Icono del sitio Divulgación Total

28-OCT-2021 Durham Sí Existe, y Está Muy Ocupado.

Comparte este artículo:

Mucha gente se pregunta si John Durham siquiera existe. Pues sí existe y deben tener tanto él como su equipo las manos muy llenas con muchas cosas por investigar.

El siguiente artículo te explica el porqué no verás a John Durham en las noticias o en TV o dando entrevistas en podcasts…


¿Por qué no pueden encontrar al abogado especial John Durham?

Por Brian Cates. PUBLICADO EN X22REPORT – 17-JUL-2021

Entonces, ¿dónde está ese tipo John Durham?

Desde que el fiscal general William Barr presentó a Durham al país en junio del 2019 como el fiscal que profundizaría en todo el asunto SpyGate / RussiaGate, no es que haya sido difícil de encontrar… es que nadie puede encontrarlo.

¿Dónde está ubicada su oficina? Nadie parece saberlo.

Cuando el fiscal especial Robert Mueller y su equipo estaban investigando la presunta colusión de la campaña de Trump con el gobierno ruso, se sabía ampliamente que estaban trabajando en la Fiscalía de Washington D.C.

Titular de Político: «Barr designa a Durham como abogado especial, presionando la investigación hacia la era Biden»

Pero incluso después de que Barr revelara en una carta al Congreso poco antes de que se marchara arrastrando los pies como Fiscal General en diciembre pasado, y que ya había designado a Durham como un nuevo Abogado Especial con un alcance súper amplio que incluía al Abogado Especial anterior liderado por Robert Mueller, nadie parecía capaz de localizar a Durham. ¿Dónde trabaja? ¿Quién está exactamente en su equipo en este momento? ¿Qué están haciendo exactamente en este momento? Todo parece ser un gran misterio.

El presidente Donald J. Trump incluso llegó a exigir sarcásticamente saber si Durham era una persona real en sus declaraciones públicas. También exigió saber si alguna vez habría un «reporte Durham».

Debido a que mucha gente no tiene un detector de sarcasmo, instantáneamente cobró vida una narrativa de que Trump estaba diciendo que Durham realmente no existía. La gente a menudo comete el error de tomar a Trump literalmente cuando está bromeando o está siendo sarcástico, y luego, alternativamente, afirmar que está bromeando cuando no lo está haciendo.

Pero hay una razón muy real y convincente detrás del porqué el fiscal especial John Durham prácticamente ha desaparecido en Washington D.C., quien ahora ha pasado ya casi tres años investigando a algunas de las personas más poderosas e influyentes de Estados Unidos.

John Durham tuvo que convertirse en fantasma por una razón. Déjame llevarte a caminar por Memory Lane (la «calle de la memoria»). Será un poco largo, pero necesitas algunos antecedentes para comprender el punto que estoy a punto de dar.

El gran error de Ken Starr

En agosto de 1994, el fiscal Ken Starr cometió un gran error desde el principio, después de que un panel de jueces lo nombrara para manejar una investigación muy delicada desde el punto de vista político que involucraba una serie de préstamos bancarios de aspecto turbio relacionados con un trato fallido de tierras llamado “ Whitewater».

Lo que hizo que esta investigación fuera tan políticamente sensible fue que el recién electo presidente Bill Clinton y su esposa Hillary estuvieron involucrados en el trato de las tierras y los préstamos cuando él (Clinton) fue gobernador de Arkansas.

El error que cometió Starr fue que optó por ser lo más completo y transparentemente posible durante el curso de su investigación, para demostrar que no era un inquisidor secreto. Y los demócratas y sus aliados de los medios de comunicación se aprovecharon al máximo de la ingenua transparencia de Starr.

Starr permitió que todos los principales miembros de su equipo de investigación fueran identificados públicamente en la prensa, un equipo que incluía al futuro juez de la Corte Suprema, Brett Kavanaugh.

«Sr. Starr, ¿ya está avergonzado de sí mismo, señor?»

Si bien la investigación de Starr como Abogado Especial comenzó como una investigación sobre la participación de Clinton en una serie de préstamos de aspecto turbio que eran parte de los acuerdos fallidos de tierras de Whitewater, y no estaban atrayendo tanta atención, eso siguió expandiéndose a medida que avanzaba, hasta que finalmente estalló.

De aburridas ofertas de tierras al perjurio sobre sexo

Al mismo tiempo que la investigación de Starr sobre Whitewater estaba en marcha, una mujer llamada Paula Jones había presentado una demanda contra el presidente Clinton, alegando acoso sexual mientras era gobernador de Arkansas. Ella afirmó que fue escoltada por un policía estatal de Arkansas hasta la habitación de hotel del gobernador, donde él se le había expuesto e intentó tener relaciones sexuales sin su consentimiento.

También durante su primer mandato presidencial, Bill Clinton había comenzado a tener una serie de citas sexuales con una pasante no remunerada de la Casa Blanca llamada Monica Lewinsky, y algunos de sus actos sexuales ocurrían en la Casa Blanca, varias veces dentro de la propia Oficina Oval.

