN también informó falsamente sobre protestas pacíficas y gases lacrimógenos. Ella escribió: “Esta fue una protesta pacífica. Y están usando gases lacrimógenos. En los Estados Unidos. Delante de la Casa Blanca. Lanzaron gases lacrimógenos en protesta pacífica y dispararon balas de goma a las personas para que el presidente Trump pudiera cruzar el parque hasta St. Johns por televisión. Corrección … hizo llorar a los manifestantes con gases lacrimógenos para caminar a St. Johns, sostener una Biblia frente a la iglesia, acompañarse de sus asesores para la sesión fotográfica. Y luego … caminar a casa». Sea lo que sean las oraciones previas de emulación libre de hechos, no son periodismo.

Jonathan Swan de Axios afirmó que un «alto funcionario anónimo de la Casa Blanca le dijo a Axios que cuando vieron el gas lacrimógeno despejando a la multitud para que Trump caminara a la iglesia con su séquito: «Nunca me había sentido más avergonzado. Estoy realmente, sinceramente disgustado. Estoy enfermo del estómago. Y todos lo están celebrando. Están muy, muy orgullosos de sí mismos». Para decir lo obvio: esa fuente parece estar extremadamente mal informada y no vale la pena concederle el anonimato.

La ex senadora Claire McCaskill de Missouri y la colaboradora de Fox News, Jonah Goldberg, ambas, utilizaron los informes falsos como un medio para criticar al ex gobernador Scott Walker de Wisconsin por felicitar la visita de Trump a St. John’s. El ex embajador de Obama, Michael McFaul, quien ha difundido repetidamente historias falsas relacionadas con la farsa de colusión de Rusia, también se creyó esta historia.

Toda la narrativa que los medios de comunicación abordaron en conjunto fue que Trump era un monstruo que lanzó gases lacrimógenos a los manifestantes pacíficos para hacer algo sin sentido. Nada de eso era cierto. Pero tomó un día de reportes para revelar la verdad, mucho después de que la mentira se propagó.

A veces parece que no hay nada de lo que no puedan mentir, muchos de los que están en los medios de comunicación, con tal de lograr sus objetivos políticos.

En noticias relacionadas, a pesar de o tal vez debido a la histeria de los medios, las encuestas muestran que una abrumadora mayoría de estadounidenses apoya el uso de la Guardia Nacional y los militares para llevar la paz a las ciudades que los medios afirman que no están siendo blanco de disturbios violentos.

Mollie Ziegler Hemingway es editora senior de The Federalist. Es investigadora principal de periodismo en Hillsdale College y colaboradora de Fox News. Es coautora de Justice on Trial: The Kavanaugh Confirmation and the Future of the Supreme Court. Síguela en Twitter en @mzhemingway


Fuente:

https://thefederalist.com/2020/06/02/media-falsely-claimed-violent-riots-were-peaceful-and-that-tear-gas-was-used-against-rioters/


 

Una respuesta a «No se usó gas lacrimógeno para la foto de Trump frente a iglesia.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *