2014: Obama Usaba Su Gobierno Como Un Arma

Comparte este artículo:

Este artículo del 31 de enero del 2014, escrito por Tom Basile y publicado en Forbes.com es una excelente retrospectiva de cómo Barack Obama (y su séquito) usaban su administración como un arma para ir en contra de cualquiera que se opusiera a su agenda, que obviamente tenía intereses privados y no el ayudar a la economía y al pueblo estadounidense.

Al leer este artículo, hoy en el 2020, uno se da cuenta (después de haber vivido esos 8 años de horrible presidencia de Obama) que el enemigo estaba dentro del mismo gobierno, que se estaba destripando la economía de los EEUU, del por qué tantas empresas quebraron y tantos empleos desaparecieron de EEUU, del por qué el gobierno imponía tantas regulaciones en todo tipo de industrias, tanto que muchas empresas cerraron, y de cuán rápido, (menos de 3 años) el gobierno de Donald Trump ha logrado revertir muchas de esas cosas, levantando la economía de una manera record. Hasta la pandemia, claro.

Obviamente, cuando Obama dijo que su gobierno no tuvo ningún escándalo, no se acuerda de todas las cosas que van a leer acá, ni tampoco se acuerda que los medios masivos casi no reportaban nada al respecto.

A continuación la traducción del artículo:


Armamentización del gobierno de Obama

Tom Basile – 31-ENE-2014

Cuando analizas la respuesta pública al [discurso] Estado de la Unión y los últimos datos de encuestas, queda claro que el Presidente [Obama] ha perdido una gran cantidad de credibilidad con el público estadounidense. Casi no creo que le importe en este punto. Barack Obama, cansado y gris, se presentó ante el Congreso esta semana como una figura política, líder del partido y activista progresista para asegurarse de que los miembros entendieran una cosa: él no los necesita. De hecho, no los ha necesitado en bastante tiempo. Después de todo, en su opinión, es su gobierno. Es cierto que el discurso no fue tan «directo» como predijeron los expertos conservadores. Haberlo hecho habría sido incluso menos presidencial de lo que estamos acostumbrados desde esta Casa Blanca.

Todos en la Cámara de Representantes sabían algo que el pueblo estadounidense aún no había comprendido completamente y contra lo que los republicanos aún no habían demostrado su capacidad de combate: que su gobierno se había vuelto tan grande, tan complejo, tan involucrado en prácticamente todos los aspectos de sus vidas, que ahora está siendo utilizado como un arma por un pequeño segmento de la clase política gobernante.

La armamentización del gobierno está sucediendo y es hora de que los estadounidenses se den cuenta. Para todas las personas, principalmente de izquierda, que gritaron y gritaron que la Ley Patriota estaba destrozando la Constitución, se están desplegando tácticas mucho más intrusivas que no tienen nada que ver con la NSA o la Seguridad Nacional justo debajo de nuestras narices durante esta Administración. Esas tácticas reducen la libertad personal y económica de todos los estadounidenses.

Hay una peligrosa arrogancia de poder entre el presidente y los demócratas de alto nivel que debería preocupar a todos los estadounidenses.

La semana pasada, un importante senador de los Estados Unidos pronunció un discurso en el que declaraba que el IRS [Internal Revenue Service=recolector de impuestos] debería usarse para atacar y castigar a los grupos que no están de acuerdo con la agenda política del Partido Demócrata. El senador Chuck Schumer declaró: «… hay muchas cosas que el IRS y otras agencias gubernamentales pueden hacer administrativamente; debemos redoblar esos esfuerzos de inmediato». Schumer también fue uno de los senadores demócratas que firmaron una carta del 2012 al IRS exigiendo que sean más agresivos contra las organizaciones conservadoras. Claro, fue una noticia en los medios principalmente conservadores durante un par de días, pero no se contempla ninguna acción coordinada entre los funcionarios electos republicanos y las bases conservadoras contra Chuck Schumer. El Senado debería censurarlo por sugerir que el IRS se use como arma política contra las organizaciones conservadoras. Los estadounidenses, sin embargo, deberían estar pidiendo su cabeza.