Inquieta por su relación con el presidente y preguntándose cómo podría aprovecharla para obtener ventajas para ella misma, Lewinsky comenzó a confesar por teléfono a una amiga llamada Linda Tripp, quien grabó algunas de esas conversaciones en las cuales Lewinsky detallaba sus actividades sexuales con el presidente.

Cuando surgieron rumores sobre la relación de Lewinsky con Clinton, ella presentó una declaración jurada en el caso Jones negando que hubiera tenido alguna relación sexual.

Mientras todo esto sucedía, Clinton fue reelegido en 1996, venciendo cómodamente al retador republicano Robert Dole.
Cuando se programó posteriormente que Linda Tripp fuera entrevistada bajo juramento en la demanda de Jones, Lewinsky instó a Tripp a mentir y a cometer perjurio. Linda Tripp fue a ver a Ken Starr y le dio las cintas (de audio).

Y así fue cuando en enero de 1998, justo cuando Bill Clinton llegaba a la mitad de su segundo mandato, estalló el escándalo de Monica Lewinsky y todo el país se enteró de las relaciones sexuales que el presidente Clinton había estado teniendo en la Oficina Oval.

Ken Starr, Paria Nacional

Lo que había comenzado como una investigación en su mayoría ignorada sobre una serie de préstamos dudosos en un trato fallido de tierras de repente estalló en un escándalo masivo que involucró a un presidente casado realizando actos sexuales en la Oficina Oval con una mujer lo suficientemente joven como para ser su hija, y luego alentando a todos sus colaboradores cercanos y amigos para que mientan bajo juramento.

Estaba oculto en ese momento, pero el presidente de los Estados Unidos se había abierto al chantaje y había terminado tratando de comprar el silencio de Lewinsky con una serie de ofertas de trabajo cada vez más lucrativas, para ninguna de las cuales estaba calificada.

Los Clinton y su asesor clave, James Carville, rápidamente optaron por una estrategia de ‘Sherman-marchando a través de Georgia’ para lidiar con el escándalo como una forma de distraer la atención de cuán seriamente Clinton se había comprometido a sí mismo.

Se decidió que ridiculizarían despiadadamente a Starr y a su equipo de investigación al considerar el perjurio de Clinton como «mojigatos obsesionados con el sexo» e «inquisidores sexuales». Los ataques serían intensamente personales.

Los aliados de Clinton lo cantaban como un mantra, de que no había un escándalo real aquí porque todo era «solo sobre sexo».

Mientras que antes, tales tácticas viciosas se habían reservado para las múltiples mujeres que se habían atrevido a presentarse y hablar públicamente sobre sus relaciones con Clinton – o sobre sus intentos de forzarse sexualmente sobre ellas – ahora usarían a un Abogado Especial y su personal.

Los resultados no fueron agradables.

La prensa acosó no solo a Starr, sino a todos los miembros principales de su equipo. Y esto continuó durante meses.

Porque recuerda, Starr había optado por una transparencia total con esas personas. Se había hecho a sí mismo increíblemente fácil de encontrar.

Y cuestionaron.

Y atacaron.

Y se burlaron.

Y acusaron.

Todo mientras él y su equipo todavía estaban en la fase de investigación de su asignación.

Recuerdo haber visto varias veces en los reportes de noticias que CNN y otros medios de comunicación acamparon en la calle frente a la casa de Starr, solo para poder gritarle preguntas al fiscal mientras se le veía usando anteojos, con su periódico bajo el brazo y su maletín en la mano mientras caminaba hacia su coche en el frente de su casa. Lo que hizo que eso fuera redundante y exasperante es que sabían exactamente a dónde se dirigía y podrían haberlo hecho en su oficina.

Ahora, a pesar de las tácticas que Clinton y sus aliados mediáticos utilizaron contra Ken Starr, Bill Clinton aún así fue acusado de perjurio. Se vio obligado a admitir que le había mentido al país, audazmente y con arrogancia al decir que nunca había tenido relaciones sexuales con la “Sra. Lewinsky”.

Pero todos en el Departamento de Justicia y en la profesión legal vieron el precio que las tácticas de Clinton cobraron a Starr y a su equipo, lo feo y personal que se volvió. Hizo que un trabajo ya difícil fuera mucho más difícil de lo que debería haber sido.

Estoy seguro que no soy la única persona que vivió en la década de 1990 que siguió la Investigación de Whitewater y el tratamiento absurdo y exagerado que Starr recibió del establishment demócrata en DC y de sus compañeros de viaje en la prensa masiva.

El «Tratamiento Starr» cambió la forma en que se llevan a cabo las investigaciones de los Abogados Especiales

Debería comentarse más a menudo cómo la estrategia arrasadora de Clinton y Carville contra Ken Starr y los fiscales federales que simplemente hacían su trabajo cambió la forma en que se realizan las investigaciones de los Abogados Especiales.

