Icono del sitio Divulgación Total

21JUN2022 – Eugenesia, Infertilidad y Crecimiento Poblacional – CRISIS – Parte 2

Comparte este artículo:

Los Rockefeller recién comenzaban con su plan de eugenesia a principios del siglo XX, y cuando llegó la década de 1960, ya estaban a toda máquina con su agenda de control de la población, incluido el desarrollo de vacunas contra la fertilidad tanto para hombres como para mujeres.

El plan de la Fundación Rockefeller para esterilizar a través de vacunas y cultivos contra la fertilidad

En un brillante informe del periodista Jurriaan Maessen, recopiló y conectó datos críticos relacionados con los planes anti-fertilidad de los Rockefeller. Se eliminaron algunos de los enlaces de origen, por lo que revisé todo el contenido, rastreé los informes anuales, los subí y los vinculé según correspondía, además de agregar algunos otros hallazgos. Recomiendo encarecidamente revisar el completo y extenso informe. A continuación se presentan algunos aspectos destacados.

En un Informe de 1968 de la Fundación Rockefeller sobre «Problemas de la población», afirma definitivamente:

La experiencia de los últimos años indica que la píldora oral y el DIU, si bien son muy superiores en muchos aspectos a los métodos anticonceptivos disponibles anteriormente, tienen serias desventajas que limitan su eficacia. Nos enfrentamos al peligro de que, dentro de unos años, estos dos «modernos» métodos, en los que se han puesto tantas esperanzas, de hecho resulten impracticables a gran escala. Está claro que se requieren mejoras importantes en la metodología anticonceptiva.

La píldora masculina está siendo muy poco investigada; se conocen varios tipos de fármacos que disminuyen la fertilidad masculina, pero los que han sido probados tienen serios problemas de toxicidad. Se está trabajando muy poco en métodos inmunológicos, como las vacunas, para reducir la fertilidad, y se requiere mucha más investigación para encontrar una solución.

La fundación se esforzará por ayudar a llenar este importante vacío de varias maneras:

  1. “Buscar o alentar el desarrollo de, y brindar apoyo parcial a, algunos centros de excelencia en universidades e instituciones de investigación en los Estados Unidos y en el extranjero en los que los métodos y puntos de vista de la biología molecular se combinen con los más tradicionales enfoques de histología, embriología y endocrinología en la investigación pertinente al desarrollo de métodos de control de la fertilidad”;

  2. “Apoyar el trabajo de investigadores individuales, orientada hacia el desarrollo de métodos anticonceptivos o de información básica sobre reproducción humana relevante para tales desarrollos”;

  3. “Alentar, mediante la disponibilidad de fondos para la investigación, así como por otros medios, a los investigadores establecidos y principiantes a dirigir su atención a los aspectos de la investigación en biología reproductiva que tienen implicaciones para la fertilidad humana y su control”;

  4. “Alentar a más estudiantes de biología y bioquímica a elegir carreras en biología reproductiva y control de la fertilidad humana, mediante el apoyo a programas de investigación y enseñanza en los departamentos de zoología, biología y bioquímica”.

En el informe anual de 1988 de la Fundación Rockefeller, se afirma que su “división de población” estaba progresando:

El Instituto Nacional de Inmunología de la India (en Nueva Delhi) completó con éxito en 1988 la primera fase de ensayos con tres versiones de una vacuna anti-fertilidad para mujeres. Patrocinado por el gobierno de la India y respaldado por la Fundación…” El Instituto Nacional de Salud (NIH) publicó el resumen sobre “Vacunas contra la fertilidad” en 1989. “Se están desarrollando vacunas para el control de la fertilidad en hombres y mujeres.

En 1991, el “Grupo de Trabajo sobre Vacunas para la Regulación de la Fertilidad” de la OMS, compuesto por la Organización Mundial de la Salud, el Banco Mundial y el Fondo de Población de las Naciones Unidas, informó:

Investigación básica y clínica sobre el desarrollo de vacunas anticonceptivas dirigidas contra los gametos o el embrión preimplantacional. Estos estudios han implicado el uso de procedimientos avanzados en química de péptidos, tecnología de hibridomas y genética molecular, así como la evaluación de una serie de enfoques novedosos en vacunología general. Como resultado de este esfuerzo de colaboración internacional, un prototipo de vacuna anti-HCG se está sometiendo a pruebas clínicas, lo que plantea la posibilidad de que un método de planificación familiar totalmente nuevo esté disponible antes de que finalice la década actual.

El Monitor de Biotecnología y Desarrollo informó:

El grupo de trabajo actúa como un organismo de coordinación mundial para la investigación y el desarrollo de vacunas contra la fertilidad en los diversos grupos de trabajo y apoya la investigación en diferentes enfoques, tales como las vacunas anti-esperma y anti-óvulo y las vacunas diseñadas para neutralizar las funciones biológicas de la hCG. El grupo de trabajo ha logrado desarrollar un prototipo de vacuna anti-hCG.