El año pasado, Lois Lerner, ex directora de Organizaciones Exentas de Impuestos del IRS, reconoció públicamente las acciones políticas, depredadoras y punitivas de la agencia que condujeron al hostigamiento e intimidación de grupos conservadores. Cualquiera que piense que esos burócratas del IRS estaban actuando únicamente en respuesta a la carta de los senadores o por su propia voluntad se está engañando. Esa estrategia fue implementada por una astuta Casa Blanca y el organizador en jefe de la comunidad que aún comprende la regla número 10 de Saul Alinksy: «La premisa principal para las tácticas es el desarrollo de operaciones que mantendrán una presión constante sobre la oposición».

El escándalo del IRS es bien conocido y el mal uso de la agencia por parte de la máquina del Partido Demócrata aparentemente todavía está ocurriendo. Sin embargo, el IRS es solo una de las docenas de otras agencias bajo el control de esta Casa Blanca, muchas de las cuales pasan desapercibidas para el público y son virtualmente ignoradas por los funcionarios electos.

Hay nuevas revelaciones sobre la Administración que intimidan a los bancos para evitar que hagan negocios con una serie de negocios legítimos. La Operación Choke Point encubierta hasta hace poco administrada a través de los Departamentos de Justicia y del Tesoro ya está teniendo un impacto en la industria financiera y otros negocios legítimos a los que apunta la Administración. Según el Wall Street Journal, J.P.Morgan, se vio obligado a cortar los lazos con miles de clientes en el último año. Las fuentes indican que por temor al escrutinio del gobierno, el banco está terminando relaciones con los clientes, incluso si no hay ninguna señal de que el cliente haya hecho algo mal. Otros bancos importantes han dejado de ofrecer ciertos productos o servicios populares y legales debido a la presión del gobierno.

Los documentos filtrados inadvertidamente por el Departamento del Tesoro de un informe sobre la Operación Choke Point muestran claramente que la Administración está buscando impactar significativamente a las empresas legales porque cree que el público debe estar protegido de las industrias y los clientes considerados más propensos a participar en actividades delictivas. Según la Administración, esas industrias incluyen (curiosamente) ventas de municiones, ventas de armas, organizaciones benéficas pequeñas, juegos de azar, ventas farmacéuticas, préstamos a corto plazo, rifas, negocios de ventas al estilo de Amway y Mary Kay, y servicios de reparación de crédito.

La Administración se niega a responder cualquier consulta del Congreso sobre la Operación Choke Point.

Luego está la Oficina de Protección Financiera del Consumidor [CFPB por sus siglas en inglés], alguna vez encabezada por Elizabeth Warren, que ahora también es una pieza clave en el esfuerzo de la Administración de Obama para regular las industrias y la toma personal de decisiones. El CPFB se está convirtiendo rápidamente, junto al Departamento de Justicia, en la agencia elegida por la Administración para extender el alcance del gobierno en nuestra vida cotidiana y extender los límites de la ley. Desafortunadamente para los estadounidenses, esta agencia poco conocida se mantiene como parte de la Reserva Federal, por lo que existe fuera del control directo del Congreso. Qué conveniente para el presidente.

Como informó recientemente Richard Pollack, del Washington Examiner, “ellos asumen que todas las empresas son depredadoras», lo cual supuestamente les da la capacidad de recopilar hasta 96 puntos de datos separados de más de mil millones de tarjetas de crédito. Así es: tu gobierno ahora está registrando cómo gastas tu dinero.

El Congreso ha hecho preguntas a CFPB sobre el programa de «espionaje» a los consumidores y ha recibido muy poca respuesta. Sin embargo, el director de CFPB, Richard Cordray, informó a los miembros del Congreso que los estadounidenses no pueden optar por no participar o evitar esa recopilación de datos personales. Eso nos deja con la pregunta: «¿Quién nos va a proteger del CFPB?»

Así que, bajo la apariencia de protección al consumidor y prevención del fraude, la Administración [Obama] está utilizando una variedad de agencias del Poder Ejecutivo que trabajan juntas y por separado para determinar qué productos, servicios, métodos de pago y otras actividades previamente legítimas necesitan una regulación estricta y difamación pública. Esto conducirá no solo a una interferencia desmesurada con el mercado libre, sino también a una restricción de la elección personal para cada estadounidense.