Ningún Abogado Especial designado desde entonces que yo sepa ha optado nunca por el tipo de transparencia que Starr hizo al realizar la fase de investigación de su trabajo. Ciertamente no si estuvieran investigando a demócratas en Washington D.C.

Durham es un fantasma por una muy buena razón

Ahora, déjame explicarte por qué te llevé a través de esa larga incursión por ‘Memory Lane’. Porque todo lo que te acabo de decir se aplica directamente a John Durham.

No pueden hacerle a Durham lo que le hicieron a Starr porque no pueden encontrarlo. Es un fantasma de Washington DC, un espectro, un Godot que todos están esperando perpetuamente, hasta el punto de que muchos comienzan a cuestionar si alguna vez llegará.

¿Alguien además de mí se ha dado cuenta de que los demócratas y la prensa ni siquiera se han acercado a poder darle a Durham o su equipo el «Trato Ken Starr» por haber estado en marcha casi tres años?

¿Y esto a pesar del hecho de que Durham no solo está investigando a los Clinton, sino también a casi todos los escalones superiores de la antigua administración presidencial de Barack Obama, incluidos los altos funcionarios del Departamento de Justicia/FBI, el Departamento de Estado, la CIA? ¿Y, muy probablemente, el actual presidente?

¿Cómo pueden los medios masivos cuestionar y atacar y burlarse y acusar a un fiscal que está haciendo todo eso si ni siquiera lo pueden encontrar?

Dado que tenemos una prensa con  perros de ataque totalmente partidista que es solo unas 100 veces más rabiosa y cruel que la que teníamos en la década de 1990, Durham debería haber estado sufriendo un asedio masivo por parte de los medios de comunicación desde junio del 2019. Sin embargo, prácticamente no hay nada. Un puñado de historias en la prensa tradicional durante los últimos tres años, con algunas quejas sobre Durham, ni siquiera están a larga distancia de lo que recibió Ken Starr.

No los verás intentando rodear y acosar a John Durham y su equipo de fiscalía hasta que abra las acusaciones contra SpyGate y el Abogado Especial Mueller. Será entonces cuando los medios comenzarán a acampar frente a las casas y oficinas nuevamente exigiendo que el Fiscal Especial y su equipo hablen con ellos ** ahora mismo**.

Será entonces cuando los medios y los demócratas intentarán asediar al equipo de Durham.

Les deseo suerte. Porque estoy pensando que si los encargados de organizar esto estaban decididos a evitar que se repitieran los horribles espectáculos mediáticos de la década de 1990 mientras la investigación estaba en curso, ya habrán reflexionado mucho sobre cómo manejarlo una vez que Durham haya terminado y la plena importancia de su investigación se haga pública.

NOTA: Mientras este artículo estaba en progreso, la periodista Sara Carter debutó en un podcast exclusivo con el Representante de la Cámara Devin Nunes [R-CA]. Nunes no es un miembro más de la Cámara; alguna vez fue el presidente del poderoso Panel Selecto de Inteligencia de la Cámara [HSPCI] y ahora es el miembro de rango minoritario. También es miembro actual de Gang of Eight (pandilla de los ocho).

En la entrevista, Nunes dice:

«Solo tengo que tener fe en última instancia, que existe, ya sabes, se creó un abogado especial, Durham tiene el poder, estamos esperando que él entregue el reporte», dijo Nunes, agregando que puede ser tan pronto como la semana que viene. “Puede que no sea tan amplio como queremos. Pero mira, hay algunos perpetradores importantes. Creo que, como tú y todos los demás saben, hemos realizado más de 14 referencias criminales. Eso no significa 14 personas, eso significa 14 referencias criminales diferentes que involucran a varias personas… Y ese es uno de los desafíos».

Cuando Nunes dice que cree que Durham emitirá un reporte junto con algunas acusaciones, y esto podría llegar «tan pronto como la semana que viene», no se trata de un miembro de la Cámara al azar que simplemente está diciendo chácharas.

Hasta ahora, Nunes se había mantenido alejado de cualquier predicción sobre la investigación del fiscal especial de Durham.

Ahora no solo le está diciendo a Carter que espera algún tipo de reporte junto con varias acusaciones, sino que también está dando un marco de tiempo de quizás la próxima semana.

Veremos qué pasa.

NOTA DE DIVULGACION TOTAL AL 28-OCT-2021: Durham anunció la acusación oficial a Michael Sussman el 16-SEP-2021


Brian Cates entró en la arena política en marzo de 2012, tras la muerte de Andrew Breitbart. Actualmente es columnista político de The Epoch Times y UncoverDC. Brian vive en el sur de Texas y es el autor de: «Nadie pidió mi opinión … ¡Pero aquí está de todos modos!»


Fuente: https://x22report.com/why-they-cant-find-special-counsel-john-durham/

Foto:

John H. Durham, el fiscal de los Estados Unidos para Connecticut, en el 2018. FOTO: Oficina del Fiscal del Distrito de Connecticut

RELACIONADO

28-OCT-2017 Inicio de Investigación Durham


 

Salir de la versión móvil