Su “estrategia” establece: “Algunos prototipos de vacunas se han sometido o se están sometiendo actualmente a ensayos clínicos en varios países. El completamente nuevo enfoque inmunológico se basa en la idea de que un método anticonceptivo a largo plazo, destinado a ser utilizado en programas de planificación familiar en países con bajos niveles de atención médica, debe requerir poca motivación del usuario, debe ser económico y debe ser simple de aplicar por el proveedor. El enfoque es parte integral de la estrategia de control demográfico…”

En la sección del informe titulada «Actores involucrados«, se enumeran a los gobiernos de Suecia, Reino Unido, Noruega, Dinamarca, Alemania y Canadá, así como el UNFPA (Fondo de las Naciones Unidas para Actividades de Población, ahora conocido como Fondo de Población de las Naciones Unidas) y el Banco Mundial. También incluye al Consejo de Población de los Estados Unidos financiado por la Fundación Rockefeller, los Institutos Nacionales de Salud, USAID, el Instituto Nacional de Inmunología de la India, que también está financiado por la Fundación Rockefeller y el Centro Internacional de Investigación para el Desarrollo de Canadá, el Programa de Desarrollo de Anticonceptivo de EEUU y el Centro de Investigación de Población de EEUU en el Instituto Nacional de Salud y Desarrollo Infantil.

Además de los patrocinadores y partidarios de este grupo de trabajo, habían establecido clínicas de investigación y ensayos clínicos con vacunas anti-fertilidad en universidades de Kenia, Alemania y Francia.

Entre 1973-1993 habían gastado entre $10-11 millones en vacunas anti-fertilidad.

En el informe anual de la Fundación Rockefeller de 1986, la organización admite la financiación de investigaciones en el uso de compuestos reductores de la fertilidad en relación con los alimentos para «uso generalizado»:

Los estudios de anticonceptivos masculinos se centran en el gosipol, una sustancia natural extraída de la planta de algodón e identificada por investigadores chinos por tener un efecto anti-fertilidad en los hombres. Antes de que se pueda recomendar su uso generalizado, se necesita más investigación para ver si la reducción de la dosis puede eliminar los indeseables efectos secundarios sin reducir su eficacia como anticonceptivo. La Fundación apoyó la investigación sobre la seguridad, reversibilidad y eficacia del gosipol en siete subvenciones diferentes en 1986.

En el informe anual de RF de 1988, también se elaboró sobre el gosipol como anticonceptivo (página 22):

El gosipol, una substancia natural que se encuentra en la planta del algodón, sigue siendo prometedor como anticonceptivo oral para los hombres. Debido a que suprime la producción de esperma sin afectar los niveles de hormonas sexuales, es único entre los enfoques experimentales para el control de la fertilidad en los hombres. Científicos de todo el mundo financiados por la fundación han recopilado una serie de información sobre cómo funciona el gosipol, y continúan los estudios sobre una amplia variedad de sus aplicaciones clínicas. Se está investigando la reducción de la dosis para disminuir los riesgos para la salud asociados con el uso de gosipol.

Aunque alegan que el desarrollo del gosipol como compuesto contra la fertilidad se detuvo en la década de 1990, la semilla de algodón que contiene la substancia se seleccionó para su distribución masiva a principios de la década del 2000, con el pretexto de afirmar que la semilla de algodón podría ayudar a vencer el hambre y la pobreza. Se produjo la ingeniería genética para supuestamente reducir el gosipol en la semilla de algodón. ¿Pero lo hicieron? Según la investigación, y dada la tasa actual de infertilidad en las mujeres y la tasa de espermatozoides significativamente reducida en los hombres, no parece ser el caso.

Lee el extenso informe completo que este periodista documentó, con enlaces de fuentes adicionales. La historia continúa.

Hillary Rodham Clinton y Laurance Rockefeller

NOTA:
La Fundación Rockefeller, la Organización Mundial de la Salud, el Banco Mundial, GAVI, la Fundación Bill y Melinda Gates, la Fundación Clinton, USAID, Planned Parenthood, eugenistas, las grandes farmacéuticas, innumerables ONGs y fundaciones, múltiples laboratorios de investigación científica, las grandes farmacéuticas, «filántropos», gobiernos, colegios y universidades de la Ivy League, y numerosas personas que han estado en el liderazgo de estas organizaciones, creando ramificaciones y ONGs adicionales, consistentes en personas que no tienen su mejor interés en el corazón, mienten y engañan, niegan y manipulan, y han traído niveles interminables de enfermedad e infertilidad a países de todo el mundo. Si no lo puedes ver, has perdido el camino. No hay “medidas de seguridad” ni “seguimientos” en las investigaciones que realizan, pues no les importan los efectos colaterales y perjuicios que pueda ocasionar, pues solo se alinean para avanzar en su objetivo. Tal como afirmó el juez que presidió la demanda más reciente contra Monsanto, este es el caso de muchos en posiciones de poder:

A Monsanto particularmente no le importa si su producto está provocando cáncer en las personas, sino que se enfoca en manipular la opinión pública y socavar a cualquiera que plantee preocupaciones genuinas y legítimas.


Fuente:

Eugenics, Infertility & Population Growth CRISIS Part 2

Salir de la versión móvil