Cuando Obama quizo eludir la ley federal de inmigración, le ordenó al Departamento de Justicia que ignorara las partes de la ley que no le gustaban. Lo mismo se hizo con las leyes de beneficios y las de drogas. Ahora está buscando aumentar unilateralmente el salario mínimo para los trabajadores federales.

La semana pasada indicó que nadie debería tener que esperar más de 30 minutos para votar. Suena como el tipo de lenguaje ambiguo que podría prestarse para aflojar los requisitos de votación o al menos [crear] otra agencia gubernamental nombrada inocentemente para «investigar» el comportamiento de los votantes. Luego está el programa Bank On USA y su red de prestamistas sin fines de lucro los cuales pronto podrían ser el vehículo para la financiación de los préstamos de alto riesgo por parte de los contribuyentes. La lista sigue y sigue.

Si bien el Departamento de Justicia descontrolado suele aparecer en los titulares por abusos de poder como la Operación Fast and Furious (Rápido y Furioso), o al sugerir a los directores de las escuelas que sus acciones disciplinarias serán examinadas en busca de connotaciones potencialmente racistas, la EPA (Agencia de Protección de Ambiente) sigue jugando políticas partidarias a expensas del medio ambiente y la economía.

En las últimas dos semanas, más correos electrónicos de la EPA mostraron el esfuerzo coordinado entre los encargados de formular políticas de la Administración y los grupos ambientalistas sobre el estancamiento del oleoducto Keystone XL. El ridículo anuncio regulatorio más reciente de la Agencia en realidad prohibió la producción y venta del 80 por ciento de las estufas de leña del país.

La orden ejecutiva de Obama sobre el cambio climático en noviembre pasado, formulada en términos de «preparación para tormentas», podría permitir al gobierno retener dinero a las comunidades a menos que cumplan con los nuevos estándares ambientales federales. También podría usarse para efectuar cambios masivos en las regulaciones de uso de la tierra, al la vez que permite a la Administración aprovechar sus datos sobre el cambio climático para influir en una variedad de políticas y actividades privadas.

¿La respuesta republicana, podrías preguntar? Bueno, es más jugar frente a cámara e investigaciones poco entusiastas mientras la Casa Blanca maneja los hilos de un Poder Ejecutivo que es casi una isla en sí mismo. Los republicanos deben abrir los ojos a la gama más amplia de tácticas que utiliza el Poder Ejecutivo para ampliar los límites de la ley, atacar el libre mercado y pervertir la Constitución. Los conservadores y los republicanos continúan hackeándose entre ellos mientras el programa de la Administración avanza en la burocracia ejecutiva, en gran parte sin fanfarria.

Nuestro sistema de gobierno se basa en controles y saldos. Desde principios del siglo XX, el Ejecutivo ha sido, en un grado u otro, la rama dominante del gobierno en gran parte debido a la explosión de la burocracia federal. Cientos de agencias, departamentos, programas, grupos de trabajo y comisiones son un arsenal que en las manos equivocadas puede usarse contra la libertad misma que se supone que el gobierno debe mantener, proteger y defender. Ten la seguridad de que está en las manos equivocadas. Es hora de que el tigre desdentado llamado Partido Republicano elabore una estrategia completa para investigar, exponer y contrarrestar la armamentización del gobierno de Barack Obama.

Thomas J. Basile es colaborador de opinión de Forbes y comentarista político nacional. Síguelo en Twitter @TJBasile.


Fuente (en inglés)

https://www.forbes.com/sites/thomasbasile/2014/01/31/obamas-weaponization-of-government/#6eebac401b92


 

2 respuestas a «2014: Obama Usaba Su Gobierno Como Un Arma»

  1. No me imagine nunca que OBAMA fuera un traidor terrorista y por supuesto el enemigo Nro. 1 de USA estoy desconcertado de los Democratas. Ayer mismo me pase al Partido Republicano conjuntamente con mi familia entera. Da asco saber lo podrido de Obama, almenos ahora vi un documental de el Hermano de Obama que vive en Kenia en una pobresa inimaginable . Obama es el ser humano mas HIPOCRITA que jamas ha existido en el planeta.

    1. Es increíble que este expresidente de raza negra sea tan poco humano con su familiares y destructor de su país y con ese espectacular artículo se vio la dimensión de este expresidente de los EEUU

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *